Antidepresivos y riesgo de fracturas en la menopausia

14 de julio de 2015

antidepresivos_y_riesgo_de_fracturas-7326857

 antidepresivos_y_riesgo_de_fracturas-7326857
Es muy conocido que en la menopausia, debido al rápido descenso de la producción de estrógenos, hay un factor de riesgo para la osteoporosis, ya que los estrógenos son necesarios para la activación de los osteoblastos, que son las células formadoras del hueso.
Además en la menopausia, se dan una serie de trastornos que afectan al conjunto del metabolismo de la mujer, entre ellos: sofocos, sudoración, angustia, además del mayor riesgo de osteoporosis, cuya consecuencia, es un mayor riesgo de fracturas. En resumen, hay alteraciones fisiológicas que con frecuencia se transforman en alteraciones psicosomáticas, pero en algunos casos, si no hay un buen equilibrio emocional, apoyo y comprensión del entorno familiar, puede conducir a un proceso depresivo. Por este motivo, en ocasiones, al inicio de la menopausia para aminorar sus molestos efectos iniciales, se prescribe algún antidepresivo, aunque en general este tratamiento, suele ser por breve tiempo.
Por otro lado, las mujeres, como también los hombres, con el envejecimiento y sus efectos asociados, que se van sucediendo con los años: problemas familiares, jubilación, pérdida del cónyuge, estrecheces económicas en momentos de crisis o sentimiento de exclusión social entre otros, pueden desencadenar también una depresión, que se trata generalmente con antidepresivos.
Los antidepresivos, desde un punto de vista farmacológico, se agrupan en varias familias, siendo las más importantes: antidepresivos tricíclicos; tetracíclicos; IMAO; SNRI y SSRI. Precisamente los SSRI (Specific Serotonin Reuptake Inhibitors) es decir, inhibidores específicos de la recaptación de serotonina, son de los más usados para tratar los síntomas en la menopausia. Su acción es elevar los niveles de serotonina (cuyo descenso es una de las principales causas desencadenantes de la depresión). Los fármacos más utilizados de esta familia son: fluoxetina, paroxetina, sertralina, fluvoxamina, citalopram y escitalopram.
Pero este tipo de antidepresivos está contraindicado en la menopausia, en casos de tratamientos largos, ya que los niveles altos de serotonina, actúan sobre los receptores de serotonina que hay en los osteoblastos (células que forman el hueso), inhibiendo su diferenciación y cuya consecuencia es, que aumenta el riesgo de osteoporosis. Hasta ahora esto era un tema “teórico”, sólo demostrado en ratas, pero acaba de publicarse un trabajo siguiendo a 137.000 mujeres que iniciaron el uso de antidepresivos entre los años 1998 al 2010.
Los estudios de la densitometría ósea demostraron que las que tomaron fármacos del grupo de los SSRI, tenían un índice de riesgo de fractura de 1.76 (es decir un 76% más de riesgo) en relación a las que no los tomaban. La conclusión es, que a las mujeres menopáusicas a las que se les deba prescribir antidepresivos, no deben ser del grupo de los SSRI.
Finalmente recordar que el metabolismo de todos los antidepresivos está regulado por enzimas, que a su vez dependen de genes que pueden tener mutaciones. La Farmacogenética es una importante ayuda para establecer de forma personalizada el medicamento más adecuado y su dosis, con el fin de evitar efectos adversos o fallos terapéuticos.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

Artículos referenciados:
SSRI use and risk of fractures among perimenopausal women without mental disorders

Artículos relacionados:
Amortiguar la menopausia
Tratamiento hormonal en la menopausia
Glaucoma y tratamiento hormonal sustitutivo en la menopausia

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

    • Test genético de antidepresivos: ANTIDEPRESIVOSpgx
    • Test genético de Detoxificación hepática: DETOXgenes
    • Test genético para la detección de riesgo del cáncer de mama y trombosis: ESTROgenes

 

Artículos relacionados

tramadol_en_nic3b1os-4907348

Tramadol en niños

11 de diciembre de 2015

El tramadol puede provocar una clínica de intoxicación por opiáceos, es decir paro respiratorio, lo que es especialmente grave en niños. Existe la Farmacogenética y en la prescripción de opiáceos, es recomendable o más bien, imprescindible, estudiar en los pacientes los polimorfismos del gen CYP2D6 (y para algunos opiáceos, otros genes) con el fin de personalizar la dosis o incluso evitar el medicamento buscando otro alternativo, y en los niños, dada su importancia, debiera ser aún más obligado.

La comunidad farmacéutica busca profundizar en la interacción entre genes y medicamentos

20 de noviembre de 2012

La comunidad farmacéutica busca profundizar en la interacción entre genes y medicamentos El Doctor Juan Sabater-Tobella anima al sector farmacéutico a reciclarse para aprovechar la eficiencia y la seguridad de la farmacogenética a la hora de dispensar medicamentos. La Sociedad Española de Farmacéuticos Comunitarios celebró el fin de semana pasado su quinto Congreso en un […]

prudencia-ibuprofeno-aines-blog-7232827

Prudencia con el Ibuprofeno y otros anti-inflamatorios no esteroideos

29 de abril de 2016

Los inhibidores de la bomba de protones, entre ellos el más sigificativo es el omeprazol, ocasiona a largo plazo efectos adversos graves, entre otros: riesgo de fracturas óseas, diarrea, más riesgo de infecciones por clostridium difficile, hipomagnesemia con todas sus secuelas, aumento del riesgo de enfermedades cardíacas, alto riesgo de enfermedad renal crónica o...

tratamiento_con_testosterona_y_cc3a1ncer_de_prc3b3stata-8061594

Tratamiento con testosterona y cáncer de próstata

7 de enero de 2015

La deficiencia de testosterona se asocia a una disminución de la sensibilidad a insulina (riesgo de diabetes 2), obesidad central, dislipemia, hipertensión, osteoporosis, debilidad muscular, trastornos cognitivos, letargia, fatiga y disfunción sexual. Obviamente todo ello conduce a la conclusión, que el mantenimiento de unos niveles de testosterona dentro de los valores de normalidad (a los 40-50 años), evitando el hipogonadismo, es muy beneficioso para la salud de los hombres.