Antioxidantes y cáncer

23 de enero de 2013

Antioxidantes y cáncer
‘La Voz de Galicia’, en su sección de Salud del 18 de enero de 2013, se hace eco de un artículo del Profesor James Watson (que junto a Francis Crick y Maurice Wilkins en el año 1953 describieron la estructura del AND, lo que les valió el Premio Nobel de Medicina en el año 1962), que resaltaba que el consumo de antioxidantes es contraproducente en el tratamiento del cáncer.
La noticia es noticia por quién la firma, pero no nos aporta nada que no se supiera, aunque desgraciadamente muchos que debieran saberlo no lo sabían. Conozco desde sus orígenes los temas relacionados con la medicina antiaging y quienes lo han interpretado de forma simplista han ligado medicina antiaging con dar antioxidantes y hormonas. Ambas cosas pueden ser parte de esta medicina preventiva, pero solo parte.
El estrés oxidativo “normal” no debe anularse pues forma parte de la propia regulación y homeostasis del organismo y es además estimulante del sistema inmunitario. Los radicales libres son la munición que utilizan los macrófagos para matar las bacterias fagocitadas, si se anula el efecto se favorece la infección. En el tratamiento del cáncer los quimioterápicos “matan” a las células cancerosas precisamente por producirles estrés oxidativo. Suelen ser más sensibles que las células normales, pero si concomitantemente damos antioxidantes anulamos este efecto.
Antioxidantes sí, pero cuando hagan falta. La tendencia es en vez de dar antioxidantes “tampón” de radicales libres (las clásicas vitamina C, Vitamina E, etc.) dar moléculas estimulantes del proceso antioxidante, que mantienen “en forma” el sistema antioxidante para aumentar su capacidad cuando haga falta. Hace ya años que imparto estos conceptos en el Máster de Medicina Antienvejecimiento de la Universidad Autónoma de Barcelona.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)

Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.

Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

plantilla_blog-1-600x315-4665658

Paracetamol y embarazadas

7 de noviembre de 2019

Nos hemos referido en diversos blogs al paracetamol (acetaminofeno), uno de los analgésicos más utilizados a nivel mundial. Tradicionalmente se ha considerado como un medicamento leve y bastante eficaz. Sin embargo, diversos estudios demuestran, que su uso prolongado, puede ser causa de complicaciones hepáticas muy graves, además de problemas de riñón o hemorragias gastrointestinales. (más…)

trabajo_de_noche_y_riesgo_diabetes-5300876

Trabajo de noche y riesgo de diabetes

25 de septiembre de 2014

Relacionan el trabajar de noche con un riesgo aumentado de diabetes y problemas cardiovasculares, por el desacoplamiento de los biorritmos hormonales, principalmente del cortisol y la melatonina.

antidoto-anticoagulantes-orales-noac-600x315-3603891

Antídoto de urgencia para nuevos anticoagulantes (NOAC)

6 de septiembre de 2018

Los nuevos anticoagulantes orales (NOAC) hasta hace pocos años no tenían antídotos en caso de sangrado. Recientemente han sido aprobados los fármacos que contrarrestan su acción, tanto para el dabigatrán como para los más recientes rivaroxabán, apixabán y edoxabán. Sin embargo, mientras los anticoagulantes clásicos acenocumarol y warfarina se pueden monitorizar para llevar el control del tratamiento, no ocurre con los NOAC, y aunque se diga comercialmente que no hace falta, no es que no haga falta, sino que no hay una prueba de laboratorio para su control. Por este motivo, es importantísimo extremar la revisión de interacciones de medicamentos y aplicar correctamente la Farmacogenética, ya que se registran hemorragias como efecto secundario.

estatinas-3774573

Estatinas: más efectos adversos

30 de julio de 2013

En el año 2001 se retiró del mercado la Cerivastatina por su relación con muchas mioaptías graves, con más de 100 muertes. Ante la gravedad, un grupo investigador realizó un GWAS (Genome Wide Association Study) publicado en el año 2008 que permitió definir que hay un polimorfismo en el gen SLCO1B1 que es el responsable de la mayoría de miopatías.