Electrocardiograma preventivo: posicionamiento de la USPSTF

12 de julio de 2018

electrocardiograma-preventivo2-600x315-7749002

electrocardiograma-preventivo2-600x315-7749002
Estoy sin reservas a favor de los “chequeos”, es decir considero totalmente correcto, que periódicamente se realicen controles del estado de salud.
Estas revisiones, se suelen llamar de “Medicina Preventiva”, calificativo que yo siempre he criticado, pues a mi entender, no son “preventivas”, sino de “diagnóstico precoz”.  Simplemente informan de un estado, que ya ha ocurrido.

En consecuencia no advierten preventivamente, sobre alguna patología que todavía no se ha manifestado y que en un periodo más o menos breve puede desencadenarse.

Por tanto, dentro del concepto de prevención hay que matizar diferentes niveles. Nos referimos a “Prevención primaria” cuando se trata de prevenir “algo” de lo que no se tienen síntomas, ni tampoco el médico, en su exploración, encuentra una alteración.
Otros niveles más concretos de prevención, es la llamada “secundaria”. Es decir, cuando no hay síntomas, pero el médico detecta una patología incipiente. Y “terciaria” cuando el paciente presenta síntomas y el médico también verifica alteraciones.

Hace poco en un blog, nos referíamos al posicionamiento de la U.S. Preventive Services Task Force (USPTF) sobre la inclusión en los “chequeos” de la prueba del PSA como indicador de “cáncer de próstata”.

Dicho organismo cuestionaba la interpretación que en general se da a esta prueba, exponiendo su “posicionamiento”, del que por nuestra parte ya teníamos claro, que no es un indicador de cáncer, sino del tamaño de la próstata.
La USPTF (US Preventive Services Task Force), máximo organismo oficial de USA sobre protocolos de Medicina Preventiva, este mes de junio ha publicado un nuevo posicionamiento, en este caso sobre el electrocardiograma (ECG) en los “chequeos de prevención primaria”.
«Screening for Cardiovascular Disease Risk With Electrocardiography. US Preventive Services Task Force Recommendation Statement».
En sus conclusiones y recomendaciones, se manifiesta en contra del screening del ECG, tanto en reposo, como en prueba de esfuerzo, como prueba preventiva cardiológica, en el contexto de prevención primaria.

Concluye, que la evidencia actual, es insuficiente para avalar su realización en adultos asintomáticos, con la finalidad de prevenir riesgos cardíacos, en base al ratio beneficio/perjuicio.

Tanto en el posicionamiento sobre el PSA como ahora sobre el ECG, clarifican los conceptos de que lo que se está entendiendo como “Medicina Preventiva”, es bajo la óptica del siglo XX, pero no en la óptica del siglo XXI.
En el año 2003 se descodificó el genoma humano, y es la herramienta que ha abierto la puerta a la “Medicina del siglo XXI”.
Actualmente, mediante el estudio de polimorfismos genéticos, seleccionados a través de amplísimos estudios GWAS, y extensos meta-análisis y estudios poblacionales, se puede conocer el índice de riesgo genético, que cada persona tiene de padecer determinadas patologías.

La Genómica aporta conocimientos suficientes para aplicar una adecuada “Medicina Predictiva”.

Advierte sobre patologías antes de ser detectadas, que tratadas a tiempo, se pueden retardar o evitar su aparición.

Información que, aplicada convenientemente, permite efectuar una efectiva “Medicina Preventiva Personalizada”, en función de los riesgos individuales de cada persona.
La Genómica abre la puerta a ampliar la prevención primaria. Es decir, establecer pautas preventivas de patologías, cuando todavía no hay síntomas, ni observadas por los pacientes, ni detectadas en las exploraciones, o en los “chequeos”.

Actualmente hay perfiles genómicos respaldados científicamente, que informan de riesgos individualizados.

En el caso concreto de cardiología, para trombosis, hipertensión, dislipemias con afectación cardiovascular, entre otros, permiten instaurar pautas preventivas, en ausencia de sintomatología.

No se puede –ni se debe- hacer Medicina Preventiva “de todo” (es imposible), pero sí que ya se puede, actuar de forma personalizada, sobre patologías que se desean descartar.
“Es mejor prevenir que curar”, como ya decían nuestros abuelos.
Dr. Juan Sabater-Tobella
Presidente de EUGENOMIC®
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4).
Member of the Pharmacogenomics Research Network.
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research
International Delegate of the World Society of Anti-Aging Medicine.

Video relacionado:


Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, TwitterYoutube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

  • Test genético de farmacogenética cardiología: CARDIOpgx

Artículos relacionados

tratamiento-con-testosterona-600x315-1013280

Tratamiento con testosterona: nuevos datos

2 de marzo de 2018

Recientemente se han publicado nuevos trabajos sobre el (TRH) Tratamiento de Reemplazo Hormonal con testosterona, cuando el hombre presenta andropenia. El primero concluye, que el tratamiento con testosterona aumenta la libido, pero no influye en la disfunción eréctil. Una segunda publicación señala la consecuencia grave de tener niveles bajos de testosterona y obesidad. Finalmente, que la administración de testosterona, en hombres con hipogonadismo, aumenta la masa magra y desciende de la masa grasa, sin influir en los niveles de glucemia.

Automedicación en pacientes con cáncer-Eugenomic

Automedicación en pacientes con cáncer

19 de julio de 2023

La automedicación es bastante frecuente pensando que lo que por nuestra cuenta tomamos, si la farmacia nos lo dispensan sin receta es que “no es perjudicial”. De igual inocuidad bautizamos a los complementos nutricionales y los productos naturales (infusiones de hierbas, extractos de plantas). Como son “naturales” son buenos y no pueden perjudicar: pero recuerdo […]

tratamiento-diabetes-600x315-7714950

Tratamiento de la diabetes

21 de septiembre de 2018

Cuando se diagnostica una diabetes tipo II, el medicamento de primera línea más prescrito es la metformina. Su principal inconveniente es que a veces, produce diarrea y en comedicación con determinados medicamentos puede producir acidosis láctica. Se ha publicado en Reino Unido un importante estudio que alerta que dejar la metformina y prescribir sulfonilureas, aumenta mucho el riesgo cardiovascular. Por lo que conviene priorizar otros fármacos hipoglucemiantes, sobre todo en pacientes con riesgo cardiovascular, que desgraciadamente suelen ser la mayoría de diabéticos.

aumen-cancer-04-4504564

Aumento de Cáncer de mama en mujeres jóvenes

9 de mayo de 2013

En opiniones recogidas de varios expertos, se concluía que el cáncer de mama tiene un aumento de incidencia anual entre e. 0,7-1,6%, lo que es significativo. Entre las causas, se apuntan...