Guías de la OMS para tratamiento de dolor

9 de abril de 2019

plantilla_blog-5-600x315-8133748

La OMS (Organización Mundial de la Salud) acaba de publicar las guías para el tratamiento del dolor en el cáncer.

Aunque especialmente van dirigidas a los pacientes con cáncer, en líneas generales son aplicables al tratamiento del dolor. Por su gran extensión, solo señalo unos breves comentarios conceptuales muy generales.
En el tratamiento del dolor podemos distinguir dos situaciones: el dolor agudo por un proceso transitorio y el dolor crónico. Las normas para el tratamiento del dolor en el cáncer, son en general, equiparables al tratamiento del dolor crónico.
El tratamiento del dolor tiene un problema de base, y es que no se dispone de “dolorómetros”, esto es un mecanismo que sirve para evaluar de forma objetiva el dolor. Sólo tenemos la apreciación subjetiva del paciente.

Las guías describen un primer escenario, en base a donde se produce el dolor.

Si es visceral, qué víscera afecta, si es somático, por compresión de un nervio, neuropático etc. Posteriormente, revisan los fármacos más adecuados para cada situación.
En el punto 5.1., con letras grandes y en negrita, dicen: “El objetivo es reducir el dolor a unos niveles compatibles con una buena calidad de vida”. Es decir, a los pacientes con dolores crónicos, se les debe decir en muchas ocasiones, que no siempre el dolor cero es posible.
En el punto 5.2 dicen: Los pacientes experimentan y expresan el dolor de forma muy diferente. Ya que es muy difícil saber de forma objetiva (“dolorómetros”) que dolor tienen y que mejoría hace la medicación administrada.

Como concepto básico, es siempre recomendable empezar por un analgésico no opioide, y si hace falta incorporar algún adyuvante.

Como fármacos de primer nivel, incluyen el paracetamol y los antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, ketorolaco, Aspirina®).
En un punto de transición, está un opioide suave como la codeína. Dentro del grupo de los opioides se citan de preferencia: Fentanilo, tramadol, oxicodona, hidromorfona, morfina oral o en casos extremos en inyectable.
Como medicamentos adyuvantes citan: Antidepresivos, algunos esteroides, anticonvulsivantes y finalmente bifosfonatos para el dolor óseo.

Sin embargo, la casi totalidad de estos fármacos tienen efectos diferentes dependiendo de los polimorfismos genéticos de cada paciente.

Hecho que va a variar su efecto, y que no hay una forma objetiva de conocerlo, si no es mediante un test de Farmacogenética.

Pongo unos ejemplos que se dan en la práctica diaria.

La codeína, empleada como analgésico suave.

Este fármaco es un profármaco y ejerce su acción analgésica, porque entre un 5-10% de la dosis, por acción de la enzima hepática CYP2D6, se convierte en morfina.
Un profármaco es un medicamento o compuesto que, después de su administración, se metaboliza (es decir, se convierte dentro del cuerpo) en un fármaco farmacológicamente activo.
Los pacientes que tienen polimorfismos genéticos en el gen CYP2D6 y son PM,(Metabolizador Pobre), la  falta de actividad enzimática, (10% de la población) no les producirá efecto analgésico.

Por el contrario, si son UM, es decir son Metabolizadores Rápidos (5-7% de la población), le podrá ocasionar un pico de morfina, con paro respiratorio. Hay muchos casos de muerte reportadas.

Este es el motivo por el que ha llevado a la FDA a prohibir la codeína y el tramadol, como analgésicos en pediatría. Tema ya comentado en anteriores blogs.

Otro caso, es el del receptor de los opioides. Se ha encontrado un polimorfismo del gen del receptor ORPM1, cuyos portadores necesitan el doble de la dosis habitual para experimentar el mismo efecto terapéutico.

La aplicación de la Farmacogenética es imprescindible en el tratamiento del dolor, ya que no tenemos como valorar previamente su efecto en cada paciente, y dado el grave riesgo de efectos adversos.

Personalizar el fármaco y la dosis desde el inicio de los tratamientos, gracias a la Farmacogenética, está demostrado que aumenta la eficacia y evita fallos terapéuticos, a veces muy graves.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4).
Member of the Pharmacogenomics Research Network.
International Delegate of the World Society of Anti-Aging Medicine.

Presidente de EUGENOMIC®

Artículos relacionados

Vídeo

 

Artículos relacionados

benzodiazepinas_y_alzheimer-1678115

Benzodiazepinas y Alzheimer

3 de octubre de 2014

Acaba de publicarse un trabajo que confirma otros que ya sospechaban el problema. La administración continuada de benzodiacepinas en ancianos incrementa entre un 40% y un 50% el riesgo de que desarrollen la enfermedad de Alzheimer.

Cáncer de próstata y antiandrógenos

19 de octubre de 2017

Para el tratamiento del cáncer de próstata, se aplican principalmente terapias de privación de andrógenos (ADT). Un reciente e importante estudio avala que la privación de andrógenos no aumenta el riesgo de demencia, ni de enfermedad de Alzheimer. No obstante, aumenta el riesgo de trombosis. Es importante aplicar correctamente la Farmacogenética, y evitar al paciente consecuencias no deseadas. Se deben valorar los posibles efectos adversos de los medicamentos y evaluar el beneficio/riesgo, y en su caso adoptar acciones preventivas. No basta dar las dosis “según protocolo”, hay que tener en cuenta los genes del paciente y las interacciones de fármacos.

hc3a1bitos_calidad_esperanza_de_vida-1518882

Hábitos, estilo, calidad y esperanza de vida

28 de enero de 2016

Cada persona debe tomar conciencia, que su calidad de vida va a depender en gran parte de sus hábitos de vida, y que éstos sean saludables o no, es una responsabilidad individual. Aunque concierne esta responsabilidad a cada persona de forma directa, afecta también a la colectividad, pues nuestra salud a nivel individual, también viene soportada por la Sanidad Pública, financiada por todos. Los que tienen malos hábitos de vida son en realidad insolidarios en relación a sus conciudadanos que sí se esfuerzan en adoptarlos.

omeprazol_y_riesgo_cardiovascular-5874397

Omeprazol y riesgo cardiovascular

1 de julio de 2015

Es sabido que el omeprazol inhibe que el clopidogrel (Plavix®) se convierta en su forma activa, por lo que los pacientes que toman al mismo tiempo los dos medicamentos, es como si no tomaran clopidogrel y por tanto tienen mucho más riesgo de trombosis. Ahora, acaba de publicarse un trabajo que advierte además, que el uso de omeprazol, aparte del caso indicado, en tratamientos crónicos, duplica el riesgo de un evento cardiovascular.