Beneficios de la medicina genómica

27 de abril de 2012

workshop-6751124

workshop-6751124

“En la medicina del siglo XX todos éramos iguales y se aplicaba el mismo protocolo según la dolencia, en la del siglo XXI, tras la descodificación del genoma humano, todos somos distintos”, afirmó el doctor Juan Sabater para iniciar el workshop sobre los “Beneficios de la medicina personalizada genómica” organizado el pasado miércoles por Eugenomic en el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Catalunya. Las cuatro conferencias que compusieron la sesión ofrecieron explicaciones didácticas, a la par que científicas y enriquecidas con casos prácticos, para dar a conocer un campo emergente de la medicina que tiene en cuenta las particularidades de cada paciente a través de un análisis genético.
La sala de actos del Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Catalunya se llenó para escuchar la introducción a la medicina genómica organizada por Eugenomic. Ana Sabater, que fue la encargada de presentar a los ponentes, esbozó una sucinta introducción de la situación actual de la genómica. “En Estados Unidos, la FDA (Food and Drug Administration) recomienda, y en algunos casos obliga, en más de 115 principios activos, a que se hagan análisis de polimorfismos genéticos previos a la prescripción”, apuntó.
 
Por su parte, el doctor Juan Sabater-Tobella, presidente de Eugenomic, explicó al auditorio lo que es el genoma, el significado de su descodificación y la utilidad práctica de su aplicación por parte de los profesionales de la salud, en beneficio de una mayor calidad de vida de las personas. Además, hizo especial mención al gran ahorro económico que supone para la sanidad su correcta aplicación. Lo hizo precisamente en el día que se cumplía el 59 aniversario de la publicación de un artículo en la revista Nature firmado por los científicos James Watson y Francis Crick que, bajo el título “Una estructura para el ácido desoxirribunocleico”, desvelaba la estructura del ADN y el encaje de sus piezas químicas: la adenina, la guanina, la citosina y la tiamina.
Sabater-Tobella explicó que en la doble hélice del ADN las bases se combinan en parejas creando una especie de peldaño de una escalera antiparalela cuya imagen es ya muy popular. Nuestro genoma tiene 3.200 millones de pares de bases, y nos diferenciamos entre personas en unos 3 millones, y esto precisamente es lo que caracteriza nuestra individualidad. “Según nuestros cambios de bases en determinados puntos del genoma, podemos tener más riesgos de enfermedades o de reacciones dispares frente a medicamentos”, afirmó el doctor, pero matizó que los hábitos de vida son también un factor realmente condicionante.
También intervinieron en la conferencia los colaboradores de Eugenomic, Maria del Mar Arasa, farmacéutica especialista en biotecnología molecular, y Marc Cendrós, biólogo especialista en asesoramiento genético. Maria del Mar Arasa disertó, de forma muy concisa y bien expuesta, sobre los factores farmacogenéticos que deben tenerse en cuenta para una administración correcta de medicamentos de forma personalizada. En este sentido, destacó que “los medicamentos interactúan con otros medicamentos y con hábitos de vida”, y por eso afirmó que ningún medicamento es seguro per se y que cada caso clínico debe ser tratado de forma específica. Se refirió entonces a las herramientas informáticas desarrolladas por Eugenomic: el i-Nomic, una base de datos sobre las interacciones entre fármacos y entre éstos y los hábitos de vida, y el g-Nomic, una aplicación que relaciona los fármacos con los genes que intervienen en su metabolismo y, por lo tanto, en su desactivación.
Por su parte, Marc Cendrós presentó casos prácticos sobre diversas causas por las que la medicación no respondió al tratamiento inicial prescrito y cómo, siguiendo las indicaciones de Eugenomic, se resolvió. Expuso que los medicamentos se eliminan de forma más rápida o más lenta del organismo, de una forma determinada por los genes de cada persona.
Finalmente, la doctora Dolores Maluenda, especialista en aparato digestivo, del Instituto Universitario Dexeus, expuso tres casos prácticos recientemente tratados por ella, que acudieron a su consulta, con una compleja sintomatología cuyo denominador común era la afectación por diversos xenobióticos o productos de contaminación externa. Los perfiles recomendados por Eugenomic le permitieron establecer unos tratamientos adecuados a cada paciente, remitiendo el cuadro tóxico que presentaban.
La reunión acabó a la hora prevista, siendo muy aplaudidos cada uno de los conferenciantes por todo el público existente.

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

12plantilla_blog-600x315-4771042

Dentistas, antibióticos y genes

10 de julio de 2019

Es relativamente frecuente que algunos odontólogos, antes de las intervenciones dentales, prescriban antibióticos con carácter profiláctico. La intención es prevenir infecciones que puedan aparecer como consecuencia de la intervención. Se da el caso curioso, que la Odontología es en USA la especialidad médica que más antibióticos prescribe. Una de cada 10 recetas de antibióticos está […]

sindrome-de-fatiga-600x315-9289847

Fatiga crónica, hipotiroidismo y detoxificación hepática

20 de abril de 2018

Muchas personas presentan un cansancio crónico, a veces difícil de tratar. Su diagnóstico no es fácil, ya que puede venir ocasionado por diferentes causas, a veces es la suma de pequeños factores que la provocan. Entre ellas, hay que destacar el hipotiroidismo y síndrome de T3 bajo. Un déficit de Selenio, o una deficiente detoxificación hepática debida a los xenobióticos que se ingieren o se respiran, entre ellos: pesticidas, herbicidas, aditivos alimentarios, medicamentos o por la polución ambiental.

diabetes_entre_conyuges-4820786

Diabetes entre cónyuges

5 de marzo de 2014

La genómica influye entre un 25-30% y que el resto se debe a nuestros hábitos de vida, lo que es muy positivo pues, aunque tengamos una predisposición genética a una determinada enfermedad, podemos evitarla o retrasarla personalizando nuestros hábitos de vida. 

elefantes_y_cc3a1ncer-7232396

Elefantes y cáncer

4 de diciembre de 2015

Hay un gen, que los humanos tenemos una copia y los elefantes tienen 20 copias, el gen TP53 que codifica una proteína cuya función es prevenir la aparición de células cancerosas, y por ello se le denomina “el guardián del genoma” pues su función es garantizar la estabilidad del genoma y la deriva a clones celulares cancerosos. El conocimiento del porqué los elefantes tienen menos riesgo de cáncer que los humanos, refuerza las bases de la genómica, precisamente para la prevención y personalización del tratamiento del cáncer en la especie humana.