Medicación en Geriatría

28 de diciembre de 2017

medicacion-en-geriatria-600x315-3192196

medicacion-en-geriatria-600x315-3192196
En general la mayoría de ancianos están polimedicados. La medicación y su coste, así como el personal necesario para garantizar su cumplimiento, es un apartado importante en los costes de centros geriátricos.
Con datos de la Sanidad Pública de Noruega se ha publicado un trabajo que analiza y reflexiona sobre la medicación en centros geriátricos, y en centros que atienden personas con diferentes niveles de discapacidad: “Drug-related problems and changes in drug utilization after medication reviews in nursing homes in Oslo, Norway”.

Se trata de una revisión de la medicación en 41 centros geriátricos de Oslo, con un total de 2.465 pacientes.

Resumiendo datos, un 82% tomaban laxantes; 46,2% fármacos antitrombóticos; 44,5% paracetamol; 37,2% antidepresivos; 32% diuréticos; 24,9% beta-bloqueantes; 21,4% ansiolíticos y así hasta una larga lista de diferentes familias de fármacos.
En total este colectivo tomaba 16.634 medicamentos.
De forma retrospectiva, entraron en una base de datos de interacciones de medicamentos toda la medicación que tomaba cada paciente. Encontraron 6.258 “Drug Related Problems”, es decir problemas que el paciente podía sufrir por causas relacionadas con la medicación.

El hecho más sorprendente es que en el 43,3% de los casos detectaron fármacos que no eran necesarios, según la patología del paciente.

Un 10% presentaron interacciones entre fármacos, que se hubieran evitado consultando antes de prescribir las posibles interacciones. En otro 10% de pacientes, la respuesta no fue la esperada y se les tuvo que monitorizar, cuando se podría haber evitado.

Si quitamos el 43,3% de fármacos innecesarios del resto, es decir problemas reales, casi un 40% se podrían haber evitado, simplemente aplicando la Farmacogenética.

Los fármacos que con más frecuencia se asociaban a problemas fueron: sedantes, opioides, ansiolíticos, antidepresivos y antiácidos, entre otros. De los 6.258 problemas detectados, es decir 2,3 por paciente de promedio, a la vista de los datos, motivaron 6.238 cambios en la medicación.
Este trabajo se hizo retrospectivamente, pero la reflexión que insinúan los autores, y que suscribo, es la siguiente:
Si en lo que se denomina “protocolo” se introdujera la norma: que antes de prescribir un medicamento, se revisara en un software de Farmacogenética las posibles interacciones con los medicamentos, sin olvidar las plantas medicinales o complementos nutricionales, se evitarían muchos efectos adversos, muchos fallos terapéuticos y se ahorraría mucho dinero.
Siendo prioritario al prescribir: antiagregantes, anticoagulantes, tratamientos psiquiátricos y antihipertensivos, revisar la genética del paciente.

Una consulta en un software de Farmacogenética, no comporta ni un minuto de tiempo. Minuto que puede evitar efectos muy graves al paciente.

Y si por dicha consulta se ve, que debe realizar el paciente un estudio de algún polimorfismo genético, su coste, está demostrado que ahorra dinero. Pero no sólo ahorra dinero, sino que preserva su salud.

Es el momento de redefinir protocolos de prescripción, puesto que hay avances tecnológicos suficientes que lo avalan.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4).
Member of the Pharmacogenomics Research Network.
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research
International Delegate of the World Society of Anti-Aging Medicine.
Presidente de EUGENOMIC®
Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

  • Test genético de farmacogenética global: GLOBALpgx
  • Test genético de Nutrigenética: ELIPSEgenes
  • Test genético de Detoxificación hepática: DETOXgenes

Artículos relacionados

dabigatran_y_probabilidad_de_hemorragias-6834391

Dabigatran y probabilidad de hemorragias

12 de junio de 2014

Dentro del grupo terapéutico llamado “Nuevos Anticoagulantes” está el Dabigatran (Pradaxa®) del que últimamente se conocen numerosos estudios. Desde hace años, clásicamente, los anticoagulantes más utilizados son los antivitamina K, el Acenocumarol (Sintrom®) y la Warfarina.

omeprazol-y-otros-ibps-600x315-5938790

Omeprazol y otros IBPs. Guías prácticas de prescripción

28 de julio de 2017

No se debiera cronificar el consumo de los inhibidores de la bomba de protones (omeprazol entre otros) prescritos para evitar lesiones gástricas, ya que a largo plazo pueden producir importantes trastornos, entre ellos mayor riesgo de fracturas, daño renal y graves lesiones intestinales. Recientemente se han publicado unas guías de prescripción que indican cuándo, cómo y por cuánto tiempo deben ser administrados estos medicamentos.

menopausia-precoz-y-diabetes-600x315-9497719

Menopausia precoz y diabetes

2 de noviembre de 2017

El Departamento de Epidemiología y Bioestadística del Erasmus Medical Center de Rotterdam ha realizado un estudio referente a las consecuencias de una menopausia prematura. Concluyen que las mujeres con menopausia prematura, tienen un riesgo de diabetes 3,6 veces superior en relación a las que tienen menopausia tardía. La mujer con menopausia precoz, inicia un ciclo biológico de envejecimiento prematuro y esto conduce a un factor de riesgo de diabetes, y a un mayor riesgo cardiovascular. Este es uno de los motivos por el que es tan importante al inicio de la menopausia, recomendar la terapéutica hormonal de reemplazo. Recomendación efectuada por los posicionamientos actuales de todas las sociedades de Menopausia, Obstetricia y Ginecología del mundo. Sin embargo todas también indican, “evaluando los riesgo personales de cáncer de mama y de trombosis”, riesgo que previo al tratamiento, puede conocerse fácilmente con un simple estudio genómico.

cansancio_cronico-2457967

Cansancio crónico

24 de abril de 2014

Pocas veces suele relacionarse la causa de un cansancio crónico o fatiga permanente con la contaminación. Nuestro organismo debe eliminar aquellos contaminantes ambientales que respiramos, como pesticidas, herbicidas, pinturas o gases providentes de combustión, o también algunos productos tóxicos que comemos, en particular los derivados de una cocción excesiva, como carnes a la brasa, ahumados o fritos a altas temperaturas u otras moléculas externas que ingerimos, por ejemplo medicamentos.