Malos hábitos y esquizofrenia

31 de octubre de 2014

malos_habitos_y_esquizofrenia-6352264

malos_habitos_y_esquizofrenia-6352264
El nombre de esquizofrenia tiene su origen en dos palabras griegas: schizo (“división”, y phrenos (“mente”). Quiere  decir que las personas que la padecen tienen algo así como una mente dividida en dos partes, una que se relaciona con la realidad y otra con un mundo imaginario. Sus primeras manifestaciones suelen darse en la adolescencia.
Según datos de un reciente estudio, la aparición de esquizofrenia en personas jóvenes, está relacionada con una coexistencia mucho más alta de malos hábitos de vida y otras comorbilidades que en la población general. (Correll CU et al. JAMA Psychiatry, 2014, Oct 8.)
Se ha estudiado a un grupo de 404 personas de edades entre 15 y 40 años, con una media de 23,6 años y una edad media de diagnóstico de la esquizofrenia a los 19 años. Los datos son para preocuparse, y obviamente para ocuparse, ya que evidencian unos valores muy por encima de la población general, así pacientes con historia de tabaquismo: un 50,8%. Con sobrepeso un 26,5%. Un colesterol superior a 200 mg/dl. un 21% y con LDL-colesterol superior al 130 mg/dl. un 17,1%, e incluso, un 2.9% más de riesgo de diabetes. Estos datos en personas de una media de edad de 23 años, son realmente preocupantes.
El trabajo advierte, que los pacientes con esquizofrenia, suelen tener unos hábitos de vida que ponen en riesgo su salud, y sobre todo su salud cardiovascular y un mayor riesgo de diabetes.
No podemos tampoco olvidar, que algunos fármacos de los más utilizados para tratar esta enfermedad, producen aumento de peso, lo que se debería de compensar con una dieta con menos calorías.
Otro problema añadido, son los efectos adversos debidos a la medicación. En primer lugar se debe, a las propias alteraciones genéticas del paciente, y esta es una de las causas por la que la respuesta a nivel individual no sea la esperada. En segundo lugar debido a las interacciones entre los fármacos del propio tratamiento de la enfermedad, con otros que se prescriben para otras patologías asociadas.
La utilización de la Farmacogenética con el fin de prescribir los fármacos adecuados, a la dosis necesaria para cada paciente según sus genes, tiene una especial importancia en el tratamiento de la esquizofrenia y en general en todas las patologías psiquiátricas, en las que hay datos que indican que entre un 40-60% experimentan fracaso terapéutico. Esto es bien conocido por los psiquiatras y por ello les recomendamos que implementen la Farmacogenética en sus protocolos.
En Eugenomic® podemos informarles y asesorar, para una correcta aplicación, en beneficio de sus pacientes.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®


Otros artículos relacionados:
Consumo de cannabis en nuestros jóvenes
Los antipsicóticos evitan actos violentos, incluso crímenes
Trastornos emocionales y genómica

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

Artículos relacionados

ciproterona-1837964

AEMPS – Acetato de Ciproterona – Trombosis

30 de julio de 2013

La AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) ha emitido una NOTA INFORMATIVA sobre “Medicamentos que contienen Acetato de Ciproterona en combinación con Etinilestradiol. Actualización de sus condiciones de autorización”.

sc3adndrome_de_burnout_en_la_clase_mc3a9dica-4146768

Síndrome de ”burnout” en la clase médica

6 de marzo de 2015

El síndrome de ”burnout”, también denominado síndrome del “quemado”, o síndrome de desgaste profesional, es un padecimiento que consiste en una respuesta patológica del organismo al estrés crónico, ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye entre otros síntomas, fatiga crónica, depresión e incluso intenciones suicidas en casos extremos no tratados.

relacion-patologia-cardiovascular-y-psiquiatrica-fb-600x315-8895080

Patología cardiovascular y psiquiátrica

2 de febrero de 2017

La depresión se asocia a un mayor riesgo de hipertensión. En el caso del trastorno bipolar, se asocia además, a un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular.En cuanto al tratamiento de los que son hipertensos con trastornos depresivos, o psiquiátricos, es mejor tratarlos con antagonistas de los receptores de la angiotensina II, o inhibidores de la ECA. Se aconseja evitar los beta-bloqueantes o los inhibidores de los canales de calcio, pues podrían contribuir a agravar su estado psiquiátrico.Ante esta complejidad, es necesario antes de prescribir, revisar en un software de Farmacogenética las posibles interacciones entre todos los fármacos que toma el paciente para evitar al paciente efectos contraproducentes.

desprescripcion-benzodiacepinas-600x315-8590933

Desprescripción de Benzodiacepinas

5 de julio de 2018

"La desprescripción es parte de una buena prescripción: retroceder cuando las dosis son demasiado altas, o suspender los medicamentos que ya no se necesitan". La mayoría de medicamentos que se prescriben no deben dejarse para que el paciente los siga tomando mientras viva. Todos, a largo plazo pueden producir efectos adversos, a veces graves. Las benzodiacepinas son fármacos que producen hábito, es muy frecuente su prescripción para el insomnio, así como sedantes de uso frecuente personas mayores, siendo causa en muchas ocasiones de frecuentes caídas, que en ancianos, se complican con fracturas de fémur u otras patologías. Los clínicos al prescribir medicamentos, piensen también en marcar pautas para su desprescripción y en caso necesario recetar alternativas.