Dormir mal y dolor

24 de noviembre de 2017

dormir-mal-y-dolor-600x315-1553463

dormir-mal-y-dolor-600x315-1553463
Es frecuente que las personas que tienen dolor, duerman mal. Pero acaba de publicarse un importante trabajo: «Effects of sleep changes on pain-related health outcomes in the general population» que nos demuestra que dormir mal puede ser precisamente la causa del dolor.
Se trata de un estudio de revisión. Se hizo una búsqueda de trabajos que relacionaban cantidad y calidad del sueño y dolor, en las bases de información médica: PubMed, MEDLINE, Ovid EMBASE, y Proquest PsycINFO. Se encontraron 16 estudios longitudinales sobre el tema y en conjunto involucraba a 61.000 personas.
El trabajo es complejo y nada fácil de interpretar. Se trata de ligar resultados de 16 trabajos diferentes y no siempre es fácil. Hay un concepto que me gustaría destacar.
En algunos trabajos se demostró que, dormir poco disminuye las células NK (Natural KIller), que son las células encargadas de ayudar a los macrófagos a la destrucción de virus, bacterias y células cancerosas. Si se restablecían las horas de sueños, se normalizaba el número de células NK.
Esto nos señala una secuencia:

A menos horas de sueño, menos defensas. Más riesgo de infecciones. Mayor secreción de moléculas de la inflamación (interleukinas). Aumento del estrés, rotura del biorritmo de cortisol y cronificación de las dificultades para dormir.

Hay dos conceptos clave: Cantidad de sueño y calidad del sueño.
Dormir poco, en muchos casos se asoció a más frecuencia de referir dolor. Pero no siempre que se restablecían las horas de sueño, se mejoraba el dolor.
Quizás lo más constante en los diferentes trabajos fue la calidad del sueño.
Se vio, que si mediante medicación, corrección dietética o ayuda psicológica, (en los casos con problemas de esta índole), al mejorar la calidad del sueño, se les mejoraba el dolor. Obviamente esto no afectaba a personas con artritis manifiesta, o patologías definidas.
El resumen del complejo trabajo, es:

Dormir poco y en particular, el deterioro de la calidad de sueño, tiene un efecto negativo sobre el dolor, y puede ser una causa que lo desencadene.

Y vuelvo la vista atrás sobre varios blogs recientes, haciendo eco del gran aumento de la prescripción de opioides para el dolor.
De este trabajo se desprende un concepto muy claro, práctico y sencillo:
Cuando un paciente refiera dolor, sin que se encuentre una causa orgánica específica, antes de prescribirle un analgésico, se le debiera preguntar: ¿Cuántas horas duerme? ¿Duerme bien?
Según la respuesta, antes de prescribir un analgésico, tratar de mejorar su cantidad o calidad del sueño.

Sin embargo, conviene recordar que prescribir analgésicos y sobre todo opioides, puede desencadenar efectos adversos graves, dependiendo de variantes genéticas del paciente.

Que además, hay interacciones entre fármacos que pueden ser mortales.
Entre ellas, como ya hace poco hemos referido, la comedicación de opioides con benzodiacepinas, que puede producir –y produce- muchas muertes, por depresión del sistema nervioso central, que deriva en depresión respiratoria.
Adjuntamos el link de la reciente Comunicación de Seguridad de la FDA-USA, del 20-10-2107, (Strongest Warning) alertando que NO deben prescribirse conjuntamente opioides con benzodiacepinas, por riesgo de muerte.

Termino como casi siempre: Primum non nocere.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®
Video relacionado:

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

plantilla_blog-600x315-3583530

ASPIRINA® y riesgo cardiovascular

6 de marzo de 2019

El articulo “top ten” , es decir el más leído de enero de 2019, publicado en la prestigiosa revista JAMA, ha sido: Association of Aspirin Use for Primary Prevention With Cardiovascular Events and Bleeding Events.A Systematic Review and Meta-analysis. “Prevención primaria”, son las acciones destinadas a prevenir la aparición de enfermedades. Esto es, cualquier modificación […]

plantilla_blog-600x315-4172785

Prevención y riesgo del cáncer de mama esporádico

10 de febrero de 2020

En un blog del mes de setiembre de 2019, nos referíamos al posicionamiento de la US Preventive Services Task Force, máxima autoridad en Medicina Preventiva, sobre el uso de medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de seno. Recomendaba el tratamiento preventivo con tamoxifeno, raloxifeno, inhibidores de la aromatasa como el anastrozol, en mujeres con […]

intervenciones-quirurgicas-y-opioides-600x315-9756801

Opioides e intervenciones quirúrgicas

10 de mayo de 2018

Existe una seria preocupación en el mundo sanitario por el aumento del consumo de opioides. Preocupa no solo la gran demanda, sino los graves efectos adversos que pueden ocasionar, debido tanto a la variabilidad de genética de algunos pacientes, como por las interacciones con otros fármacos que el paciente tome, como son benzodiacepinas, sedantes, relajantes musculares o antipsicóticos, además de que en algunos casos pueden ocasionar adicción. Por estos motivos, se aconseja ser muy prudentes al prescribir opioides, y sobre todo no hacerlo sin haber realizado previamente un estudio farmacogenético al paciente.

Antidiabéticos: elección cuidadosa

29 de noviembre de 2018

La diabetes tipo 2 depende en gran parte de los hábitos de vida del paciente. Por otro lado la medicación, en líneas generales, va ligada en muchos casos a problemas cardiovasculares. Por tal motivo, se deber tener en cuenta al prescribir, que los fármacos de uso más frecuente ocasionan efectos indeseados. En diversos comunicados la FDA alerta sobre los distintos fármacos que pueden ocasionar graves efectos adversos, entre ellos advertencias para las embarazadas, o en otros casos, originar importantes problemas vasculares. Sin olvidar que estos fármacos, también ocasionan interacciones con los genes del paciente, además de otras interacciones con los diferentes medicamentos administrados.