Como ajustar la dosis inicial de Sintrom®

27 de julio de 2016

calculador-300x300-4605028

sintrom-con-farmacogenética_FB
Hace ya unos 60 años que en USA se empezó a utilizar la warfarina como anticoagulante.  En España el anticoagulante más vendido es el acenocumarol o Sintrom®, muy similar a la warfarina y todo lo que se diga o escriba sobre la warfarina es válido para el acenocumarol y viceversa.
El gran problema del Sintrom® es la dificultad de ajustar la dosis al inicio del tratamiento. Se deben hacer controles analíticos cada semana, para ir modificando la dosis según los resultados de los análisis, y a pesar de ello, un 3% de pacientes sufren una hemorragia dentro del primer mes, y dentro del primer año un 0.7% de usuarios deben ingresar a urgencias debido a hemorragias, lo que representa un 10% de todos los ingresos a urgencias.
El problema de las hemorragias dentro de los primeros meses de iniciar el tratamiento, es debido a la genética del paciente. La eliminación del Sintrom® se hace en el hígado por acción de la enzima CYP2C9 cuya síntesis depende del gen CYP2C9, y hay alteraciones genéticas que confieren menos actividad, y por tanto los pacientes con esta alteración, necesitarán menos dosis para conseguir el mismo efecto, y si se les da la dosis inicial, según el protocolo estándar igual para todos, estos pacientes tienen muchas probabilidades de sufrir una hemorragia.
Además, estos anticoagulantes son “Anti-vitamina K”, vitamina que es necesaria para la coagulación, y una alteración en el gen VKORC1 también influye en la sensibilidad del paciente a la dosis recomendada. La conjunción de los polimorfismos de los genes CYP2C9 y VKORC1, dan un abanico de dosis posibles de warfarina que van entre 7 y 40 miligramos a la semana para la warfarina, (lo que equivale en el Sintrom® a la mitad de dosis).
Siguiendo los protocolos, se suele comenzar el tratamiento con una dosis inicial de 25 mg de warfarina. Pero es obvio que si se administra la dosis de 25 mg a un paciente que por sus genes necesita sólo 7 mg. le va a provocar una hemorragia. La FDA (y muchas guías internacionales) recomiendan de inmediato, al iniciar el tratamiento, analizar los polimorfismos de los genes citados (total solo tres) y dar lo antes posible la dosis personalizada según los genes de cada persona.
Hay un algoritmo en www.eugenomic.com, que calcula la dosis que precisa cada paciente. Sólo es preciso entrar el resultado analítico de los tres polimorfismos mencionados, para conocer con exactitud la dosis que requiere cada paciente.

calculador-300x300-4605028

Algoritmo calculador dosis inicial warfarina – acenocumarol en www.eugenomic.com


Basta un único estudio genómico para toda la vida, y tan solo cuando hay modificaciones en la medicación, en los hábitos de consumo o en complementos nutricionales, puede verse alterada la dosis. Pero sin necesidad de otros estudios posteriores, simplemente consultando de nuevo el programa, permite ver posibles interacciones, y en su caso corregir la dosis con la sola ayuda de algún análisis control, del tiempo de protrombina.
Este mes de junio, se ha publicado un trabajo realizado conjuntamente en el Reino Unido y en Suecia, que confirman,  mediante un exhaustivo estudio económico dando mucho índices, ratios y cifras, que además de los muchos beneficios que aporta al paciente, realizar la prueba genética al inicio del tratamiento, ahorra mucho dinero al sistema de salud, ya que se producen menos hemorragias, menos ingresos a urgencias, muchos menos análisis y muchas menos visitas de control. Un ahorro efectivo económico y de salud, sin olvidar que algunas hemorragias tienen consecuencias fatales.
Las pruebas genéticas no las cubre en España ni el SNS, ni las aseguradoras, pero son muchas las personas que pueden costearse el pequeño importe de la prueba genética, que es además un control para una sola vez en la vida. Al menos los médicos, éticamente, debieran informar al paciente que existe esta posibilidad, y que a muchos les evitará una hemorragia y quizás un mal desenlace, como ya hemos conocido.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)

Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de Eugenomic®
Artículos relacionados:
Ajustar la dosis inicial del Sintrom®
La Farmacogenética ayuda a reducir los problemas con Sintrom®
El 20% de los pacientes que toman warfarina sufrirán una hemorragia dentro de los tres primeros meses
Nuevos anticoagulantes y riesgos de hemorragias
Nuevos anticoagulantes alternativos

Eugenomic® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

curso2-1-600x246-3971147

Curso de Genómica Aplicada en Clínica Masculina

15 de mayo de 2017

Curso que estudia los principales problemas de la salud masculina desde la perspectiva de la Medicina Genómica: andropenia y tratamiento hormonal, cáncer de próstata, hipertensión, hipercolesterolemia, tratamiento con anticoagulantes, diabetes tipo II. Dirigido a médicos, farmacéuticos, biólogos, nutricionistas y otros profesionales de la salud. Modalidad presencial y videoconferencia. Formación gratuita para usuarios Premium Eugenomic. Fechas: del 24 al 26 mayo 2017.  Horario: 9:00 a 13:30 y 15:00 a 18:00 horas. Lugar: Aula Eugenomic, Centro Kenzen, Avda Diagonal, 474. Enslo 1ª. 08006 Barcelona. Modalidad presencial / videoconferencia. Últimas plazas disponibles

2020-04-29-600x315-6331444

Algo más sobre la cloroquina e hidroxicloroquina

30 de abril de 2020

Como ya coment6é en un anterior blog, los fármacos que se están ensayando contra el COVID-19, pertenecen fundamentalmente a dos grupos terapéuticos: Antiretrovirales contra el virus VIH y los anti-palúdicos, cloroquina e hidroxicloroquina. Todavía sin un éxito demostrado. Los antiretrovirales son fármacos modernos, todavía bajo patente, por lo que es difícil adquirirlos fuera de los […]

farmacogenetica_sintrom_riesgo_hemorragias-8722734

La Farmacogenética ayuda a reducir los problemas con Sintrom®

18 de septiembre de 2014

El metabolismo tanto de la warfarina como del acenocumarol depende de dos enzimas que condicionan la velocidad con la que se elimina el fármaco (CYP2C9) y su acción de inhibición de la vitamina K (VKORC1). Se conocen polimorfismos de los respectivos genes (gen CYP2C9 y gen VKORC1) que modifican la actividad de estas enzimas y de acuerdo con los fenotipos, se puede personalizar la dosis según los genes de cada paciente.

dac391o-renal-y-omeprazol_blog-4196524

Daño renal, Omeprazol y otros IBPs

17 de marzo de 2016

El uso de inhibidores de la bomba de protones, como el omeprazol u otros similares, utilizados como protectores gástricos, está muy extendido. Un estudio ha evidenciado que los que tomaban estos fármacos tuvieron un 50% más de problemas renales que los que no los tomaban, presentando una disminución del índice de filtración glomerular a niveles patológicos de disfunción renal.