Diabetes e interacciones en la medicación

28 de marzo de 2018

diabetes-600x315-7587422

diabetes-600x315-7587422
Según datos de la “Fundación para la Diabetes”, el 13,8% de los españoles mayores de 18 años, tiene diabetes tipo2.
En España más de 5,3 millones de personas deben recibir tratamiento farmacológico, además de unos hábitos alimentarios adecuados.

Las interacciones con otros medicamentos que toman estos pacientes además de los antidiabéticos, justifican en muchos casos una pérdida de efecto del tratamiento.

La diabetes se clasifica en dos grupos:
Tipo 1, que es la congénita que requiere insulina desde edades tempranas.
La tipo2, que es la del adulto, y que en muchos casos conlleva factores genéticos multifactoriales. En ella, domina el efecto de la alimentación rica en hidratos de carbono, el sedentarismo y en general, malos hábitos de vida.
Este mes de marzo se ha publicado en Lancet Diabetes and Endocrinology, una nueva clasificación de la diabetes tipo 2. Subgrupos encaminados a personalizar más el tratamiento y los controles. Trabajo realizado con los datos de la Sanidad de Suecia y Finlandia, de unos 15.000 pacientes diabéticos.
Los antidiabéticos son un grupo muy heterogéneo de fármacos, con diversas vías de actuación para cumplir el objetivo de normalizar los niveles de glucosa.
Su larga lista se puede revisar en la web de la Asociación Diabetes Madrid.
Cada uno de los medicamentos antidiabéticos, tiene un metabolismo determinado y les afectan la actividad de las enzimas hepáticas que los metabolizan.

También influye la actividad de las proteínas transportadoras de membrana, su absorción intestinal, su entrada en el hígado y su eliminación por la orina.

La actividad funcional de todas estas enzimas y proteínas transportadoras, depende de sus respectivos genes y polimorfismos, que pueden alterar el efecto farmacológico.
Recientemente se ha publicado un estudio sobre interacciones entre medicamentos, en 729 pacientes en tratamiento con antidiabéticos.
De ellos, solo el 59%, según los análisis de la Hemoglobina Glicosilada (HbA1c), tenían regulada su glucemia a los niveles deseados
Por si había interacciones que lo pudieran justificar, se revisaron 200 pacientes cuyos niveles estaban fuera de rangos deseables, a pesar de seguir el tratamiento.
Vieron que en este grupo de pacientes, cada uno tomaba un promedio de 6 medicamentos. En 46 de ellos, encontraron que tenían casi dos interacciones entre medicamentos, por paciente.

Dichas interacciones justificaban la pérdida de efectividad del antidiabético.

Las interacciones más frecuentes fueron con diuréticos, que provocaban una mayor eliminación del antidiabético.
Según el ensayo vieron que los niveles en sangre del fármaco eran menores a los esperados, y los niveles de la glucemia más altos.
Los diuréticos son el grupo de fármacos que hasta hoy se conoce, con más influencia de las proteínas transportadoras a nivel del túbulo renal.
También según variantes genéticas, en determinados pacientes, los antidiabéticos se eliminan más rápidamente por la orina y por tanto, hacen menos efecto.

Un estudio farmacogenético previo a la prescripción, y un control de las interacciones entre los medicamentos, evitan muchas visitas, análisis repetitivos, y cambios de medicación innecesarios que pueden no surtir efecto al hacerlo “a ciegas”, a fuerza de ir probando y sin una base científica.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research
Presidente de EUGENOMIC®
Video relacionado:

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

resultados-clinicos-de-aplicar-la-farmacogenetica_fb-600x315-6785361

Aplicar o no la Farmacogenética

2 de marzo de 2017

La Farmacogenética es la base para una medicación personalizada, que ya debiera practicarse de forma habitual. Su correcta aplicación evita reacciones adversas por reacciones tóxicas de los medicamentos, o fracasos terapéuticos que no solucionan o alargan innecesariamente patologías. Numerosas publicaciones lo demuestran. El pequeño gasto que supone su aplicación, se amortiza por la reducción de ingresos hospitalarios, reducción de visitas innecesarias y una disminución del gasto en medicamentos.

El reino unido autoriza el tamoxifeno para prevenir el cáncer de mama

7 de marzo de 2013

El Tamoxifeno es el tratamiento de elección para tratar el cáncer de mama positivo a los receptores de estrógenos, que suponen algo más del 50% de todos los casos. Hace años que la EMA (European Medicines Agency) lo autorizó con fines preventivos, pero hasta ahora ningún país lo había autorizado oficialmente con fines preventivos en casos de alto riesgo.

bifosfonatos-desprescripcion-600x315-1435579

Bifosfonatos: prescribir por tiempo limitado

26 de septiembre de 2017

El 80% de personas con osteoporosis son mujeres. La menopausia es la causa principal de osteoporosis, debido a la disminución de los niveles de estrógenos. Es una enfermedad que no provoca síntomas, pero cuando aparece es discapacitante debido a las fracturas que ocasiona. Uno de los tratamientos más prescritos, para prevenir la osteoporosis, son los medicamentos del grupo de los bifosfonatos. Pero conviene tener en cuenta que a largo plazo, producen unas modificaciones en la estructura ósea, que la hacen más frágil. Dar bifosfonatos es útil y beneficioso, pero que no debiera rebasarse los cinco años de tratamiento, transcurridos los mismos, deberían buscarse terapéuticas alternativas.

plantilla_blog-600x315-2864618

Prevención del cancer de mama

1 de octubre de 2019

El cáncer de mama es el más frecuente en mujeres. Es la segunda causa de muerte por cáncer después del de colon, en ambos sexos. Afecta a 1 de cada 8 mujeres. Es decir, el 12.5% de las mujeres padecerán un cáncer de mama. La edad media de diagnóstico se sitúa sobre los 62 años. […]