Genómica y predicción del riesgo de cáncer

21 de septiembre de 2018

genomica-prediccion-riesgo-cancer-600x315-4268995

genomica-prediccion-riesgo-cancer-600x315-4268995
He revisado la publicación de la SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica): “Cifras del cáncer en España. 2018”. Reportan los casos de cáncer en España, su incidencia y mortalidad del año 2017.

Revisamos a continuación los cuatro tipos de cáncer más frecuentes:

En hombres: Próstata (30.070); pulmón (23.396); colorrectal (20.621) y vejiga (12.864).
En mujeres: Mama (26.370), colorrectal (13.711), útero (5.470) y pulmón (5.247).
El cáncer de próstata es el de más frecuencia en hombres y el de mama en mujeres.
El cáncer colorrectal es el de más incidencia en la población general, en ambos sexos.
Vemos la gran diferencia entre sexos, en el caso del cáncer de pulmón. Cuatro veces más en hombres que en mujeres. Pero esta cifra hay que aclararla.
En la última década, la tendencia ha sido menor en hombres fumadores, pero mucho mayor en mujeres, por lo que se vislumbra que en un futuro más o menos próximo, estas cifras variarán.
En el caso del cáncer de pulmón, acaba de publicarse un interesante trabajo, que pone de manifiesto que en USA en la franja de personas jóvenes, las mujeres ya sobrepasan en incidencia a los hombres.
Este trabajo aporta los datos que entre los 40-44 años, en el periodo de 1995-1999 el ratio de cáncer de pulmón mujeres/hombres era de 0.88, mientras que en el periodo 2010-2014 se ha situado en 1.17. Es decir, mayor número de cáncer de pulmón en mujeres que en hombres.
Ello se debe a que el número de fumadores y de fumadoras, de generaciones jóvenes se han ido igualando. Por su parte, los estrógenos, por motivos que no nos podemos extender en este blog, son un factor de mayor riesgo para el cáncer de pulmón en mujeres.
Según la AEAcaP (Asociación Española de Afectados de cáncer de Pulmón), en España solo el 16% de éstos cánceres se detectan en una fase precoz.

Reflexionando sobre estas cifras, la pregunta que hemos de plantearnos es: ¿Qué debemos hacer para mejorar la prevención? Sea para ésta enfermedad o cualquier otra de gran incidencia.

Porque la detección precoz, informa cuando la enfermedad ya se ha iniciado. Mientras que la predicción tiene por objeto, conocer individualmente el riesgo, y establecer medidas preventivas para evitar o retrasar la enfermedad.

Por tanto, lo que se debiera hacer, son pruebas que manifiesten lo más precozmente, el posible riesgo.
Pero nos hacemos las siguientes preguntas: ¿a toda la población? ¿Es sostenible para el sistema sanitario?
Lo más correcto científicamente, es seleccionar las personas por su riesgo personalizado, y en función del mismo, programar pruebas de detección precoz más frecuentes y sensibles, en función del riesgo individual.
Por ejemplo en el caso del cáncer de pulmón la U.S. Services Task Force, señala unas pautas de screening especiales para fumadores. Porque ya es evidente sin más consideraciones, que son el colectivo de más riesgo.

Pero ¿y para los otros tipos de cáncer? Pues aquí la respuesta nos la aporta la Genómica.

A través de estudios GWAS (Genomic Wide Association Studies), que son estudios que se realizan a importantes grupos (miles) de personas. Dichos estudios, comparan una población normal frente a otra población que sufren cáncer o una determinada enfermedad.
Se estudian diferentes polimorfismos genéticos (SNPs), decenas de miles, con ello se obtienen grupos de polimorfismos genéticos que inciden sistemáticamente en todos los que padecen la enfermedad, en relación a los que no lo tienen.

Gracias a dichos amplísimos estudios, se pueden conocer las personas que, por su Genómica, tienen más riesgo a padecer un determinado tipo de cáncer, o una determinada enfermedad.

Y en función de este riesgo individual, se pueden establecer unas medidas preventivas personalizadas.
Actualmente, gracias a estos amplios estudios, se dispone de sencillos perfiles genómicos, que con pocos y muy precisos polimorfismos, evalúan el riesgo a determinados tipos de cáncer. Entre ellos, cáncer de próstata, cáncer de mama o cáncer de colon. 
Es decir, aplicamos la Medicina Predictiva Genómica para aconsejar y establecer precozmente, una Medicina Preventiva, de forma personalizada.
Dr. Juan Sabater-Tobella
Presidente de EUGENOMIC®
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4).
Member of the Pharmacogenomics Research Network.
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research
International Delegate of the World Society of Anti-Aging Medicine.

Video relacionado:

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de:Facebook, TwitterYoutube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

    • Test genético de farmacogenetica del tratamiento del cáncer de pulmón: ONCOPULMONpgx
  • Test genético riesgo de cáncer de colon no hereditario: COLONgenes
  • Test genético para la detección de riesgo del cáncer de mama y trombosis: ESTROgenes
  • Test genético de farmacogenética del tratamiento del cáncer de prostata: ONCOPROSTATApgx

Artículos relacionados

stroke-y-habitos-600x315-5006473

Infarto cerebral y hábitos de vida

13 de octubre de 2016

Un episodio agudo cerebrovascular es grave, puede comprometer la vida y en el mejor de los casos empeorar la calidad de vida. Hay diversos factores de riesgo relacionados con los hábitos de vida, que se pueden corregir a veces sin medicamentos. Dieta sana y ejercicio, es casi un tópico que se nos repite con insistencia. Pero ¿se toman en serio estos consejos?

acenocumarol-genetica-600x315-5750328

Farmacogenética del acenocumarol

1 de febrero de 2018

Según estadísticas, en España toman acenocumarol (Sintrom®) unas 400.000 personas. El problema de este medicamento es, que en el primer trimestre de iniciar el tratamiento se pueden producir hemorragias, hecho que se debe a la genética del paciente. Sin embargo se pueden evitar, haciendo un sencillo estudio farmacogenético.Ajustar la dosis genéticamente, hace tiempo lo recomienda la FDA. Además, hay guías internacionales que lo avalan. Esta es la forma correcta de evitar efectos adversos, estableciendo debidamente la dosis del anticoagulante.

Cáncer gástrico, omeprazol y otros IBPs

21 de diciembre de 2017

Cuando se prescriben IBPs (omeprazol, pantoprazol, etc.) se debe prever cuando se dejarán de tomar, y salvo excepciones, no se deben recetar para una administración permanente. Son medicamentos que tienen muchos efectos adversos, como osteoporosis, ya que inhiben la absorción del calcio y del magnesio. Malabsorción de la vitamina B12 y por tanto riesgo de anemia. Facilitan también la implantación de Clostridium difficile, que causa trastornos intestinales graves, entre otros. Cuando se prescriben IBPs, al igual que para la mayoría de fármacos, se debe estudiar previamente posibles variantes genéticas y valorar las interacciones con otros medicamentos que esté tomando el paciente.

fda-4944064

FDA: Atención sobre el uso de codeína

26 de febrero de 2013

    No debe prescribirse codeína a personas que sean metabolizadores rápidos del CYP2D6, y si por coste/beneficio poblacional no se hace sistemáticamente el test (son metabolizadores ultrarrápidos entre un 4 y un 7% de la población española), que no se prescriba codeína a los niños después de una adenoidectomía o tonsilectomía (Amigdalectomía)