Depresión en el embarazo y cerebro del niño

23 de marzo de 2017

Depresión en el embarazo y cerebro del niño
Las mujeres que toman anticonceptivos hormonales, tienen más riesgo de sufrir depresiones. Tema ya comentado, el 16 de febrero 2017 en otro blog. Por lo que se aconseja a los Ginecólogos, cuando los prescriben, hagan un seguimiento periódico a sus pacientes. Prestando especial atención al posible desarrollo de algún proceso depresivo.
En el caso de mujeres embarazadas, la depresión también puede tener consecuencias, en este caso en el niño. Acaba de publicarse un trabajo en Biological Psychiatry, realizado en la Universidad de Calgary (Canadá), que alerta:

Si la depresión afecta en el segundo trimestre del embarazo, influye en la estructura cerebral del feto y a su posterior desarrollo.

En anteriores estudios epidemiológicos ya se había observado que algunos niños de madres depresivas, presentaban trastornos de conducta y problemas de aprendizaje.
Los investigadores estudiaron 52 mujeres. En ellas se disponía de los datos de un estudio de riesgo de depresión y su evaluación según la norma “Edinburgh Postnatal Depression Scale (EPDS)”. Con datos de cada trimestre del embarazo, y tres meses después del parto.

Este es el primer estudio que encuentra una relación entre la depresión y la estructura cerebral de los niños.

A los niños se les realizó un estudio por resonancia magnética cerebral, entre los 2 y 5 años.  Estudiaron la estructura de la sustancia blanca y el espesor de la capa cortical. Encontraron que el espesor de la capa cortical en dos áreas del hemisferio derecho, se relaciona con depresión en la madre, en el segundo trimestre. Mientras que las depresiones del primer y tercer trimestre no presentaron variaciones significativas.
El capítulo “Editorial” de la citada revista, la Dra. Amalia Londono, hace una interesante evaluación de las posibles causas por las que se pueden producir estos efectos. Aconsejo su lectura.

A medida que los métodos de diagnóstico progresan, podemos evaluar el efecto de muchas variables, que hace años se intuían, pero no se podían comprobar.

Están apareciendo muchos trabajos sobre carencias de vitaminas, oligoelementos y complementos nutricionales durante el embarazo y alteraciones en el feto. También los efectos sobre el futuro desarrollo del niño. Recordemos la ya conocida desde hace muchos años, de la asociación de déficit de folato y espina bífida.
Ahora se evidencia que alteraciones psíquicas de la madre, en el segundo trimestre del embarazo, pueden presentar efectos negativos en el desarrollo cerebral del feto. Secuelas que pueden perdurar por lo menos hasta los cinco años. Procurar el bienestar de la madre y del recién nacido, es el deseo de cualquier obstetra.

Conocer esta información, puede contribuir, no sólo a un embarazo satisfactorio, sino también a colaborar en la salud del hoy feto, pero mañana ciudadano.

Sin olvidar, al prescribir fármacos, en el caso comentado de antidepresivos a una embarazada, su posible teratogenia. Es muy importante que las dosis sean las adecuadas para cada paciente.
Evitar los efectos adversos por sobredosis al feto, es otra cuestión muy importante a tener en cuenta. Tema que sólo se puede conocer con certeza, analizando las posibles alteraciones genéticas y consultando en un software de Farmacogenética. Esto es: aplicar correctamente la Farmacogenética.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®
Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

Artículos relacionados

Cáncer gástrico, omeprazol y otros IBPs

21 de diciembre de 2017

Cuando se prescriben IBPs (omeprazol, pantoprazol, etc.) se debe prever cuando se dejarán de tomar, y salvo excepciones, no se deben recetar para una administración permanente. Son medicamentos que tienen muchos efectos adversos, como osteoporosis, ya que inhiben la absorción del calcio y del magnesio. Malabsorción de la vitamina B12 y por tanto riesgo de anemia. Facilitan también la implantación de Clostridium difficile, que causa trastornos intestinales graves, entre otros. Cuando se prescriben IBPs, al igual que para la mayoría de fármacos, se debe estudiar previamente posibles variantes genéticas y valorar las interacciones con otros medicamentos que esté tomando el paciente.

cancer_y_obesidad-3291215

Cáncer de mama en España

7 de noviembre de 2014

Recientemente se han detectado cambios en un grupo de siete genes, que evaluados en conjunto ofrecen un valioso índice de riesgo de padecer un cáncer de mama “esporádico” independiente del THS, lo que permite en las mujeres de riesgo alto, extremar las exploraciones preventivas con el fin de su detección precoz, incluso en edades en las que los protocolos todavía no aconsejan hacer medidas preventivas.

Soja, tamoxifeno y cáncer de mama

2 de junio de 2017

La soja es beneficiosa para las mujeres debido a las isoflavonas que contiene, cuya estructura es similar a los estrógenos. Se ha comprobado que las mujeres japonesas, que su dieta habitual es alta en soja, tienen cinco veces menos de cáncer de mama que las mujeres con dieta occidental. La soja también es una ayuda cuando llega la menopausia, ya que disminuye sus síntomas. En un muy reciente trabajo se ha visto además, que la ginesteina, principal isoflavona de la soja, facilita y mejora el tratamiento con tamoxifeno.

Adherencia a los medicamentos en España

24 de noviembre de 2017

En España sólo el 50% de los pacientes crónicos, cumplen los tratamientos prescritos por los profesionales sanitarios. La falta de adherencia, se ha asociado a una disminución de la calidad y de la esperanza de vida. Origina un peor control de la enfermedad, e incrementa sus complicaciones. Además repercute en un aumento de las consultas, hospitalizaciones y pruebas complementarias, con el consiguiente incremento del gasto sanitario. Principalmente este hecho se asocia al nivel social, educación, falta de apoyo familiar y problemas psicológicos. Destacando que los efectos adversos provocados por una inadecuada  medicación, en muchos casos son la causa.