Algo más sobre las grasas trans

11 de diciembre de 2015

algo_mc3a1s_sobre_las_grasas_trans-7142361

algo_mc3a1s_sobre_las_grasas_trans-7142361
Uno de los problemas que preocupan al mundo occidental es el gran incremento de la obesidad y la diabetes, y una de sus causas, son el incremento de las grasas en la alimentación. Las grasas saturadas suelen tener muy mala prensa, pero en realidad las más perjudiciales para la salud, son las grasas “trans”, no obstante una mayoría de personas desconocen lo que son y las consecuencias de su consumo.
Una nutrición equilibrada tiene que aportarnos energía, es decir las calorías que necesitamos para desarrollar nuestras actividades. Estas calorías deben repartirse en estas proporciones: entre un 50-55% aportada por los hidratos de carbono (cereales, legumbres, fruta) sin que haya más de un 10% de azúcares simples (azúcar como tal en café, leche, o en bebidas azucaradas o en pasteles), un 10-15% procedente de las proteínas (carnes, pescado y algunos vegetales) y un 20-30% de las grasas, de las cuales lo recomendable es que un 20-25% sean mono-insaturadas (aceite de oliva, frutos secos, aguacate), un 5% de poli-insaturadas (pescado azul, acetites de pescado, omega-3) y sólo entre un 7-8% de grasas saturadas (leche y derivados, carnes rojas grasas, embutidos), además de un 3-5% de fibra.
Las grasas saturadas se han presentado como “el malo de la película” y son las que se han relacionado con el colesterol alto y patología cardiovascular. En efecto su exceso nos perjudica y hemos de procurar no rebasar del 7-8%, mientras por el contrario son muy convenientes las grasas poli-insaturadas omega-3 (EPA+DHA).
Sin embargo, no nos apercibimos que cada día se ingiere más un tipo de grasas, que son las más perjudiciales para la salud y el sistema cardiovascular, que son las grasas trans. Su consumo es a través de alimentos procesados. Son las que en la etiqueta de sus envases pone: “aceites vegetales parcialmente hidrogenados”, y su alto consumo es el que se relaciona con el aumento de infartos, ictus, hipertensión, obesidad, elevación del colesterol ‘malo’, diabetes e incluso cáncer.
Para la consistencia de muchos alimentos, se precisa grasa sólida y las grasas saturadas naturales se enrancian y con el tiempo dan mal sabor, por ello la industria hidrogena aceites vegetales, es decir los transforma en grasa sólida, las llamadas “trans” que no se enrancian, pero son las perjudiciales para la salud. Se encuentran principalmente en productos bollería industrial (donuts o similares), diversas galletas, magdalenas, barritas de cereales, margarinas, sopas y salsas preparadas, pizzas congeladas, platos precocinados, patatas fritas industriales, aperitivos y snacks salados, palomitas, helados y cremas, entre otros muchos.
Consciente de ello el Center for Disease Control and Prevention de USA, a partir del próximo año en el etiquetado de productos procesados obligará a poner “grasas trans” en vez de “aceites vegetales parcialmente hidrogenados”, pues el consumidor el término: “aceites vegetales” le suena a sano.
Hay muchos trabajos sobre esta cuestión, pero los interesados podrán encontrar resumida la información en un estudio recién publicado en el BMJ (de Souza R et al. (2015); Intake of saturated and trans unsaturated fatty acids and risk of all cause mortality, cardiovascular disease, and type 2 diabetes: systematic review and meta-analysis of observational studies).
Los autores revisaron nada menos que 20.413 publicaciones sobre el tema y al final seleccionado 73 meta-análisiss como los más rigurosos e importantes. El resumen es demostrativo, el consumo de grasas saturadas a niveles aceptables, no aumentó de forma significativa el riesgo de mortalidad total, ni cardiovascular, ni los accidentes isquémicos cerebrales, mientras que el consumo alto de grasas trans (unos 2 g/día) se asoció con más riesgo de mortalidad (OR = 1.34), de enfermedad cardiovascular (OR = 1.28) y diabetes tipo 2 (OR = 1.10).
En resumen, no se debe abusar de las grasas saturadas, pero en especial, se deben evitar los productos de bollería industrial y revisar en las etiquetas de los productos envasados la presencia de grasas parcialmente hidrogenadas.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

Artículos relacionados:
La FDA contra las grasas trans
Sobrepeso y obesidad
Dietas sanas pero mejor dietas personalizadas
Vídeo: ¿Cómo evitar la obesidad y lograr un control del propio peso?
EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

Artículos relacionados

plantilla_blog-600x315-6436645

Más sobre las estatinas y diabetes

16 de enero de 2019

La diabetes tipo 2, en España afecta al 12% de la población, según el estudio di@bet.es. Según la Federación de Diabéticos Españoles: La diabetes tipo 1 representa el 13% de todos los casos, y cada año aumenta en unos 1.100. La diabetes tipo 2 afecta en España a 5.301.314 personas, aunque estima que hay unos […]

cansancio_cronico-2457967

Cansancio crónico

24 de abril de 2014

Pocas veces suele relacionarse la causa de un cansancio crónico o fatiga permanente con la contaminación. Nuestro organismo debe eliminar aquellos contaminantes ambientales que respiramos, como pesticidas, herbicidas, pinturas o gases providentes de combustión, o también algunos productos tóxicos que comemos, en particular los derivados de una cocción excesiva, como carnes a la brasa, ahumados o fritos a altas temperaturas u otras moléculas externas que ingerimos, por ejemplo medicamentos.

sc3adndrome_de_burnout_en_la_clase_mc3a9dica-4146768

Síndrome de ”burnout” en la clase médica

6 de marzo de 2015

El síndrome de ”burnout”, también denominado síndrome del “quemado”, o síndrome de desgaste profesional, es un padecimiento que consiste en una respuesta patológica del organismo al estrés crónico, ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye entre otros síntomas, fatiga crónica, depresión e incluso intenciones suicidas en casos extremos no tratados.