Fármacos y arritmias

28 de marzo de 2018

arritmia-600x315-7935946

arritmia-600x315-7935946

La muerte súbita cardíaca es una de las causas más comunes de muerte cardiovascular, en los países desarrollados.  

En su mayor parte, se produce por una arritmia ventricular aguda, precedida de alteraciones de la repolarización. Un factor de riesgo importante para estas alteraciones, es el uso de fármacos que prolongan el QT, cuya consecuencia precisamente es la arritmia.
En cardiología el intervalo QT es la medida del tiempo entre el comienzo de la onda Q y el final de la onda T en el electrocardiograma. Cuando se encuentra prolongado anormalmente, puede generar arritmias ventriculares.

Son muchos los fármacos, que como efecto secundario alargan el QT.

En términos muy generales, los más involucrados son: antiarrítmicos, antidepresvos, antipsicóticos, algunos anti-infecciosos y algunos anti-histamínicos, entre otros.
Recientemente se ha publicado un interesante trabajo:“Prevalence of the risk factors for QT prolongation and associated drug-drug interactions in a cohort of medical inpatients”.

La publicación tiene una especial relevancia, pues estudian los riesgos de arritmia por alargamiento del QT, en pacientes hospitalizados.

Teniendo en cuenta, que se trata de pacientes ingresados en un hospital, donde teóricamente la medicación está más controlada que, en pacientes de ambulatorio que pueden tomar medicamentos prescritos por médicos de diferentes consultas.
Revisaron la medicación de 400 pacientes ingresados, seleccionados principalmente por patologías no quirúrgicas: 55% mujeres y 45% hombres. Media de edad 51.2 años. El bloque más importante fue entre 51-60 años y la media de medicamentos que tomaban fue de 8.2. Un 32,5% de los pacientes, tomaba más de 10 fármacos diarios.

Encontraron que un 74% de los pacientes tomaba al menos un fármaco que alargaba el QT.

Del listado de fármacos que el conjunto de pacientes tomaba, 487 lo alargaban. Se detectaron entre ellos un total de 227 interacciones entre medicamentos que alargaban el QT.
Las “parejas de medicamentos” más frecuentes que tomaban y que ambos alargaban el QT fueron: metronidazol-omeprazol; furosemida-omeprazol; clarithromicina-omeprazol y ciprofloxacino-metronidazol.

Cómo puede observarse, hay una gran implicación de los inhibidores de la bomba de protones (IBPs) y especialmente el omeprazol.

Por tanto, al prescribir IBPs, se debe tener conciencia que se está prescribiendo un fármaco que alarga el QT. Debiera ser de buena práctica, verificar previamente si el paciente ya está tomando algún otro fármaco que también lo alarga, sea prescrito previamente, por otro médico o por auto demanda.
En general un fármaco que alargue el QT, sino hay ya una patología subyacente, no produce ningún efecto adverso, dos tampoco, pero con tres fármacos (o más) que alarguen el QT, se somete al paciente un alto riesgo de sufrir una arritmia ventricular.
En este último caso, se debe sustituir al menos uno, por otro fármaco de efecto farmacológico similar y que no alargue el QT.

Un correcto software de Farmacogenética, al introducir los fármacos para un estudio de interacciones, debe informar si los fármacos señalados alargan el QT. Esto facilita la detección de arritmias por iatrogenia.

Hemos visto arritmias, que se trataban con anticoagulantes, y que su causa era por el efecto sumativo de varios medicamentos que alargaban el QT. Además de la mala práctica por no haberlo detectado, debe tenerse en cuenta que, si se prescriben anticoagulantes, se somete al paciente a un innecesario riesgo de hemorragias.

Cuando se detecta por primera vez una arritmia a un paciente, se debe revisar todos los medicamentos que toma y comprobar antes de prescribir anticoagulantes, si alguno de los fármacos administrados, alargan el QT.

Primum non nocere.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research
Presidente de EUGENOMIC®
Video relacionado:

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: Mar 26, 2018 @ 12:54 pm

Artículos relacionados

inhibidores-de-la-aromatasa-en-el-cancer-de-mama-600x315-4706023

Inhibidores aromatasa en el cáncer de mama

7 de junio de 2018

Los inhibidores de la aromatasa (IA), son un grupo de fármacos que se utilizan en mujeres posmenopáusicas para el tratamiento del cáncer de mama, pero se debe tener en cuenta que a las mujeres premenopáusicas no se las debe tratar con este grupos de fármacos ya que no son capaces de inhibir todos los estrógenos que producen los ovarios. Otro medicamento utilizado es el tamoxifeno, pero es un profármaco que se convierte en fármaco activo por acción de determinadas enzimas hepáticas. Aquellas mujeres que tienen determinadas variantes genéticas con actividad disminuida o nula, o toman medicamentos que las inhiben, tendrán un alto riesgo de que el medicamento no les haga efecto. Estos son algunos de los motivos, por el que previamente a la prescripción se debe revisar en un software de interpretación Farmacogenética, las posibles interacciones con otros medicamentos, para evitar fracasos terapéuticos, o reacciones tóxicas, más o menos graves.

ejercicio_y_telomeros-1244005

Ejercicio y telómeros

1 de diciembre de 2014

Consideramos que por los muchos trabajos publicados, tenemos suficiente evidencia, para considerar que la longitud de los telómeros debe ser un parámetro a medir para establecer nuestros hábitos de vida, al igual que los análisis en sangre habituales de controles de rutina, como glucemia, colesterol, ácido úrico etc.

antipsicoticos-y-metformina-600x315-1494956

Antipsicóticos: el aumento de peso puede controlarse con metformina

1 de diciembre de 2016

Las psicosis afortunadamente no son muy frecuentes. Aunque su incidencia no es desdeñable. El 1% de la población tiene o ha tenido un problema de psicosis a lo largo de su vida. Los fármacos más utilizados, causan menos efectos adversos, pero por el contrario ocasionan aumento de peso. Los tratamientos son difíciles, y no hay que descartar ninguna opción terapéutica. Una importante publicación en JAMA confirma que uno de los antidiabéticos más prescritos, la metformina, frena la obesidad y mejora los niveles de glucosa. Sin embargo, es imprescindible sobre todo en pacientes psicóticos, ajustar las dosis de sus tratamientos mediante la genética de cada paciente. Los efectos adversos por sobredosis pueden ser muy graves.

acencumarol-riesgo-fracturas-600x315-2534975

Acenocumarol (Sintrom®) y fracturas óseas

28 de septiembre de 2017

Los pacientes que toman acenocumarol o warfarina, de forma crónica, debieran controlarse por densitometría ósea la densidad de calcio en los huesos. En caso de apreciarse una evolución hacia una osteoporosis significativa, prescribir como alternativa alguno de los nuevos anticoagulantes orales que no son anti-vitamina K (dabigatran, ribaroxaban, apixaban, edoxaban) Sin embargo, tener en cuenta, que para estos anticoagulantes, aunque la información comercial de los laboratorios dice que “no necesitan análisis de control”, no es que “no se necesiten”, es que no los hay, como control rutinario.