Frutas y verduras desde adolescencia menor riesgo cáncer de mama

2 de junio de 2016

frutas-y-verduras-blog-8556702

frutas-y-verduras-blog-8556702
Se sabe y los dietistas recomiendan una dieta alta en fibra, ya que es muy beneficiosa para la salud. La fibra insoluble se encuentra en los productos de cereales integrales, aumenta el bolo digestivo y mejora la motilidad intestinal y con ello evita el estreñimiento. La fibra soluble se encuentra en frutas, vegetales y legumbres.
La fibra soluble también ayuda a regular el tránsito intestinal, pero además disminuye la absorción de glúcidos (menos riesgo de diabetes) y de grasas (mejora los niveles de colesterol y lípidos en general) a la vez que es un alimento para nuestra flora intestinal del colon, entrando en el grupo de los prebióticos. 
Además de estas ventajas se ha visto que una dieta rica en fibra disminuye el riesgo de cáncer de colon. Se especulaba que también en mujeres disminuía el riesgo de cáncer de mama, pero con publicaciones con resultados muy contradictorios. Acaba de publicarse un importante trabajo que demuestra que una dieta alta en fibra soluble en la adolescencia e inicio de la edad adulta, disminuye el riesgo de cáncer de mama, es decir para que tenga efecto, se ha de empezar la dieta desde la adolescencia,  y no previene si la dieta rica en fibra, se inicia en edad adulta.
El trabajo se ha basado en el colectivo “Nurses’ Health Study II”. En este caso se revisaron las historias de nutrición -verificando el contenido en fibra- y hábitos de vida de 90.534 mujeres, que en 1991 tenían entre 27 y 44 años. Posteriormente en 1998 se revisaron a 44.223 a las que se les pidió una ampliación de la información sobre la ingesta de fibra en su adolescencia. En el seguimiento de salud de este colectivo, cerrado para su publicación en el año 2013, habían surgido 3.235 casos de cáncer de mama invasivo. Se corrigieron los datos por tabaquismo, obesidad, hipertensión y un gran número de datos clínicos que podrían influir.
El resumen del trabajo fue: un alto consumo de alimentos ricos en fibra en la adolescencia, presenta una correlación con un índice de riesgo inferior a un 25% a sufrir cáncer de mama.
Pero no todos los alimentos ricos en fibra contribuyeron igual a la disminución del riesgo de cáncer de mama, y en el trabajo se adjuntan unas tablas en los que se observa en forma de índice, el valor que cada uno de los alimentos tiene sobre el riesgo del cáncer. Para una mayoría de alimentos, la disminución del riesgo es baja, pero en un amplio grupo es significativa y son los alimentos que se deberían incluir –o al menos no excluir- de la mayoría de dietas en adolescentes.
En particular, los resultados del estudio sugieren que un consumo alto de fruta durante la adolescencia, puede estar asociado con un menor riesgo de cáncer de mama, así como el consumo de frutas y verduras ricas en α caroteno podría ser especialmente importante con un mínimo de 2-3 raciones por día, por ejemplo zanahorias, naranjas, mandarinas, maíz, melones o frambuesas y con este aporte no sólo se reduce el riesgo de cáncer de mama, sino también de un menor riesgo de diabetes y de enfermedad cardiovascular.
No podemos adjuntar en esta breve información todos los datos que aporta el estudio, nuestra misión es dar la notica y proporcionar el enlace al trabajo, para que los profesionales nutricionistas o dietistas consideren tenerlo en cuenta al confeccionar las dietas para sus pacientes.
Recordar que el 90% de cánceres de mama son multifactoriales e influyen mucho los hábitos de vida (entre otros muchos el fumar o consumo de alcohol) y como ya se intuía, es muy importante la dieta.
Sin olvidar, que en la terapéutica hormonal de reemplazo en la menopausia, algunas mujeres debido a determinadas alteraciones genéticas tienen más riesgo de trombosis o cáncer de mama, y en estos casos, como ya hemos comentado en muchos blogs, debiera aconsejarse realizar un estudio genómico preventivo, para personalizar el riesgo, y conociéndolo, evitar sus consecuencias.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®


Trabajos citados:
Fruit and vegetable consumption in adolescence and early adulthood and risk of breast cancer

 Artículos relacionados:
• Dietas sanas pero mejor dietas personalizadas
Fallos terapéuticos en cáncer de mama
Cáncer de mama tratado con tamoxifeno y riesgo de trombosis
Riesgo de trombosis con anticonceptivos y THS

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

testo_alzheimer-1427870

Testosterona y Alzheimer

12 de diciembre de 2014

Muchos datos de gran solvencia que demuestran que mantener a los hombres con unos niveles adecuados de testosterona es preventivo para la aparición de Alzheimer

tratamiento-hormonal-migrana-riesgo-trombosis-blog-3436902

Menopausia: tratamiento hormonal, migraña y riesgo de trombosis

30 de junio de 2016

El riesgo de trombosis con Tratamiento Hormonal de Reemplazo en la Menopausia (THR) se debe principalmente a condicionantes de tipo genético, y se presentan en un 8-12% de la población. Si al hacer el tratamiento presenta síntomas de migraña, debe recomendarse un estudio genético...

plantilla_blog-600x315-4172785

Prevención y riesgo del cáncer de mama esporádico

10 de febrero de 2020

En un blog del mes de setiembre de 2019, nos referíamos al posicionamiento de la US Preventive Services Task Force, máxima autoridad en Medicina Preventiva, sobre el uso de medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de seno. Recomendaba el tratamiento preventivo con tamoxifeno, raloxifeno, inhibidores de la aromatasa como el anastrozol, en mujeres con […]

rivoroxaban

Menopausia: THR, función cerebral, estrés y depresión

15 de junio de 2018

Iniciar el tratamiento hormonal de reemplazo (THR) en la menopausia, es una decisión importante que todas las mujeres debieran afrontar. Son incuestionables sus ventajas, entre ellas: menor riesgo de osteoporosis, menor riesgo cáncer de colon, Alzheimer, glaucoma, riesgo cardiovascular, además de mejorar los síntomas neurovegetativos, la respuesta al estrés, y evitar la depresión. Sin embargo presenta un posible riesgo de trombosis y de cáncer de mama, pero que se pueden predecir mediante sencillos estudios genómicos.