Dolor neuropático. fármacos para su tratamiento

16 de marzo de 2020

plantilla_blog_02-600x315-5876365

plantilla_blog_02-600x315-5876365
El dolor neuropático, es una alteración en las estructuras del sistema nervioso, que interpreta estímulos sensoriales normales (de temperatura, tacto, etc.) como si fueran sensaciones muy dolorosas.
Puede estar ocasionado por daño en los nervios periféricos (dolor neuropático periférico) o por daño en la médula espinal o cerebro (dolor neuropático central). Es un dolor que aparece sin necesidad de que exista realmente una amenaza.
La Sociedad Española de Neurología, estima que en España afecta a más de 3 millones de personas.  Diversos estudios señalan que el número de nuevos casos crece cada año, como consecuencia del aumento de las expectativas de vida, y por distintas enfermedades.
Es un dolor que tiene una gran importancia social, ya que es muy incapacitante, aunque en sí mismo, no es “una enfermedad grave”.
Las personas afectadas tienen muchos problemas en cumplir de forma eficaz su trabajo habitual. Se asocia también de forma muy frecuente a la ansiedad (en el 63% de los casos) y a la depresión (56%).
También, hay una frontera muy estrecha entre el dolor neuropático y la fibromialgia, que es una patología debilitante caracterizada por un dolor extendido y persistente en las articulaciones, los músculos, los tendones y otros tejidos blandos.
No es sencillo su diagnóstico. Y su control se hace más complejo, cuanto más tiempo se padece.
Como ya hemos comentado en otras ocasiones, tenemos métodos para medir la temperatura, la presión arterial, la frecuencia cardíaca, y otros muchos, pero no tenemos “dolorímetros” para medir el dolor, y menos para comprobar de forma objetiva, los efectos del tratamiento.
El dolor, sea del origen que sea, cuando es insoportable para el paciente debe tratarse. Sin embargo, no es fácil encontrar un resumen sobre el tratamiento de este dolor.
El grupo “Australian Prescriber”, asociación que se dedica a recomendaciones prácticas en prescripción de medicamentos, publicó una nota muy didáctica que paso a comentar.
Neuropathic pain: current definition and review of drug treatment.
El primer concepto importante es, que no hay que tratar “un dolor”, sino que hay que “tratar a la persona como un todo que tiene dolor”, y no fijarse tan solo en el dolor.
Es decir, considerar si el dolor puede estar asociado a otro proceso, y en tal caso, se debe acometer también el tratamiento de la enfermedad desencadenante.
Nos presentan la tabla de tratamientos propuesta por la International Association for the Study of Pain.
Primera línea: Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y noradrenalina SNRIs:
Fluoxetina y duloxetina. Tener en cuenta que ambos fármacos son inhibidores competitivos potentes del CYP2D6 y pueden por tanto interferir con muchos medicamentos. Entre ellos muchos opioides. Son sustratos del CYP2D6, y la duloxetina también del CYP1A2. Por tanto, antes de recetarlos, se debe conocer el fenotipo del paciente para estos genes.
También recomienda los antidepresivos tricíclicos: Imipramina y amitriptilina, que son también substratos del CYP2D6 y además del CYP2C9.
No son inhibidores moderados o potentes de ningún CYP. Por tanto, en ambos fármacos, se ha de tener en cuenta la genética del paciente, por lo que respecta a los genes: CYP2D6 y CYP2C9
Dentro de este grupo, sugieren también para un primer intento, los antiepilépticos gabapentina y pregabalina, de eliminación renal, sin metabolismo hepático y sin casi interferencias.
La gabapentina es inhibidor débil del CYP1A2. Puede empezarse por ellos, aunque su potencia analgésica es inferior a los anteriores.
Segunda línea: Cuando el dolor esté localizado en una zona concreta, se pueden probar parches de lidocaína o capsaicina (8%). Y se sugiere un opioide, el tramadol, que es sustrato primario del CYP2D6 y del CYP3A4.
No obstante, volvemos al tema de los polimorfismos genéticos del CYP2D6 y a los muchos fármacos que interfieren con ellos. Imprescindible por tanto, el control genético y las interacciones entre medicamentos.
Tercera línea: Entran ya con los opioides de mayor potencia.
Aquí el tema es complejo, ya que se deben prescribir con criterios farmacogenéticos,  además de considerar las interacciones con el conjunto de la medicación, así como prescribir la dosis adecuada a cada persona. Sin dejar de valorar, los posibles efectos consecuentes del tratamiento con opiodes.
Recordar además, que muchos de estos fármacos son substratos del CYP2D6. y que algunos son profármacos.
Nos hemos referido al tema del dolor dada la gran importancia que afecta a una gran parte de la población. Dolor no ligado directamente a una lesión, trauma, o patología concreta.
La forma más objetiva que se dispone para su debido control, es tener un estricto conocimiento de cómo actúa exactamente el tratamiento. Para ello es preciso prescribir teniendo en cuenta la genética del paciente y todas las interacciones con el conjunto de la medicación.
Consultar un software de interpretación de Farmacogenética es una herramienta muy útil para una prescripción personalizada y conseguir la mayor eficacia terapéutica y el menor número de efectos adversos o fallos terapéuticos.
 
Dr. Juan Sabater -Tobella
European Specialist in Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de Eugenomic
 
Artículos relacionados

Artículos relacionados

Adherencia a los medicamentos en España

24 de noviembre de 2017

En España sólo el 50% de los pacientes crónicos, cumplen los tratamientos prescritos por los profesionales sanitarios. La falta de adherencia, se ha asociado a una disminución de la calidad y de la esperanza de vida. Origina un peor control de la enfermedad, e incrementa sus complicaciones. Además repercute en un aumento de las consultas, hospitalizaciones y pruebas complementarias, con el consiguiente incremento del gasto sanitario. Principalmente este hecho se asocia al nivel social, educación, falta de apoyo familiar y problemas psicológicos. Destacando que los efectos adversos provocados por una inadecuada  medicación, en muchos casos son la causa.

plantas-medicinales-embarazo-600x315-8043105

Plantas medicinales en el embarazo

25 de enero de 2018

Un cáncer, debe medicarse según los protocolos aceptados internacionalmente, con los fármacos más adecuados. Dar tratamientos a base de hierbas, extractos, zumos, aunque sean “naturales”, puede anular los efectos de la terapéutica o inducir que produzcan sustancias tóxicas. En ningún caso deben administrarse productos, sin previo conocimiento de los oncólogos.Por su parte la FDA alerta a las compañías que comercializan productos derivados de la marihuana, que no se pueden utilizar para tratar el cáncer, como algunos grupos pretenden impulsar, ya que no se ha demostrado que estos productos sean seguros y efectivos.Sin embargo, por su parte la OMS recientemente ha publicado un informe, en el que avala el uso del cannabidiol en el tratamiento de la epilepsia, y da el visto bueno a su comercialización.

riesgo-infarto-fumadores-jovenes-fb-600x315-8321229

Riesgo de infarto en fumadores jóvenes

19 de enero de 2017

  Fumar influye de forma evidente en el riesgo de infarto de miocardio, especialmente en personas de menos de 50 años. Pero desgraciadamente cuando se habla con fumadores y se les indica el aumento de sus riesgos, con frecuencia responden: “ya lo se”, “estoy cansada/o del mismo rollo”, o a lo sumo, “total, por lo poco que fumo…”Pero el problema es que también fumar poco, es malo. Según un estudio publicado en la revista JAMA, en enero de este año 2017, concluye que los fumadores de un cigarrillo al día, tienen un riesgo relativo de un 64% más de sufrir un cáncer de pulmón o de mortalidad, respecto a los que no han fumado nunca.

depresion-y-enfermedad-cerebrovascular-1383558

Depresión y enfermedad cerebrovascular

12 de junio de 2015

En la actualidad, debido a los graves problemas económicos que afectan a un colectivo importante de nuestra población, hay un repunte de casos de depresión. Acaba de publicarse un trabajo, que relaciona sufrir una depresión con el aumento de accidente cerebrovascular. La conclusión ha sido, tener una depresión prolongada aumenta el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular. Por tal motivo, es importante que los síndromes depresivos sean tratados de la forma más rápida y eficaz posible y la Farmacogenética puede ayudar a conseguirlo.