Embarazadas fumadoras activas y pasivas

21 de marzo de 2014

embarazadas_fumadoras_activas_y_pasivas-8898078

embarazadas_fumadoras_activas_y_pasivas-8898078
Es de sobra conocido que cuando una mujer está embarazada no debe fumar (y si no está embarazada también mejor que no fume). Se sabe que los muchos agentes tóxicos del humo del tabaco pasan al feto y le pueden producir enfermedades que se le manifestarán ya al nacer en forma de malformaciones como, labio leporino, paladar hendido, problemas cardíacos o tendencia a infecciones respiratorias y asma. Además, las fumadoras tienen un riesgo mucho más alto de abortos espontáneos, mortinatos y embarazos ectópicos.
Acaba de publicarse un trabajo muy amplio, que corrobora estos datos de forma muy importante y actualizada, pero con la novedad de incluir a embarazadas fumadoras pasivas. Los datos provienen del otras veces citado estudio: “Women’s Health Initiative”. (Hyland A et al (2014); Tobacco Control; in press). En dicho trabajo, revisaron de forma retrospectiva lo que había sucedido en los embarazos de 80.762 mujeres, de las cuales 5.082 (5.6%) eran fumadoras durante el embarazo, 34.830 (43.1%) habían sido fumadoras pero ya no fumaban cuando quedaron embarazadas y 40.850 (50.6%) fueron fumadoras pasivas durante el embarazo.
Sus conclusiones se basan en la comparación de incidencias entre grupos sencillos y sin matices de interpretación: Abortos espontáneos, mortinatos y embarazos ectópicos.
Según la publicación, en las fumadoras durante el embarazo –como ya se sabe- se produjeron un aumento significativo de abortos espontáneos, mortinatos y embarazos ectópicos. Pero lo más interesante de este trabajo, es que las que nunca habían fumado pero que fueron fumadoras pasivas durante el embarazo, se registró un aumento significativo de las tres incidencias, y el porcentaje de procesos fue proporcional a la intensidad del tabaquismo pasivo que recibieron.
Aconsejamos por tanto a las mujeres embarazadas que no fumen durante el embarazo y que eviten también ser fumadoras pasivas. Como la causa más frecuente es que el fumador sea el cónyuge, es un buen argumento para tratar de convencerle de que deje de fumar, y recordar como comentamos recientemente, hay pruebas genómicas que pueden ayudar a personalizar el tratamiento más adecuado para cada persona para dejar de fumar.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)

Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de Eugenomic®

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.

Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

El reino unido autoriza el tamoxifeno para prevenir el cáncer de mama

7 de marzo de 2013

El Tamoxifeno es el tratamiento de elección para tratar el cáncer de mama positivo a los receptores de estrógenos, que suponen algo más del 50% de todos los casos. Hace años que la EMA (European Medicines Agency) lo autorizó con fines preventivos, pero hasta ahora ningún país lo había autorizado oficialmente con fines preventivos en casos de alto riesgo.

plantilla_blog_02-600x315-5876365

Dolor neuropático. fármacos para su tratamiento

16 de marzo de 2020

El dolor neuropático, es una alteración en las estructuras del sistema nervioso, que interpreta estímulos sensoriales normales (de temperatura, tacto, etc.) como si fueran sensaciones muy dolorosas. Puede estar ocasionado por daño en los nervios periféricos (dolor neuropático periférico) o por daño en la médula espinal o cerebro (dolor neuropático central). Es un dolor que […]

inhibidores-de-la-aromatasa-en-el-cancer-de-mama-600x315-4706023

Inhibidores aromatasa en el cáncer de mama

7 de junio de 2018

Los inhibidores de la aromatasa (IA), son un grupo de fármacos que se utilizan en mujeres posmenopáusicas para el tratamiento del cáncer de mama, pero se debe tener en cuenta que a las mujeres premenopáusicas no se las debe tratar con este grupos de fármacos ya que no son capaces de inhibir todos los estrógenos que producen los ovarios. Otro medicamento utilizado es el tamoxifeno, pero es un profármaco que se convierte en fármaco activo por acción de determinadas enzimas hepáticas. Aquellas mujeres que tienen determinadas variantes genéticas con actividad disminuida o nula, o toman medicamentos que las inhiben, tendrán un alto riesgo de que el medicamento no les haga efecto. Estos son algunos de los motivos, por el que previamente a la prescripción se debe revisar en un software de interpretación Farmacogenética, las posibles interacciones con otros medicamentos, para evitar fracasos terapéuticos, o reacciones tóxicas, más o menos graves.

antipsicoticos-y-metformina-600x315-1494956

Antipsicóticos: el aumento de peso puede controlarse con metformina

1 de diciembre de 2016

Las psicosis afortunadamente no son muy frecuentes. Aunque su incidencia no es desdeñable. El 1% de la población tiene o ha tenido un problema de psicosis a lo largo de su vida. Los fármacos más utilizados, causan menos efectos adversos, pero por el contrario ocasionan aumento de peso. Los tratamientos son difíciles, y no hay que descartar ninguna opción terapéutica. Una importante publicación en JAMA confirma que uno de los antidiabéticos más prescritos, la metformina, frena la obesidad y mejora los niveles de glucosa. Sin embargo, es imprescindible sobre todo en pacientes psicóticos, ajustar las dosis de sus tratamientos mediante la genética de cada paciente. Los efectos adversos por sobredosis pueden ser muy graves.