Tratamiento hormonal en la menopausia: más beneficios que riesgos

24 de octubre de 2018

tratamiento-hormonal-en-menop-600x315-9009718

Un estudio recientemente publicado realizado en USA, demuestra que el tratamiento transdérmico con estrógenos, y cada tres meses con progesterona, es una medida eficaz para la prevención de los síntomas depresivos que aparecen en muchas mujeres en la menopausia.

Desde hace años se discute, si los beneficios del tratamiento hormonal de reemplazo (THR) en la menopausia, superan a los riesgos.
La historia científica sobre este tema empezó en el año 1991, con la creación del programa «Women’s Health Initiative», en el que centenares de miles de mujeres, se unieron a un programa estatal de seguimiento de su salud.
Compararon las que recibían tratamiento hormonal y las que no lo recibían. Los últimos resultados se publicaron en el año 2015.
A nivel resumen, podemos decir que los resultados fueron muy satisfactorios para todo lo relacionado con los síntomas neurovegetativos.

A largo plazo se confirmó: menos osteoporosis, menos cáncer de colon, menos riesgo cardiovascular, menos Alzheimer.

Pero en el lado negativo, hay más riesgo de trombosis y más riesgo de cáncer de mama.
En las últimas publicaciones del año 2015, ya se hace una distinción entre tratamiento con estrógenos solo, o con progestágenos. En este último caso, el riesgo de cáncer de mama es algo mayor.
La clave es ver cómo se pueden seleccionar las mujeres, que a nivel individual, tienen más riesgo de trombosis o de cáncer de mama, cuando hacen tratamiento hormonal de reemplazo.
A finales de 2017 la North American Menopause Society, publicó su posicionamiento sobre este tema: «The 2017 hormone therapy position statement of The North American Menopause Society».
Las conclusiones son claras: Los beneficios superan los riesgos.
Es el tratamiento de elección para los síntomas neurovegetativos. Y se aconseja empezarlo no más tarde de 5 años después de la menopausia. Si se inicia después de los 60 años hay más riesgo de trombosis y demencia.
En cuanto al riesgo de cáncer de mama, indican que tratamientos superiores a 20 años, se cambie a estrógenos solo, sin progesterona.
Sin embargo hacen énfasis y dicen textualmente: «Treatment should be individualized using the best available evidence to maximize benefits and minimize risks».
Dicho en castellano: El tratamiento debe individualizase utilizando la mayor evidencia disponible para maximizar los beneficios y minimizar los riesgos.

Y para facilitar su amplia aplicación, se han publicado en USA las guías para el tratamiento hormonal de reemplazo en la menopausia, en los centros de atención primaria: «Hormone Therapy for Menopausal Women in the Primary Care Setting».

Conclusión: hay muchos más trabajos de los ya reseñados, que avalan la ventajas del THR en la menopausia. Pero volvemos a lo que nos dice el posicionamiento de la North America Menopause Society:
El tratamiento debe individualizase, utilizando la mayor evidencia disponible para maximizar los beneficios y minimizar los riesgos.
¿Y esto cómo se consigue? La respuesta es concreta: conocer en cada mujer su riesgo individualizado.

Esto es, simplemente analizando sus polimorfismos genéticos, asociados a su metabolización de los estrógenos y su riesgo genético de trombosis y cáncer de mama.

Teniendo en cuenta que para el 90% de las mujeres, es beneficioso dicho tratamiento, y en algunos casos con algunas recomendaciones de hábitos de vida. Y aproximadamente a un 10% de las mujeres no es aconsejable el tratamiento, solo a lo sumo, dos-tres años para los síntomas neurovegetativos.
Por el temor a una posible trombosis, o cáncer de mama, muchas mujeres se privan de los beneficios de la THR, cuando la Genómica ayuda a personalizar y conocer previamente, la decisión más adecuada para cada mujer.
Dr. Juan Sabater-Tobella
Presidente de EUGENOMIC®
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4).
Member of the Pharmacogenomics Research Network.
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research
International Delegate of the World Society of Anti-Aging Medicine.

Vídeo relacionado:

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de:Facebook, TwitterYoutube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

03_06_2020_plantilla_blog_03-600x315-9564142

Estrés, obesidad y envejecimiento

5 de junio de 2020

El planteamiento del tema puede ser ya la conclusión. El estés prolongado, por los desequilibrios metabólicos que provoca, engorda y acelera el envejecimiento biológico. Me refiero a un tema que estudié muy a fondo hace años, del que tengo una larga experiencia, que no deja de ser de gran actualidad y que sigo explicando en […]

ejercicio_y_telomeros-1244005

Ejercicio y telómeros

1 de diciembre de 2014

Consideramos que por los muchos trabajos publicados, tenemos suficiente evidencia, para considerar que la longitud de los telómeros debe ser un parámetro a medir para establecer nuestros hábitos de vida, al igual que los análisis en sangre habituales de controles de rutina, como glucemia, colesterol, ácido úrico etc.

tegafur-2

Beta bloqueantes en diabéticos

7 de junio de 2018

Cuando un paciente presenta varias patologías, la selección de los fármacos para tratarle, debiera hacerse averiguando previamente las posibles interacciones, en un software de interpretación de Farmacogenética, y verificar los polimorfismos genéticos que pueden influir en su farmacocinética o farmacodinamia, con el fin de adecuar la prescripción, según el resultado obtenido. En España, está reconocida la Farmacogenética en La Cartera de Servicios Comunes de Sistema Nacional de Salud, desde el 6 de noviembre de 2014. Me pregunto: ¿Cómo es que todavía no se aplica, en beneficio de la salud de los pacientes?

El ejercicio físico facilita la deshabituación tabáquica

18 de enero de 2018

En todo programa de deshabituación tabáquica, debería incluirse hacer ejercicio moderado y elegir el más adecuado a las condiciones de salud y disponibilidad de cada persona. Pero también las variantes genéticas de cada persona influyen en la selección de las pautas de deshabituación tabáquica. La deshabituación tabáquica, debe plantearse con todas las herramientas que hoy aporta la ciencia y la Genómica es una de ellas. No utilizarlas es prestar un mal servicio a los pacientes y a la sociedad, dado que conseguirlo es un bien personal, pero también de salud pública.