Si se trata por la Hepatitis C, cuidado con la amiodarona

12 de junio de 2015

hepatitis-5455562

hepatitis-5455562
Recientemente se han aprobado unos fármacos muy caros, aunque muy efectivos para la hepatitis C. Principalmente son el sofosbuvir (Sovaldi®), daclatasvir (Daklinza®) y  Harvoni® (Sofosbuvir+Ledipasvir). En España miles de personas han empezado o van a empezar  el tratamiento, la mayoría a cargo el sistema público de salud.
Advertimos que la EMA (European Medicines Agency) acaba de lanzar un aviso de alarma el día 24 de abril, a las personas que han iniciado el tratamiento con los anti-Hepatitis C y que toman Amiodarona para la taquicardia o arritmias, ya que se han dado casos de efectos adversos muy graves, principalmente por bradicardia (el corazón late a muy pocas pulsaciones). En la mayoría de casos ha aparecido dentro de las primeras 12 horas, tras haber iniciado el tratamiento para la hepatitis C, aunque en otros pacientes los síntomas han surgido al cabo de unas semanas. La EMA alerta no tomar conjuntamente Amiodarona y los nuevos fármacos anti hepatitis C. Adjuntamos el link: «EMA recommends avoidance of certain hepatitis C medicines and amiodarone together».
Creo que puede darse una explicación con criterios de Farmacogenética. La amiodarona es substrato de la proteína de transporte Pgp, que se expresa en la membrana de los enterocitos y es una proteína de extrusión, es decir cuando el fármaco es absorbido, una parte del mismo es nuevamente enviado al lumen intestinal por la acción de esta proteína. El daclatasvir (Daclinza®) es un inhibidor potente de la Pgp, por lo tanto la administración conjunta provoca que no se devuelva al intestino una parte de la amiodarona absorbida y por lo tanto habrán niveles más altos en sangre de los esperados, según el protocolo basado en los ensayos clínicos. Por otro lado tanto el sofosbuvir como el ledipasvir (contenidos en Harvoni®) son inhibidores competitivos de la Pgp, por lo tanto el efecto conjunto de los dos, también provoca menos “extrusión” de amiodarona, niveles más altos en sangre y por lo tanto ocasionan efectos de sobredosis con bradicardias que a veces se han reportado mortales.
Pero lo que no dice la EMA es que a su vez la Amiodarona es un inhibidor potente de varias de las enzimas que metabolizan los fármacos antivirales y por lo tanto también podría interferir en la acción farmacológica de los mismos.
Finalmente informar, que estas interacciones se pueden conocer previamente, consultando la aplicación informática g-Nomic, de la web www.eugenomic.com

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®


Artículos relacionados:
Hepatitis C, Sofosbuvir® y Genotipo del paciente
La Genómica ayuda a predecir riesgos en el tratamiento de la Hepatitis C
EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

clopidogrel-stent-600x315-3080004

Clopidogrel: puesta al día

2 de marzo de 2018

El clopidogrel (Plavix®), es uno de los antiagregantes más utilizados. Suele ser la primera opción para evitar trombosis en los pacientes a los que se les ha colocado un stent. Sin embargo, pacientes con diversas variantes genéticas pueden precisar doble dosis, o en otros casos, no les hará efecto el tratamiento, es decir tendrán a pesar del tratamiento, riesgo de trombosis. Hay también una larga lista de fármacos, productos de consumo o plantas medicinales, que pueden restar eficacia a la dosis estándar de clopidogrel, según protocolos y producir igualmente fracaso terapéutico, es decir ocasionar también una trombosis. Un sencillo estudio de sólo 4 polimorfismos, permite adecuar correctamente el tratamiento antiagregante según la genética de cada paciente.

menopausia-thr-y-calidad-de-vida-600x315-7289879

Menopausia, THR y calidad de vida

20 de abril de 2018

Cuando se instaura la menopausia, debido a la caída de los estrógenos, las mujeres sufren diferentes molestias a corto plazo, como pueden ser pueden ser: sofocos, insomnio, cambios de humor, o más vello facial. A largo plazo puede ocasionar otros más graves, como depresión, osteoporosis, patología cardiovascular o Alzheimer, entre otros. Para aminorar estos trastornos, está recomendado por todas las Sociedades de Ginecología del mundo, prescribir la terapéutica de reemplazo hormonal (TRH), ya que se ha demostrado que, personalizando el tratamiento aplicado la Medicina Genómica, se evitan posibles contraindicaciones de riesgo de trombosis y/o de cáncer de mama, y por tanto se mejora la calidad de vida.

Cáncer gástrico, omeprazol y otros IBPs

21 de diciembre de 2017

Cuando se prescriben IBPs (omeprazol, pantoprazol, etc.) se debe prever cuando se dejarán de tomar, y salvo excepciones, no se deben recetar para una administración permanente. Son medicamentos que tienen muchos efectos adversos, como osteoporosis, ya que inhiben la absorción del calcio y del magnesio. Malabsorción de la vitamina B12 y por tanto riesgo de anemia. Facilitan también la implantación de Clostridium difficile, que causa trastornos intestinales graves, entre otros. Cuando se prescriben IBPs, al igual que para la mayoría de fármacos, se debe estudiar previamente posibles variantes genéticas y valorar las interacciones con otros medicamentos que esté tomando el paciente.

osteo-farma-04-4012414

Fármacos para la osteoporosis podrían no ser eficaces

30 de julio de 2013

Estudio realizado en el Servicio Navarro de Salud, publicado en el “openBMJ”, reporta que el uso de bifosofonatos, los compuestos más utilizados para la osteoporosis, no previenen del riesgo de fracturas sino que después de tres años de uso, puede ser que las pacientes tratadas tengan más fracturas.