Cáncer gástrico, omeprazol y otros IBPs

21 de diciembre de 2017


En nuestro artículo, escrito el 21 de septiembre de 2017: «Desprescripción«, hacíamos referencia al artículo: «Deprescribing proton pump inhibitors: Evidence-based clinical practice guideline».
La primera palabra es “deprescribing”, es decir retirar el fármaco un tiempo después de haberlo prescrito.
Esto es, cuando se prescribe omeprazol u otros IBPs (esomeprazol, pantoprazol, lansoprazol, rabeprazol, exlansoprazol), se debe prever cuando se dejará de tomar.
También en su caso, cuál va a ser la estrategia terapéutica, si es necesario continuarla.

Salvo excepciones, NO se deben prescribir para una administración continuada, y mucho menos para siempre.

Además, tienen muchos efectos adversos, como osteoporosis (inhiben la absorción del calcio y del magnesio). Malabsorción de la vitamina B12 y por tanto riesgo de anemia. Facilitan la implantación de Clostridium difficile, que causa trastornos intestinales graves, entre otros.
Muchas personas tienen una infección en el estómago por Helycobacter pilory, pero no desarrollan úlcera ni gastritis.
Tomar café, fumar y consumir alcohol incrementa el riesgo de una úlcera a causa de Helicobacter pylori, que como un primer efecto, produce gastritis.
En estos casos, suele prescribirse IBPs o H2RAs (antagonistas del receptor-2 de la histamina) para mitigarla.

Se ha publicado un trabajo que suma más argumentos para no tomar IBPs, cuando hay una infección por Helycobacter pilory.

Demuestra que los IBPs contribuyen a empeorar la atrofia de la mucosa gástrica. A la vez que aumentan las probabilidades de cáncer de estómago en las personas infectadas.
Agradezco al autor principal, Prof. K.S. Cheung, la gentileza de haberme remitido directamente su trabajo: Long-term proton pump inhibitors and risk of gastric cancer development after treatment for Helicobacter pylori: a population-based study.
El estudio se ha basado en la revisión de bases de datos de sanidad, de pacientes con trastornos gastrointestinales, en el distrito de Hong-Kong de los años 2003 al 2012.
Esto supuso la revisión de 63.397 historias clínicas. Encontraron que 153 habían desarrollado un cáncer gástrico.
Efectivamente, los pacientes que habían tomado H2RAs, tuvieron menos riesgo (OR = 0,72) en relación a los que no habían tomado ninguna medicación para la gastritis.
Sin embargo los que habían tomado IBPs, el riesgo fue mucho más alto y tanto más, cuanto más tiempo lo habían tomado.
Si habían tomado IBPs en un periodo no superior a un año, el OR = 5,04. Si tomaron entre uno y dos años el OR = 6,65,  y si habían tomado IBPs más de tres años, el OR = 8,34.
En conjunto, el promedio de riesgo de cáncer de estómago por infección de Helycobacter pylori tomando IBPs fue 4.29 veces superior, en relación a las personas que no los tomaron.

En resumen: cuando se tiene acidez gástrica o reflujo gastroesofágico, lo primero que hay que hacer, es determinar si hay una infección por Helycobacter pylori (test del aliento).

Si la hay, tratar enseguida con los antibióticos adecuados y erradicar la infección. No perder el tiempo dando IBPs para mejorar los síntomas, pues lo que se hace es aumentar el riesgo de que se desarrolle un cáncer gástrico.
Cuando se prescriben IBPs, al igual que en la mayoría de fármacos, se debe estudiar previamente los polimorfismos genéticos y valorar las posibles interacciones con otros medicamentos que esté tomando el paciente.
Por este mismo motivo, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) entre otras, hace tiempo ha advertido que el omeprazol inhibe la transformación del clopidogrel en su forma activa, no evitando la agregación de las plaquetas. Por tanto, aumenta el riesgo de trombosis en los pacientes que lo toman, tras una implantación de un stent.

Pero lamentablemente todavía hay clínicos que no lo tienen en cuenta.

Prescribir lo estrictamente necesario, y lo mínimo posible. Y siempre, estudiar previamente los genes del paciente, sin olvidar revisar previamente las interacciones con el conjunto de la medicación en un Software de Farmacogenética.

Y recordar: no es suficiente consultar una simple base de datos.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research

Presidente de EUGENOMIC®
Video relacionado:

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

Depresión en el embarazo y cerebro del niño

23 de marzo de 2017

Según reciente publicación, en mujeres embarazadas, la depresión en el segundo trimestre, puede tener consecuencias en la estructura cerebral del niño y a su posterior desarrollo. Al prescribir fármacos a embarazadas, es muy importante que la medicación y las dosis sean las adecuadas, para evitarles una posible teratogenia.

desprescripcion-benzodiacepinas-600x315-8590933

Desprescripción de Benzodiacepinas

5 de julio de 2018

"La desprescripción es parte de una buena prescripción: retroceder cuando las dosis son demasiado altas, o suspender los medicamentos que ya no se necesitan". La mayoría de medicamentos que se prescriben no deben dejarse para que el paciente los siga tomando mientras viva. Todos, a largo plazo pueden producir efectos adversos, a veces graves. Las benzodiacepinas son fármacos que producen hábito, es muy frecuente su prescripción para el insomnio, así como sedantes de uso frecuente personas mayores, siendo causa en muchas ocasiones de frecuentes caídas, que en ancianos, se complican con fracturas de fémur u otras patologías. Los clínicos al prescribir medicamentos, piensen también en marcar pautas para su desprescripción y en caso necesario recetar alternativas.

omeprazol_y_riesgo_cardiovascular-5874397

Omeprazol y riesgo cardiovascular

1 de julio de 2015

Es sabido que el omeprazol inhibe que el clopidogrel (Plavix®) se convierta en su forma activa, por lo que los pacientes que toman al mismo tiempo los dos medicamentos, es como si no tomaran clopidogrel y por tanto tienen mucho más riesgo de trombosis. Ahora, acaba de publicarse un trabajo que advierte además, que el uso de omeprazol, aparte del caso indicado, en tratamientos crónicos, duplica el riesgo de un evento cardiovascular.

farmacogenetica-en-psiquiatria-nuevos-datos-600x315-3610742

Nuevas aportaciones de Farmacogenética en Psiquiatría

16 de noviembre de 2017

Cerca del 30% de los pacientes con depresión, abandonan el tratamiento durante el primer mes y hasta un 50%, a los 3 meses, según datos estadísticos. En el caso de pacientes psicóticos, los datos son aún más negativos, solamente un 30% cumple el tratamiento y por tanto se beneficia del mismo. Esto se debe a…