Dieta sin gluten más riesgo de Diabetes tipo 2

23 de marzo de 2017

dieta-sin-gluten-mas-riesgo-de-diabetes-tipo-2-600x315-7400386

dieta-sin-gluten-mas-riesgo-de-diabetes-tipo-2-600x315-7400386
La dieta sin gluten es la que deben adoptar las personas que sufren celiaquía. Patología que podríamos definir como una enfermedad sistémica inmunomediada, provocada por el gluten y prolaminas relacionadas, en personas genéticamente susceptibles (haplotipos HLA DQ2 o DQ8).
Se caracteriza por la presencia de una combinación variable de diversas manifestaciones clínicas, dependientes del gluten, anticuerpos específicos (antigliadina y antiendomisio) y enteropatía. Los pacientes deben hacer una dieta sin gluten, pues aún en pequeñas cantidades desencadena el proceso.

La celiaquía es una enfermedad genética que afecta aproximadamente al 1% de la población.

También hay la sensibilidad-intolerancia a la proteína del gluten, es decir a la gliadina. Es un proceso más difuso y puede presentarse, con dolor en las articulaciones, hinchazón abdominal, trastornos digestivos, dolor de cabeza. En estos casos no hay destrucción del epitelio intestinal. Se puede diagnosticar con pruebas de anticuerpos IgG frente a la gliadina. Afecta aproximadamente al 6% de la población.
Afortunadamente la industria alimentaria se ha sensibilizado en esta cuestión. En el mercado se encuentran muchos alimentos sin gluten. Un gran avance para la conllevancia de estos problemas en las personas afectadas.

Pero de esta amplia oferta de productos sin gluten, viene una extrapolación maximalista que suele ser frecuente en nuestra sociedad.

“El gluten es perjudicial y se debe hacer una dieta sin gluten”. Basta que alguna persona “famosa” diga en televisión o en alguna revista, que no toma gluten y se encuentra mejor, para que miles de personas empiecen a hacer una dieta sin gluten. Esto es un gran error.

Las personas que no tienen celiaquía o sensibilidad al gluten pueden y deben tomar gluten.

El gluten es un nutriente importante de nuestra dieta.  Es una proteína, por lo tanto aporta aminoácidos, minerales como el zinc, calcio, hierro; vitaminas como vitamina B1, vitamina B2, niacina, folato, y aporta también fibra. Por tanto el gluten es bueno que forme parte de nuestra dieta.
Una dieta sin gluten es más cara y más deficitaria, además es más fácil engordar, pues el gluten ayuda a saciar y si se comparan los alimentos sin gluten a los similares normales (con gluten) éstos son más bajos en calorías. Es decir a las personas que no presentan celiquía, una dieta con productos sin gluten pueden ocasionarles una tendencia a engordar.
En el congreso de la  American Heart Association’s Epidemiology and Prevention/Lifestyle and Cardiometabolic Health 2017, se ha presentado un trabajo basado en el seguimiento de mujeres del “Nurse’s Health Study”. 280.000 mujeres, que a lo largo de 30 años van aportando anualmente sus hábitos de vida, estado de salud y enfermedades, con el fin de establecer estudios epidemiológicos. Los autores estudiaron a 15.947 nuevos casos de diabetes tipo 2 y profundizaron en sus hábitos de vida, en relación a un grupo control. Vieron que las personas que toman unos 12 gramos de gluten al día, tienen un 13% menos de riesgo de tener una diabetes tipo 2, en relación a las que hacen un dieta sin o muy baja en gluten.

Otro tema es la relación entre celiaquía y diabetes tipo 1 (genética). Al ser ambas autoinmunes, se aconseja a todos los diabéticos tipo 1 hacer una prueba de celiaquía y viceversa.

También hay muchas personas que son intolerantes a la lactosa, por esto se comercializa leche sin lactosa, pero si por “moda” se toma leche sin lactosa, nos privamos de la misma, que es un importante nutriente. La conclusión es el sentido común: Tenemos que mantener una dieta variada y equilibrada en nutrientes, micronutrientes y calorías, y las dietas “sin lo que sea” son para aquellas personas que realmente lo necesiten.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®
Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

  • Test genético para la detección intolerancia al gluten/celiaquía: CELIACgenes
  • Test genético de Nutrigenética: ELIPSEgenes

Artículos relacionados

elefantes_y_cc3a1ncer-7232396

Elefantes y cáncer

4 de diciembre de 2015

Hay un gen, que los humanos tenemos una copia y los elefantes tienen 20 copias, el gen TP53 que codifica una proteína cuya función es prevenir la aparición de células cancerosas, y por ello se le denomina “el guardián del genoma” pues su función es garantizar la estabilidad del genoma y la deriva a clones celulares cancerosos. El conocimiento del porqué los elefantes tienen menos riesgo de cáncer que los humanos, refuerza las bases de la genómica, precisamente para la prevención y personalización del tratamiento del cáncer en la especie humana.

plantilla_blog-7-600x315-7582799

Niveles de colesterol en 23 países

23 de septiembre de 2019

Hoy comentaremos unos datos significativos sobre el tan conocido colesterol. Acaba de publicarse un extenso trabajo sobre la evolución de los niveles de colesterol en 23 países, desde 1980 hasta la actualidad. Se trata de una revisión, estudio, correlaciones y conclusiones de 458 trabajos sobre este tema, que engloba 82,1 millones de personas. (más…)

suplementos_de_selenio_y_cc3a1ncer-7846807

Suplementos de Selenio y cáncer de próstata

5 de febrero de 2015

Las vitaminas y oligoelementos actúan como cofactores de algunas enzimas, es decir si hay déficit, aunque haya una cantidad normal de la enzima, éstas tienen menos efectividad y por lo tanto se pueden producir disfunciones biológicas. Un ejemplo es el Selenio.

medicacion-en-geriatria-600x315-3192196

Medicación en Geriatría

28 de diciembre de 2017

En una revisión de la medicación administrada en 41 centros geriátricos de Oslo, detectaron que en el 43,3% de los casos, se habían prescrito fármacos innecesarios según la patología del paciente, que se podrían haber evitado, simplemente aplicando la Farmacogenética. Si se cambiara la forma de actuar protocolizada, y se introdujera la norma: que antes de prescribir un medicamento, se revisara en un software de Farmacogenética las posibles interacciones con los medicamentos que ya toma el paciente, sin olvidar su genética, se evitarían muchos efectos adversos y muchos fallos terapéuticos. Hay avances tecnológicos suficientes que lo avalan.