Disfunción eréctil, fármacos e interacciones

24 de mayo de 2017

disfuncion-erectil-farmacos-interacciones-600x315-9959570

disfuncion-erectil-farmacos-interacciones-600x315-9959570
La disfunción eréctil (DE) es una incapacidad sexual masculina, bastante frecuente. Ocurre cuando se tiene dificultades en conseguir mantener una erección y lograr una relación sexual satisfactoria. Esta disfunción es más común a medida que se envejece, pero es gradual y depende de muchos factores.

Es preciso hacer una anamnesis exhaustiva y no caer en la banalidad, como primera opción, de recetar fármacos tipo inibidores de la 5-fosfo-diesterasa (I-5PD).

Antes de administrar fármacos como sildenafilo, tadalafilo, vardenafilo, avanafilo (Viagra®, Cialis®, Levitra®, o Spedra®). Lo primero que hay que descartar son las causas psicológicas generales que pueda tener el paciente. Además de las específicas de la relación con su pareja.
Una de las causas más frecuentes es la patología microvascular, que se da con frecuencia en diabéticos. Por un mecanismo parecido al que esta enfermedad produce la retinopatía o nefropatía diabética. Causas hormonales, aunque con menos frecuencia de lo que se cree. La testosterona tiene un papel importante en la lívido, pero no en la erección propiamente dicha.
Además, otras causas frecuentes, que desgraciadamente no siempre se tiene en cuenta, y que no suele advertirse, es que muchos fármacos producen disfunción eréctil. Por ejemplo, los alfa bloqueantes (tamsulosin, el más prescrito), que se recetan para aliviar la nicturia provocada por una hiperplasia de próstata. Muchos antidepresivos, y una larga lista que con más o menos fuerza y frecuencia se citan en el fichero específico de Medline Plus.
Aceptemos que tras este proceso previo de anamnesis, se llega a la conclusión que para mejorar la función eréctil, hay que prescribir los i-5PD, (Viagra®, Cialis®, Levitra®, los más prescritos). Debe tenerse en cuenta, que estos fármacos presentan muchas interacciones con otros medicamentos que puede estar tomado el paciente, y pueden provocarle reacciones adversas, a veces graves.
Acaba de publicarse un trabajo que estudia los efectos adversos y sus causas en el seguimiento de 266 pacientes, a los que se prescribieron estos fármacos y se observaron diferentes reacciones adversas.

Uno de los efectos adversos más frecuentes, es por la prescripción de fármacos para la nicturia y añadir I-5PD para mejorar su disfunción.

Los pacientes estaban tomando alfa-bloqueantes para la próstata. Mencionaban que les había aparecido la disfunción eréctil, y para corregirla se les había prescrito un I-5PD. Precisamente, la asociación de ambos fármacos produce crisis de hipotensión, con incluso caídas, que a veces provocan fracturas. Lo correcto hubiera sido cambiar los alfa-bloqueantes por otros medicamentos que no produzcan disfunción eréctil, o incluso la posible cirugía de próstata, y no pretender corregirlo con los I-5PD.
Por lo tanto, los efectos adversos que en un paciente puede provocar un fármaco, deben corregirse sustituyéndolo por otro fármaco de similar acción terapéutica, pero que no le produzca un efecto contraproducente.

En consecuencia, conviene considerar las interacciones entre fármacos y sus posibles efectos adversos.

Entre ellos, los numerosos fármacos que son inhibidores potentes de la enzima hepática CYP3A4, que elimina la mayoría de I-5PD, pueden producir efectos de sobredosis, con crisis de hipotensión en los pacientes. Sin olvidar los polimorfismos genéticos del paciente que pueden afectar a las enzimas involucradas en el metabolismo de los fármacos administrados.
Actualmente los clínicos tienen herramientas suficientes, consultando y siguiendo las indicaciones de un software de Farmacogenética, pueden evitar los muchos efectos adversos que pueden sobrevenir a consecuencia de una contrapuesta prescripción.

La consulta a un software de Farmacogenética, es una garantía para el paciente, y una seguridad para el médico.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
International Delegate of the World Society of Anti-Aging Medicine
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®
Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

zolpidem-1-5084209

Zolpidem para dormir

27 de septiembre de 2013

Uno de los fármacos que más se prescriben para el insomnio es el Zolpidem vendido como genérico con este nombre y con las marcas comerciales Dolparan® y Stilnox®, todo ellos en comprimidos de 10 mg. Acaba de publicarse un trabajo (1) que alerta de que si los niveles en sangre superan los 50 ng/ml, puede haber somnolencia y riesgo de accidentes si se conduce.

nuevos_anticoagulantes-1211651

Nuevos anticoagulantes

2 de mayo de 2014

Con anterioridad ya nos hemos referido en diversas ocasiones, sobre la acción de los nuevos anticoagulantes orales (Dabigatran®, Rivaroxaban® y Apixaban®) que recientemente se han incorporado al arsenal terapéutico como alternativa a los cumarínicos (Sintrom®, acenocumarol y warfarina). Indicando sus ventajas y sus inconvenientes.

fc3a1rmacos_en_geric3a1tricos-4248912

Uso de fármacos en centros geriátricos

8 de octubre de 2015

La polimedicación, no muy bien justificada y controlada, es un riesgo para la salud, y uno de los colectivos más afectados es el de los ingresados en centros geriátricos. La complejidad de los fármacos, unido al incremento de prescripciones, hace necesario evitar los muchos efectos adversos que pueden ocasionar. Sin tener en cuenta, que desde el punto de vista económico, el coste de un estudio de Farmacogenética es irrisorio comparado con el que supone una hospitalización, debida a una medicación no adecuada.

marcadores_genc3a9ticos_y_exclusion_de_celiaquia-2660602

Marcadores genéticos y exclusión de celiaquía

12 de febrero de 2015

La celiaquía es a veces difícil de diagnosticar precozmente y es importante, ya no solamente para la enfermedad en sí, sino por el riesgo a largo de plazo de procesos autoinmunes asociados.