Tratamiento hormonal en la menopausia: más beneficios que riesgos

24 de octubre de 2018

tratamiento-hormonal-en-menop-600x315-9009718

Un estudio recientemente publicado realizado en USA, demuestra que el tratamiento transdérmico con estrógenos, y cada tres meses con progesterona, es una medida eficaz para la prevención de los síntomas depresivos que aparecen en muchas mujeres en la menopausia.

Desde hace años se discute, si los beneficios del tratamiento hormonal de reemplazo (THR) en la menopausia, superan a los riesgos.
La historia científica sobre este tema empezó en el año 1991, con la creación del programa «Women’s Health Initiative», en el que centenares de miles de mujeres, se unieron a un programa estatal de seguimiento de su salud.
Compararon las que recibían tratamiento hormonal y las que no lo recibían. Los últimos resultados se publicaron en el año 2015.
A nivel resumen, podemos decir que los resultados fueron muy satisfactorios para todo lo relacionado con los síntomas neurovegetativos.

A largo plazo se confirmó: menos osteoporosis, menos cáncer de colon, menos riesgo cardiovascular, menos Alzheimer.

Pero en el lado negativo, hay más riesgo de trombosis y más riesgo de cáncer de mama.
En las últimas publicaciones del año 2015, ya se hace una distinción entre tratamiento con estrógenos solo, o con progestágenos. En este último caso, el riesgo de cáncer de mama es algo mayor.
La clave es ver cómo se pueden seleccionar las mujeres, que a nivel individual, tienen más riesgo de trombosis o de cáncer de mama, cuando hacen tratamiento hormonal de reemplazo.
A finales de 2017 la North American Menopause Society, publicó su posicionamiento sobre este tema: «The 2017 hormone therapy position statement of The North American Menopause Society».
Las conclusiones son claras: Los beneficios superan los riesgos.
Es el tratamiento de elección para los síntomas neurovegetativos. Y se aconseja empezarlo no más tarde de 5 años después de la menopausia. Si se inicia después de los 60 años hay más riesgo de trombosis y demencia.
En cuanto al riesgo de cáncer de mama, indican que tratamientos superiores a 20 años, se cambie a estrógenos solo, sin progesterona.
Sin embargo hacen énfasis y dicen textualmente: «Treatment should be individualized using the best available evidence to maximize benefits and minimize risks».
Dicho en castellano: El tratamiento debe individualizase utilizando la mayor evidencia disponible para maximizar los beneficios y minimizar los riesgos.

Y para facilitar su amplia aplicación, se han publicado en USA las guías para el tratamiento hormonal de reemplazo en la menopausia, en los centros de atención primaria: «Hormone Therapy for Menopausal Women in the Primary Care Setting».

Conclusión: hay muchos más trabajos de los ya reseñados, que avalan la ventajas del THR en la menopausia. Pero volvemos a lo que nos dice el posicionamiento de la North America Menopause Society:
El tratamiento debe individualizase, utilizando la mayor evidencia disponible para maximizar los beneficios y minimizar los riesgos.
¿Y esto cómo se consigue? La respuesta es concreta: conocer en cada mujer su riesgo individualizado.

Esto es, simplemente analizando sus polimorfismos genéticos, asociados a su metabolización de los estrógenos y su riesgo genético de trombosis y cáncer de mama.

Teniendo en cuenta que para el 90% de las mujeres, es beneficioso dicho tratamiento, y en algunos casos con algunas recomendaciones de hábitos de vida. Y aproximadamente a un 10% de las mujeres no es aconsejable el tratamiento, solo a lo sumo, dos-tres años para los síntomas neurovegetativos.
Por el temor a una posible trombosis, o cáncer de mama, muchas mujeres se privan de los beneficios de la THR, cuando la Genómica ayuda a personalizar y conocer previamente, la decisión más adecuada para cada mujer.
Dr. Juan Sabater-Tobella
Presidente de EUGENOMIC®
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4).
Member of the Pharmacogenomics Research Network.
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research
International Delegate of the World Society of Anti-Aging Medicine.

Vídeo relacionado:

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de:Facebook, TwitterYoutube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

tratamiento-reemplazo-hormonal-600x315-1026109

Reemplazo hormonal en la menopausia

2 de agosto de 2017

Son muchas las ventajas que aporta el tratamiento hormonal de reemplazo, cuando llega la menopausia. Menos sofocos, sudoración, ansiedad o depresión, además de un menor riesgo de osteoporosis y por tanto de fracturas, menor riesgo cardiovascular y de cáncer de colon, entre otros. Sin embargo, hay más riesgo de trombosis y de cáncer de mama. Pero este posible riesgo de trombosis y cáncer de mama, que afecta a menos de un 10% de las mujeres, se puede conocer con un simple estudio genómico, y por tanto se puede prevenir. The North American Menopause Society ha publicado un informe ratificando su conveniencia, y recomienda iniciarlo, lo antes posible.

Genes y deshabituación tabáquica

16 de mayo de 2012

  Un estudio de la Universidad de Bristol demuestra que los pacientes con el genotipo mutado tienen más dificultades para dejar de fumar y más posibilidades de padecer cáncer de pulmón. El estudio NICOTINAgenes de Eugenomic puede servir para detectar los distintos riesgos relacionados con el tabaco.   EUGENOMIC ofrece un estudio (NICOTINAgenes) indicador del […]

la-obesidad-infantil-juvenil-en-el-mundo-mr-600x315-4850342

Obesidad infantil-juvenil en el mundo

3 de enero de 2018

Un estudio mundial sobre la evolución de la obesidad infantil-juvenil, publicado en Lancet en diciembre 2017, informa que en las últimas cuatro décadas, las tasas de obesidad en niños y adolescentes han aumentado globalmente, tanto en los países con ingresos bajos como en los de ingresos medios. Y en los países con ingresos altos, siguen demasiado altos. Exceso de bollería, pizzas, bocadillos y en general, demasiados hidratos de carbono, grasas trans y azúcares refinados son algunas de las causas. La obesidad es muy perjudicial para la salud, se sabe pero muchos no hacen caso.