Asociación entre celiaquía y neuropatías

4 de junio de 2015

asociacic3b3n_entre_celiaquc3ada_y_neuropatc3adas-4505943

asociacic3b3n_entre_celiaquc3ada_y_neuropatc3adas-4505943
La celiaquía es una enfermedad que produce inflamación en el intestino delgado, esto impide la absorción de componentes importantes de los alimentos. El daño que provoca a la mucosa del intestino proviene de una reacción a la ingestión de gluten que se encuentra en el trigo, cebada, centeno y posiblemente la avena, en alimentos elaborados con estos ingredientes.
Los síntomas de la celiaquía son: hinchazón, dolor abdominal y diarrea, aunque en ocasiones puede cursar con estreñimiento, náuseas, vómitos o pérdida de peso, muchas veces no relacionados con esta causa.
No hay un tratamiento específico, tan sólo una vez diagnosticado el síndrome, la única terapia es hacer una dieta completamente privada de gluten.
La celiaquía es una respuesta inmunológica anómala frente al gluten, mediada por linfocitos T. Es una enfermedad genética que se expresa en el 1% de la población, aunque no todas las personas que genéticamente son portadoras, la padecen. El problema añadido es que la celiaquía puede ir asociada a más riesgo de otras enfermedades como anemia, osteoporosis y sobre todo enfermedades autoinmunes, así como otras intolerancias, como a la lactosa.
Las pruebas de laboratorio una vez ya instaurada la enfermedad, son la determinación de anticuerpos antigliadina y antiendomisio. En ocasiones se precisa recurrir a una biopsia intestinal, prueba muy agresiva. Hay un test genético que excluye la enfermedad –muy importante-, pero no confirma que haya expresado la enfermedad.
Recientemente se ha publicado un importante trabajo que relaciona la celiaquía con mayor riesgo de neuropatía periférica (lo cual ocasiona dolor, pérdida de la sensibilidad e incapacidad para controlar los músculos entre otras consecuencias). Se ha realizado el estudio en Suecia y de sus registros de salud localizaron 28.232 pacientes con celiaquía confirmada con biopsia intestinal. Encontraron que los celíacos tienen cuatro veces más riesgo de manifestar una neuropatía que las personas sin celiaquía. (Thawani SP et al (2015) Risk of Neuropathy among 28.232 Patients with Biopsy-Verified Celiac Disease. JAMA Neurol. 2015 May 11. doi: 10.1001).
Los diferentes tipos de neuropatía encontrados fueron: Neuropatía inflamatoria desmielinizante (factor de riesgo 2.8), neuropatía autonómica (factor de riesgo 4.8), y mononeuritis multiplex (factor de riesgo 78.9). Pero lo que también encontraron es que a su vez, las personas con neuropatía, tienen 18 veces más riesgo de padecer además celiaquía, aunque no la hayan manifestado. Por lo tanto las personas que presentan una neuropatía debería aconsejarse que se hagan el test genético de celiaquía, ya que tienen un riesgo mucho más alto de manifestar esta enfermedad.

El test genético de diagnóstico de la celiaquía consiste en determinar la positividad a los antígenos de membrana HLA DQ2 (el 93% de los celíacos lo tienen positivo) y HLA DQ8 (son positivos un 5% de los celiacos). El valor de la prueba es de exclusión, es decir si los antígenos salen negativos se puede excluir que se padece una celiaquía, aunque como hemos indicado, no todos los positivos manifiestan la enfermedad. En estos casos, si hay síntomas y además la prueba genética es positiva, es cuando debe recurrirse a su confirmación mediante test bioquímicos o biopsia intestinal.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®


Artículos relacionados:
Marcadores genéticos y exclusión de celiaquía.
• Diagnostico sencillo de exclusión: “Test genómico de intolerancia al gluten”.
Eugenomic® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

Artículos relacionados

Cáncer gástrico, omeprazol y otros IBPs

21 de diciembre de 2017

Cuando se prescriben IBPs (omeprazol, pantoprazol, etc.) se debe prever cuando se dejarán de tomar, y salvo excepciones, no se deben recetar para una administración permanente. Son medicamentos que tienen muchos efectos adversos, como osteoporosis, ya que inhiben la absorción del calcio y del magnesio. Malabsorción de la vitamina B12 y por tanto riesgo de anemia. Facilitan también la implantación de Clostridium difficile, que causa trastornos intestinales graves, entre otros. Cuando se prescriben IBPs, al igual que para la mayoría de fármacos, se debe estudiar previamente posibles variantes genéticas y valorar las interacciones con otros medicamentos que esté tomando el paciente.

plantilla_blog_03-3-600x315-1152801

Dificultad en conciliar el sueño

6 de agosto de 2020

El insomnio es un trastorno frecuente, que causa dificultad en conciliar el sueño. Muchas personas tienen dificultades para dormir. Se sienten cansadas, tienen sueño, pero al meterse en la cama, o al poco rato, no pueden lograr el sueño, o solo mantenerlo poco tiempo, sin lograr volver a dormir. A veces es porqué se sigue […]

Guías de tratamiento del dolor en urgencias

29 de noviembre de 2018

Es frecuente que, ante una queja de dolor importante, se prescriba de entrada un analgésico opioide. La American Academy of Emergency Medicine, ha publicado un posicionamiento en el que recomiendan como primera opción, se prescriba un antiinflamatorio no esteroideo (AINE), que deberá administrarse a su nivel de eficacia más bajo, con un tratamiento lo más corto posible. El efecto de los medicamentos y sus consecuencias, puede venir en gran manera debido a los genes de cada paciente. También por las posibles interferencias con otros medicamentos, recetados o no por otro prescriptor. Consultar antes de prescribir, un software de interpretación de Farmacogenética, es la ayuda más eficaz para conocer los efectos beneficiosos o adversos, que podrán ocasionar al paciente.