Hábitos, estilo, calidad y esperanza de vida

28 de enero de 2016

hc3a1bitos_calidad_esperanza_de_vida-1518882

 hc3a1bitos_calidad_esperanza_de_vida-1518882
En muchas ocasiones hemos comentado que en ausencia de enfermedad genética mendeliana, es decir la originada por unos cambios en determinados genes bien definidos y que puede ser hereditaria, también por diversos cambios en el genoma, se puede predisponer a padecer ciertas enfermedades. Esta es precisamente la base de los estudios genómicos que ofrecen el índice de riesgo a manifestarlas, y conociendo este riesgo, adoptar medidas preventivas antes de que aparezca la enfermedad. Sin embargo, siempre hemos añadido que los genes, aportan el 30% del riesgo y el 70% lo aporta el estilo de vida y los hábitos de consumo, factores que individualmente son corregibles.
En Australia se ha realizado un importante estudio: «Traditional and Emerging Lifestyle Risk Behaviors and All-Cause Mortality in Middle-Aged and Older Adults: Evidence from a Large Population-Based Australian Cohor», publicado en diciembre de 2015 para relacionar mortalidad y hábitos de vida, cuyos resultados de forma resumida aportamos. Se seleccionaron 231.048 personas mayores de 45 años, que no tenían ninguna patología grave, es decir oficialmente sanos, a los que se siguieron a lo largo de 6 años. En este intervalo de tiempo, del grupo murieron 15.635 personas por causas no accidentales. Al inicio del estudio a todas se les hizo rellenar un amplio cuestionario sobre sus hábitos de vida. Pasamos a comentar el índice de riesgo de muerte más prematura, en función de los hábitos de vida que se estudiaron en el trabajo, y las asociaciones más frecuentes.
Como factor aislado, el que aportó más riesgo, fue el tabaquismo, cuyo índice de riesgo (IR) fue de 1.9, es decir murieron casi el doble de fumadores que no fumadores.
No hacer ejercicio físico y estar sentado más de 7 horas al día (menos de 150 minutos de ejercicio alto a la semana), IR = 2.42.
Consumo alto de alcohol, asociado a no hacer ejercicio y estar sentado más de 7 horas al día (y más de 14 bebidas alcohólicas a la semana), IR= 2.51.
No hacer ejercicio y estar sentado más de 7 horas y dormir poco (menos de 7 horas al día), IR= 2.59.
No hacer ejercicio y dormir más de 9 horas al día, IR = 2.68.
No hacer ejercicio, estar sentado más de 7 horas y dormir más de 9 horas al día, un IR = 4.23.
Ser fumador, más consumo alto de alcohol, IR=2.80
Ser fumador más consumo alto de alcohol y dormir poco, IR = 4.68.

En este blog, sólo damos un resumen de este extenso trabajo, pero es recomendable leerlo, en especial los médicos generalistas y de familia, pues resalta la importancia de los hábitos de vida ya no en la mortalidad en sí, sino por lo que supone de exacerbación de patologías que por predisposición genómica se puede padecer, en función de los hábitos de vida individuales. Y lo que implica de forma significativa, son los años que se vivirá, con menor calidad de vida.
Insistimos en la importancia de los hábitos de vida, dirigido especialmente a los profesionales de la salud, autoridades sanitarias y colegios, en especial a partir de secundaria (sería conveniente unos cursos de formación a los maestros), para que las personas tomen conciencia, que su calidad de vida va a depender en gran parte de sus hábitos de vida, y que éstos sean saludables o no, es una responsabilidad individual. Aunque concierne esta responsabilidad a cada persona de forma directa, afecta también a la colectividad, pues nuestra salud a nivel individual, también viene soportada por la Sanidad Pública, financiada por todos. Los que tienen malos hábitos de vida son en realidad insolidarios en relación a sus conciudadanos que sí se esfuerzan en adoptarlos. Aunque conviene tener en cuenta también, que el 30% del riesgo de padecer determinadas enfermedades, lo aportan los genes de cada persona, que son los que marcan la pauta preventiva individualizada.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®


Artículos relacionados:
Fumar es malo, pero según nuestros genes puede ser peor
Longitud de los telómeros, estrés y hábitos de vida
Una vida sana alarga los telómeros
Alcohol y riesgo de cáncer de mama

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

    • Test genético para una deshabituación tabáquica eficaz: NICOTINAgenes
    • Test genético de Nutrigenética: ELIPSEgenes
    • Test genético de Detoxificación hepática: DETOXgenes

Artículos relacionados

tratamiento-del-tdah-blog-7654971

Tratamiento del TDAH

10 de junio de 2016

El “padre científico del síndrome del TDAH, el psiquiatra americano Prof. Leon Eisenberg, aplaudido durante décadas, dijo a sus 87 años: “El TDAH es un ejemplo de una enfermedad ficticia”. El metilfenidato, fármaco más utilizado para el TDAH debe administrase el menor tiempo posible y sólo como ayuda puntual y no como solución definitiva. Tiene muchos efectos adversos desde riesgo de muerte súbita e infarto de miocardio.

opiaceos-la-otra-guerra-600x315-3890305

Opiáceos, la otra guerra de Trump

30 de agosto de 2017

Un dato alarmante es el aumento del uso de opioides. En USA en el año 2015 se contaron 52.000 defunciones por sobredosis de opiáceos y en el 2016 hubo un aumento del 20% y la cifra se situó en los 60.000. Cifra superior a todas las muertes de soldados de USA a lo largo de toda la guerra de Vietnam. Hay que tener en cuenta que, aun cuando un cincuenta por ciento se consume clandestinamente, la otra mitad de personas no son drogadictas, sino pacientes que toman fármacos opioides por prescripción médica, con receta. La FDA en el año 2016 ya lanzó una alarma sobre el poco rigor en la prescripción de opioides para el dolor. Conviene recomendar a los médicos que procuren limitar la prescripción de opioides y más, cuando se trata de prescripciones a largo plazo, ya que sólo es justificable para el tratamiento del dolor asociado al cáncer, o casos puntuales de un accidente.

hierbas-medicinales-farmacos-600x315-7364251

Hierbas medicinales y fármacos

17 de mayo de 2018

El consumo de infusiones se está incrementando, se toman como un simple suplemento “inocuo” y por sus efectos beneficiosos. Generalmente las personas mayores son las más propensas a emplearlas, al mismo tiempo que suelen tomar diversos medicamentos. Su consecuencia es que, sin saberlo, pueden estar alterando la respuesta a sus tratamientos. Las acciones beneficiosas de las hierbas, lo hacen precisamente por acción de algunos de sus compuestos químicos, que se comportan como un medicamento. Motivo por el cual deben considerarse como fármacos, al informar al médico, para evitar posibles efectos indeseados de la medicación.

urgencias_en_pediatria_por_efecto_medicamentos-3262307

Urgencias en pediatría por efecto de medicamentos

19 de febrero de 2015

Son muchas las visitas a urgencias en pediatría relacionadas con la medicación, la mayoría de las cuales se deben a interacciones entre diferentes fármacos, y que en general se podrían evitar, con una simple consulta previa a una base de datos sobre interacciones entre medicamentos y aplicando correctamente la Farmacogenética.