De interés para Dermatología y Reumatolgía

24 de enero de 2012

La “British Association of Dermatologists” ha publicado las “GUIDELINES for the safe and effective prescribing of azathioprine 2011”

La azatioprina es un profármaco que se convierte in vivo en la molécula activa mercaptopurina. La mercaptopurina es activada por la hipoxantina-guanina-fosforibosiltransferasa a tio-inosina monofosfato, que se convierte en los compuestos citotóxicos que tienen la acción farmacológica. La vía de eliminación de los mismos, es decir de inactivación, es a través de la TPMT (tiopurina-metil-transferasa) que produce metilmecaptopurina.
La actividad de la TPMT varía entre las personas debido a polimorfismos en el gen que la codifica. El 90% de la población tiene una actividad aceptada como “normal”, un 10% tienen una actividad intermedia y un 0.3 % de la población tienen actividad nula.  Las variantes alélicas que le confieren actividad nula son, en el 80-90% de los casos: TPMT*2, TPMT*3A y TPMT*3C.
Los pacientes heterocigotos para la variante TPMT*3, tratados con azatioprina tienen un alto riesgo de experimentar, a las dosis habituales, síntomas de toxicidad gastrointestinal y hematopoyética. Con estas variantes hay riesgo de mielosupresión y algunos casos con muerte del paciente.
En las GUIDELINESS se dan todo tipo de pautas, partiendo de la necesidad de estudiar en los pacientes, antes de iniciar el tratamiento, sus polimorfismos de la TPMT, y en base al genotipo-fenotipo ajustar la dosis de forma de evitar al máximo el riesgo de reacciones tóxicas graves.
“S.J. Meggit et al. British Association of Dermatologists’ guideliness for the safe and effective prescribing of azathioprine”. Bristish Journal of Dermatology;(2011); 165(4): 711-34.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

Antipsicóticos y obesidad en jóvenes

26 de julio de 2018

La mayoría de antipsicóticos tienen como efecto secundario, el aumento de peso, y este efecto secundario lleva asociado un síndrome de resistencia a la insulina y por tanto de diabetes. Cuando es necesario prescribir antipsicóticos, hay que hacerlo, conociendo sus posibles efectos adversos, y procurar aminorarlos corrigiendo hábitos de vida y en su caso, con medicación complementaria. Es importante la elección del antipsicótico y la dosis, pero conviene administrarlo de forma personalizada, teniendo en cuenta los genes del paciente. Es decir, aplicando los criterios farmacogenéticos. Con ello se consiguen mejores resultados, y menos efectos adversos, lo que redunda en mayor confianza y constancia en el tratamiento.

fumar_es_malo-3706755

Fumar es malo

5 de febrero de 2014

Datos de la Asociación Española Contra el Cáncer aportan que el tabaco es responsable de aproximadamente el 30% de las muertes por cáncer, 20% producidas por enfermedades cardiovasculares y 80% por enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC). El número de muertes debidas a fumar en España rozan las 50.000 al año.

antidiarreicos-y-aritmias-fb-600x278-5188361

Antidiarréicos y arritmias

8 de julio de 2016

Uno de los principios activos más utilizados para cortar diarreas importantes es la loperamida (Fortasec® , Imodium®, etc). La FDA (USA) acaba de enviar una seria advertencia sobre problemas cardíacos que puede ocasionar el abuso o uso inadecuado de este medicamento...

cafe_y_diabetes_tipo_2-3928717

Café y diabetes tipo 2

20 de febrero de 2014

Acaba de publicarse un trabajo de la Universidad de Harvard (Ding M et al (2014); 37(2): 569-86.) sobre la relación entre el consumo de café y la diabetes tipo 2. Estudios realizados a un conjunto de 1.109.272 personas entre los que había 45.335 casos de diabetes tipo 2. La duración de las observaciones fluctuó entre 10 meses y 20 años.