La Farmacogenética es rentable

23 de julio de 2015

aplicar_la_farmacogenc3a9tica_es_rentable-1336077

aplicar_la_farmacogenc3a9tica_es_rentable-1336077
Cuando en las arterias coronarias, de las piernas u otras regiones, hay estrechamientos por procesos ateromatosos (esto es, formación de placas de colesterol o de elementos grasos en las paredes de las arterias, que hace que éstas se estrechen y no dejen pasar el normal flujo de sangre) que comprometen la actividad normal del paciente o incluso su vida, se realiza una angioplastia y se coloca un stent (un pequeño tubo de malla de metal que mantiene abierta la arteria).

Se coloca por lo tanto un cuerpo extraño dentro de una arteria, y en este lugar aumenta mucho el riesgo a que se agreguen las plaquetas y se produzca una trombosis. Es por ello que a todos los pacientes que se les ha colocado un stent, se les somete a un tratamiento antiagregante de las plaquetas y casi todos los protocolos aconsejan el primer año 75 mg de clopidogrel (Plavix®) y 100 mg de Aspirina® al día. Al cabo de un año se retira la Aspirina® por los posible problemas gástricos y se deja solamente el clopidogrel.
Como ya hemos comentado en otras ocasiones el clopidogrel es un profármaco, es decir per se no tiene acción antiagregante y es a través de enzimas del hígado, principalmente la CYP2C19 que se transforma en el fármaco activo. Pero un 6-10% de la población tienen unas alteraciones genéticas, que hacen que esta enzima no tenga actividad, o tenga la mitad de actividad, en un 25% de la población. Estos pacientes tienen por lo tanto un alto riesgo de sufrir una trombosis aunque estén tomado clopidogrel.
En el año 2013 el CPIC  publicó las nuevas guías para decidir el antiagregante en el caso de los pacientes con stents. (Clinical Pharmacogenetics Implementation Consortium Guidelines for CYP2C19 Genotype and Clopidogrel Therapy: 2013 Update).
La recomendación es muy sencilla, realizar el estudio Farmacogenético de los polimorfismos del gen. Si el paciente es normal (EM) dar la dosis habitual (75 mg/día), si es de actividad media (IM) dar 150 mg/día y si es de nula actividad (PM): no dar clopidogrel y buscar un fármaco alternativo, siendo los más recomendados el prasugrel o ticagrelor. Así de sencillo.
Pero, un 10-12% de las personas son PM del CYP2C19, y por tanto, a los seis meses de haber suprimido la aspirina, sufren una trombosis. Sin embargo, a pesar de estos datos, recomendaciones de la FDA y las guías internacionales, en nuestro país casi todos los protocolos no incluyen este sencillo estudio de Farmacogenética del CYP2C19, porque dicen los gerentes, que no se pueden encarecer los procesos.
Realizar el estudio de los polimorfismos del CYP2C19 puede costar no mucho más que unas entradas a un espectáculo, y es una prueba que no precisa repetición ya que es para toda la vida. Mientras que colocar un stent cuesta varios miles de Euros. Y pregunto: ¿la vida del paciente no tiene ningún valor? Porque si el paciente es PM y se muere a consecuencia de la trombosis, ¿cuánto vale su vida? y si no fallece y se tiene que operar de nuevo y colocarle otro stent ¿cuánto vale la nueva operación? Además no se debe olvidar, otras posibles consecuencias derivadas de interacciones entre otros medicamentos que tome el paciente.
Acaba de publicarse un trabajo, que contempla esta cuestión, con un enfoque eminentemente económico y concluye que el estudio Farmacogenético del CYP2C19 en los pacientes a los que se les coloca un stent, es rentable y ahorra dinero al sistema.
Aconsejo su lectura a todos los gerentes y médicos involucrados en el tema Financial Analysis of CYP2C19 Genotyping in Patients Receiving Dual Antiplatelet Therapy Following Acute Coronary Syndrome and Percutaneous Coronary Intervention). No sé si el ahorro, que lo hay, les podrá parecer suficiente, pero ¿cuánto valen los muertos?
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

Artículos relacionados

bebe-de-tres-padres-600x315-8900925

Bebé de tres padres

9 de diciembre de 2016

La revista Fertility&Sterility publicó un caso de fertilización “in vitro” de una mujer que era portadora de una grave enfermedad hereditaria.Corrió la voz que había nacido un bebé de tres padres. La realidad no es ésta, sino que se obtuvieron ovocitos con núcleos de la madre biológica, mitocondrias de una donante normal, que se fertilizaron con espermatozoides del marido, y  se implantaron en el útero de la madre biológica (portadora de la enfermedad).Por tanto, se obtuvo un hijo sin la enfermedad, con el 100% del ADN del padre y con el 95% del ADN de la madre biológica, pero con unas mitocondrias con ADN normal proveniente de la donante.

testo_alzheimer-1427870

Testosterona y Alzheimer

12 de diciembre de 2014

Muchos datos de gran solvencia que demuestran que mantener a los hombres con unos niveles adecuados de testosterona es preventivo para la aparición de Alzheimer

metformina-interfiere-vitamina-b12-600x315-7428752

Metformina y Vitamina B12

20 de julio de 2017

Actualmente el fármaco más prescrito para el tratamiento de la diabetes es la metformina. Sin embargo, diversas publicaciones afirman, que los diabéticos tratados con metformina a largo plazo, tienen más incidencia de trastornos cognitivos, como pueden ser entre otros muchos, pérdida de la memoria, de atención, o la orientación. Esto puede ser debido, a que la metformina interfiere en la absorción de la vitamina B12. Por otro lado se sabe, que la deficiencia de vitamina B12, es causa de trastornos cognitivos. Por este motivo es recomendable al prescribir metformina, administrar también vitamina B12, a la dosis necesaria para mantener al paciente dentro del intervalo medio-alto de normalidad.

Migraña y tratamiento

23 de febrero de 2018

La migraña se origina por muy diversas causas, se presenta de muchas formas y su tratamiento es complejo y variado. No todas las personas responden igual ante los diferentes fármacos que habitualmente se prescriben para la migraña. Por ello es importante desde las primeras apariciones, estudiar los polimorfismos genéticos del paciente. Esto permite descartar aquellos medicamentos que debido a su genética no le van hacer efecto, o le pueden provocar efectos adversos, en vez de solucionar su problema.