Marcadores genéticos y exclusión de celiaquía

12 de febrero de 2015

marcadores_genc3a9ticos_y_exclusion_de_celiaquia-2660602

marcadores_genc3a9ticos_y_exclusion_de_celiaquia-2660602
La celiaquía, o intolerancia al gluten, afecta al 1% de la población, lo que significa que hay mucha gente que conlleva esta enfermedad sin saber exactamente que es celíaco. Es más frecuente en mujeres que en hombres. Se estima que un 70% de los afectados tiene síntomas claros que hacen sospechar la enfermedad, pero un 30% no tiene síntomas claros y puede pasar años, incluso décadas, sobrellevando el proceso.
Los síntomas más frecuentes que se suelen presentar son: diarrea y en otros casos restreñimiento, hinchazón del abdomen, aftas en la boca o reflujo gastroesofágico. Las consecuencias a largo plazo son: osteoporosis, anemia, aumento de las transaminasas y abortos espontáneos. Los pacientes, pueden también tener más riesgo de enfermedades autoinmunes como tiroiditis, dermatitis herpetiforme y diabetes tipo I. En resumen la celiaquía es a veces difícil de diagnosticar precozmente y es importante, ya no solamente para la enfermedad en sí, sino por el riesgo a largo de plazo de procesos autoinmunes asociados.
Las pruebas de laboratorio son principalmente la determinación de anticuerpos antiglutaminasa y anticuerpos antiendomisio en suero, y quizás la definitiva pero más invasiva, es la biopsia de villi intestinal par ver su atrofia. Según la clasificación de Oslo la celiaquía se clasifica en: 1.- Clásica = Síndrome mal absorción (diarrea y pérdida de peso) independientemente de otros síntomas extra intestinales. 2.-No clásica =  síntomas digestivos (sin diarrea) y otros signos extra intestinales. 3.- Subclínica = no hay síntomas claros y bajo nivel de detección.
Estas formas son las que se conllevan durante años. Las pruebas de laboratorio antes mencionadas a veces no son concluyentes, con valores que se dan como “bordeline” (próximos), en especial en las del grupo de tipo 3. (Ludvigsson JF et al. The Oslo definitions for coeliac disease and related terms. Gut 2013, 62:43–52).
La celiaquía es una enfermedad genética y que se diagnostica mediante el test de presencia o ausencia de los antígenos de histo incompatibilidad en leucocitos HLAQ2 y HLAQ8. Si ambos salen negativos, no hay celiaquía. Si ambos están presentes, hay celiaquía (aunque todavía no haya signos clínicos). Uno solo presente, probablemente será celiaquía del tipo 3. Esta prueba se puede determinar bioquímicamente en un análisis de sangre, pero también se puede determinar genéticamente, en una muestra de saliva, es una prueba muy económica y aporta una información personalizada, que permite precisar el diagnóstico evitando muchos problemas posteriores. Ahorra a su vez repetición de análisis y sobre todo, evita biopsias intestinales innecesarias, además de facilitar el tratamiento, ya que directamente descarta o afirma la enfermedad.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®


Artículo relacionado:
La enfermedad celíaca: Diagnóstico sencillo de exclusión: “Test genómico de intolerancia al gluten”

Eugenomic® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

Artículos relacionados

bifosfonatos-desprescripcion-600x315-1435579

Bifosfonatos: prescribir por tiempo limitado

26 de septiembre de 2017

El 80% de personas con osteoporosis son mujeres. La menopausia es la causa principal de osteoporosis, debido a la disminución de los niveles de estrógenos. Es una enfermedad que no provoca síntomas, pero cuando aparece es discapacitante debido a las fracturas que ocasiona. Uno de los tratamientos más prescritos, para prevenir la osteoporosis, son los medicamentos del grupo de los bifosfonatos. Pero conviene tener en cuenta que a largo plazo, producen unas modificaciones en la estructura ósea, que la hacen más frágil. Dar bifosfonatos es útil y beneficioso, pero que no debiera rebasarse los cinco años de tratamiento, transcurridos los mismos, deberían buscarse terapéuticas alternativas.

antidoto-anticoagulantes-orales-noac-600x315-3603891

Antídoto de urgencia para nuevos anticoagulantes (NOAC)

6 de septiembre de 2018

Los nuevos anticoagulantes orales (NOAC) hasta hace pocos años no tenían antídotos en caso de sangrado. Recientemente han sido aprobados los fármacos que contrarrestan su acción, tanto para el dabigatrán como para los más recientes rivaroxabán, apixabán y edoxabán. Sin embargo, mientras los anticoagulantes clásicos acenocumarol y warfarina se pueden monitorizar para llevar el control del tratamiento, no ocurre con los NOAC, y aunque se diga comercialmente que no hace falta, no es que no haga falta, sino que no hay una prueba de laboratorio para su control. Por este motivo, es importantísimo extremar la revisión de interacciones de medicamentos y aplicar correctamente la Farmacogenética, ya que se registran hemorragias como efecto secundario.

acido_acetilsalicc3adlico_aspirina_prevencion_primaria-1505459

Ácido acetil-salicílico (Aspirina®) como prevención primaria en riesgo cardiovascular

15 de mayo de 2014

El 2 de mayo 2014, la FDA-USA, acaba de posicionarse de nuevo sobre el uso de Aspirina® (y que afecta a otras formas o marcas con ácido acetil-salicílico), para prevención primaria de riesgo cardiovascular. La FDA ha denegado la solicitud realizada por Bayer, en la que solicitaba permitir su incorporación en sus folletos, como nueva aplicación.

urgencias-reacciones-adversas-medicamentos-fb-600x315-7361416

Visitas a urgencias por reacciones adversas a los medicamentos

17 de noviembre de 2016

Según estudios de la Unión Europea, el 5% de todos los ingresos a urgencias son debidos a las Reacciones Adversas a los Medicamentos. Estiman, que en la UE se ocasionan 197.000 muertes al año por esta causa, y que cuesta a los sistemas de salud unos 145.000 millones de euros. Preocupa a algunos mucho más lo que cuesta hacer una prueba de Farmacogenética, que sólo debe hacerse una vez en la vida. En cambio no preocupa, las miles de muertes y los miles de millones de euros que cuesta no hacerlas.