Benzodiacepinas y opioides. Mezcla no recomendable

29 de marzo de 2017

opioides-y-antidepresivos-fb-600x315-3728775

opioides-y-antidepresivos-fb-600x315-3728775
Las benzodiacepinas son medicamentos psicotrópicos que actúan sobre el sistema nervioso central. Tienen efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivantes. Se utilizan para tratar la ansiedad, estados afectivos o insomnio.
Opioides, son fármacos que se prescriben para aliviar el dolor. Mitigan la intensidad de las señales de dolor que llegan al cerebro. A su vez afectan las áreas del cerebro que controlan las emociones.  El término opioide se utiliza para designar aquellas sustancias que tienen un efecto análogo al de la morfina.

Una nota de la FDA del 31-08-2016, alertó de los graves efectos adversos, incluso muerte, si se toman conjuntamente opioides y benzodiacepinas.

FDA Drug Safety Communication: FDA warns about serious risks and death when combining opioid pain or cough medicines with benzodiazepines; requires its strongest warning
A muchos médicos les pareció un “alarmismo”. Acaba de publicarse un importante trabajo de la Universidad de Stanford, que aporta datos muy significativos sobre esta interacción.

Hicieron un estudio retrospectivo basado en 315.428 pacientes en tratamiento con opioides entre los años 2001 y 2013.

Observaron, que en el año 2001 la comedicación con benzodiacepinas afectaba a un 9% de los pacientes. Pero en el año 2013 había subido de forma alarmante a un 17%.
Cuando compararon los ingresos a urgencias de los pacientes que solo tomaban opioides y los que tomaban también benzodiacepinas, el ratio fue de 2.1, es decir el doble. Los autores aportan referencias de que en el 30% de todos los casos de muertes por sobredosis de opioides, también  estaban tomando benzodiacepinas.
En el trabajo se estudian muchas situaciones.  Entre ellas destaca que el riesgo sube a un 71% cuando el usuario de opioides es de tipo crónico, y es una persona de edad avanzada.
Con frecuencia opioides y benzodiacepinas están prescritos por médicos de diferente especialidad, y al recetar no siempre se tiene en cuenta los otros fármacos que toma el paciente, según datos publicados en British Medical Journal de marzo de este año 2017.
En general la interferencia entre opioides y benzodiacepinas no es por mecanismos farmacocinéticos, sino por efectos farmacodinámicos. Es muy importante conocer las alteraciones genéticas de cada paciente, que afectan a enzimas que metabolizan tanto los opioides como las benzodiacepinas.
Si, por ejemplo, el paciente es metabolizador rápido del gen CYP2D6, eliminará más rápidamente muchos de los opioides y habrá fallo terapéutico. Pero si el paciente es metabolizador lento, tanto de las enzimas que eliminan los opioides, como las benzodiacepinas, o si toman medicamentos que las inhiban, el riesgo de efecto adverso será mucho mayor.

En comedicación, no olvidar nunca la búsqueda de posibles interacciones. Es preciso decidirse a aplicar la Farmacogenética en la práctica asistencial.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®
Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

beta-caroteno-y-cancer-600x315-4252762

Beta-Caroteno y Cáncer

9 de noviembre de 2017

El beta-Caroteno es uno de los pigmentos de algunas frutas y hortalizas, y en el organismo se transforma en Vitamina A. Es esencial para el crecimiento, el sistema inmunitario y la visión. Tiene además propiedades antioxidantes. El “National Cancer Institute” (USA) ha realizado un importante estudio y han encontrado, que hay una mayor incidencia de cáncer de pulmón, próstata y estómago entre los fumadores que recibieron suplementos de beta-Caroteno y Vitamina E. La conclusión del trabajo ha sido...

nic3b1os_con_hiperactividad-3469473

Niños con hiperactividad, cuidado con algunos fármacos

3 de abril de 2014

En febrero de 2014, la FDA, agencia del medicamento de USA, ha aprobado unos cambios en la información del folleto de los fármacos con Atomoxetina (Strattera®) haciendo constar los efectos adversos tóxicos que aparecen con más frecuencia en los niños tratados con esta medicación.

Hipertensión en mayores de 60 años

2 de marzo de 2017

La hipertensión crónica, es el factor de riesgo modificable más importante, que puede mejorar mediante correcciones en los hábitos de vida, aunque casi siempre debe ajustarse con fármacos antihipertensivos. Según las nuevas guías, en personas mayores de 60 años, no debe iniciarse un tratamiento famacológico, hasta que la presión sistólica supere los 150 mm/Hg. Al mismo tiempo, dada la amplitud de fármacos antihipertensivos, en la elección de la medicación adecuada, debiera tenerse en cuenta las características genéticas y clínicas de cada paciente.

zumos-de-frutas-a-bebes-ninos-y-adolescentes-600x315-3023009

Zumos de frutas a bebés, niños y adolescentes

12 de julio de 2017

La American Academy of Pediatrics, ha publicado un posicionamiento indicando, que no deben darse zumos de frutas, antes del primer año de vida. Además de tener mucho cuidado con la cantidad de zumos que toma la juventud. Los zumos de fruta contienen muchos azúcares, y los envasados, la mayoría contienen azúcar añadido, que facilitan la caries, engordan y predisponen a la diabetes. También se debe tener en cuenta que muchos zumos pueden interferir en la medicación, y provocar reacciones adversas a veces graves. Entre ellos, el zumo de pomelo, granada, manzana y arándanos. Conviene tener presente que en nutrición, no porque algo sea “natural” es necesariamente “bueno”. Y menos todavía, que porque sea natural, se puede tomar cuanto se quiera.