Café y riesgo de infarto de miocardio

4 de noviembre de 2016

cafe-y-riesgo-de-infarto-de-miocardio-web-600x315-7976663

cafe-y-riesgo-de-infarto-de-miocardio-web-600x315-7976663
El consumo del café se remonta al siglo XIII en Etiopía y Arabia, sobre todo en el mundo musulmán.
Se introdujo en Europa hacia el siglo XVII. Actualmente los principales productores de café se encuentran en América latina. El café, llegó a este continente a través de Europa, concretamente con los primeros colonos alemanes que se instalaron en Boston.
Se han escrito infinidad de artículos, unos científicos y otros menos científicos, sobre las “bondades y perjuicios del café”.
Además de la cafeína, el café proporciona compuestos antioxidantes, la mayoría derivados del ácido clorogénico. Una taza de café, puede equivaler a la capacidad antioxidante de unos 200 mg. de vitamina C. Además tiene otros muchos compuestos activos, que de forma sencilla pueden verse en este enlace.

El principal compuesto activo es la cafeína, alcaloide del grupo de las xantinas, que es un estimulante cerebral.

Tiene acción anti-dolor de cabeza por ser un vasoconstrictor. Pero este efecto, que es positivo para la jaqueca, ya que su origen es una vasodilatación de los capilares cerebrales, tiene como inconveniente que puede aumentar la presión sanguínea.
Por ello, los hipertensos deben comprobar el efecto que su consumo tiene sobre su tensión arterial. El café, actúa además, como antidepresivo. También mejora el ojo seco, promoviendo la secreción de lágrimas.
Recientemente se ha demostrado que tiene un efecto beneficioso para el Parkinson, a través de un receptor del glutamato. El café también puede prevenir algunos tipos de cáncer, entre ellos el melanoma, con un 20% menos de riesgo. Pero entre sus efectos negativos, puede producir ansiedad y más riesgo de glaucoma, y si se toman más de cuatro tazas al día, puede ser perjudicial para el corazón.

Podemos preguntarnos: ¿Cuál es la causa que determinados estudios sobre el café,  muchos de ellos sean contradictorios?. La respuesta es sencilla: porque se han realizado sobre la población “general”, sin tener en cuenta las alteraciones genéticas de las personas.

Uno de los temas con más discordancia de resultados, es el aumento de riesgo de infarto de miocardio a largo plazo provocado por el café. Los resultados eran contradictorios, hasta que se introdujo la Farmacogenética en los estudios.
La cafeína se metaboliza en el hígado per la enzima CYP1A2, cuya actividad depende del gen CYP1A2. En este gen se han encontrado alteraciones genéticas que abarcan todas las posibilidades, metabolizadores normales (EM), intermedios (IM), pobres (PM), y rápidos (UM).
Las personas metabolizadores pobres (PM) del gen CYP1A2, si toman más de tres cafés al día, tendrán mucho más riesgo de infarto de miocardio. Pero esto no ocurre en los intermedios (IM), que incluso mejoran su función cardíaca.
Los rápidos (UM) tienen una alteración (*1F) en el gen regulador. Es decir no es un polimorfismo en el exoma del gen y por tanto de la estructura de la enzima, sino en el regulador. Los *1F sintetizan más cantidad de enzima, consecuentemente metabolizan la cafeína mucho más rápidamente.
Por tanto, para no perjudicar nuestra salud cardiovascular, deberíamos conocer la acción del café, en base a los polimorfismos del gen CYP1A2. Conocer nuestro fenotipo del CYP1A2, da la clave sobre cuántos cafés “con cafeína” podemos tomar al día. Y esto concierne, no sólo al café, sino también a todas la bebidas que contienen cafeína (Coca-Cola, RedBull, y otras similares).
El estudio de unos genotipos básicos, orientan sobre cómo adaptar nuestros hábitos de vida según nuestra genética, con el fin de prevenir enfermedades.
Asequible, sencillo de realizar y eficaz para nuestra salud, presente y futura.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network
Presidente de Eugenomic®
Artículos relacionados:

Eugenomic® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

Artículos relacionados

estatinas_y_aumento_de_peso-6393058

Estatinas y aumento de peso

2 de mayo de 2014

Hay una fuerte controversia en USA entre la Sociedad de Cardiología que en sus guías para bajar el colesterol se basan mucho en la prescripción de estatinas y la Sociedad de Endocrinología que apoya la prioridad de bajar el colesterol en base a una dieta y hábitos de vida adecuados, y que las estatinas han de ser un complemento de segundo nivel.

personalizar_la_deshabituacic3b3n_tabc3a1quica-7783549

Deshabituación tabáquica personalizada

13 de marzo de 2014

Conscientes de la importancia de los tratamientos de deshabituación tabáquica y su escaso éxito, en EUGENOMIC® hemos desarrollado el perfil NICOTINAgenes Plus, que estudia 11 polimorfismos genéticos que intervienen en el metabolismo de la nicotina, la acción de la nicotina sobre los receptores cerebrales, el metabolismo de la dopamina que es la sustancia que el cerebro produce por acción de la nicotina y es la que produce la adicción y los genes que influyen en el tratamiento farmacológico.  

plantilla_blog-3-600x315-3606831

Fracturas de cadera en ancianos

30 de mayo de 2019

La incidencia de fracturas por osteoporosis, aumenta exponencialmente a lo largo de la vida. La osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza por una menor densidad y calidad de los huesos, lo cual implica debilitamiento del esqueleto y mayor riesgo de fractura, en particular, de columna, muñeca, cadera, pelvis y parte superior del brazo. Su […]

dabigatran_y_probabilidad_de_hemorragias-6834391

Dabigatran y probabilidad de hemorragias

12 de junio de 2014

Dentro del grupo terapéutico llamado “Nuevos Anticoagulantes” está el Dabigatran (Pradaxa®) del que últimamente se conocen numerosos estudios. Desde hace años, clásicamente, los anticoagulantes más utilizados son los antivitamina K, el Acenocumarol (Sintrom®) y la Warfarina.