Las dietas alimentarias afectan de forma distinta a cada persona

28 de agosto de 2012

La dieta mediterránea, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2010, se ha erigido como el gran paradigma de alimentación equilibrada. Su famosa pirámide nos recuerda que la fruta, la verdura, los cereales, el aceite de oliva y los frutos secos deben ser protagonistas diarios de nuestra comida. No obstante, las bebidas dulces, la carne roja, los fritos o los productos de bollería irrumpen con fuerza en los hábitos alimentarios de muchas personas de los países desarrollados. Si a ello se le suma un déficit de actividad física y las particularidades genómicas de cada uno que aconsejan una alimentación personalizada, pueden surgir, y lo hacen de forma bastante generalizada en sociedades como la española, enfermedades relacionadas con la nutrición, como pueden ser la obesidad, patologías cardiovasculares o la diabetes de tipo 2, que están motivando muchos estudios de Nutrigenética Nutrigenómica. Su impacto en la salud es más que evidente, ya que según datos del Instituto Nacional de Estadística en el 2010, las enfermedades cardiovasculares son la causa más común de muerte en España.
En el blog de EUGENOMIC® hemos venido destacando que el riesgo a sufrir algunas enfermedades o la respuesta positiva o negativa que un paciente puede experimentar al tomar un medicamento viene determinado por sus polimorfimos genéticos, es decir, por el 0.1% de diferencias genéticas que el genoma de cada persona tiene respecto a los demás, motivo por el que algunas personas pueden codificar de formas distintas determinadas enzimas, determinados fármacos, o algunos de los principios activos o componentes de los alimentos.
Las recomendaciones nutricionales generales dirigidas a la sociedad (desde el punto de vista de la salud pública) son aquellas que producen un beneficio óptimo a la mayoría de la población. Sin embargo, puede haber un subgrupo de personas que no respondan de la misma manera que la mayoría. Así podremos concluir que una dieta supuestamente saludable para la población general, puede no serlo para determinadas personas. Por ello, «las recomendaciones nutricionales dirigidas al individuo deberán tener en cuenta su perfil genético y ser por tanto personalizadas», apunta David de Lorenzo, experto en Nutrigenómica.
En definitiva, los avances tecnológicos que ocurren de manera paralela en nutrición y genética han dado origen a una nueva rama científica, la genómica nutricional, encargada de las interacciones entre los nutrientes y los genes, ya sea en su expresión o en su modulación. Estos nuevos conceptos, sin duda alguna, rompen paradigmas de dieta y morbilidad y dan lugar a nuevas evidencias respecto a la influencia de unos sobre otros, para producir estados de salud o de enfermedad. Pero quizás lo más interesante es que está cambiando la perspectiva de alimentación ideal para la población, de forma que cada persona puede beneficiarse de individualizarle sus requerimientos personales “a la medida de sus genes”.
EUGENOMIC® aboga por el estudio de perfiles que ayuden a establecer tratamientos preventivos personalizados, adaptados al perfil de cada persona, y entre sus recomendaciones, aporta consejos nutrigenómicos, ya que los nutrientes, en relación con nuestros genes, pueden influir en el funcionamiento de un fármaco, o en el aumento del riesgo a padecer una determinada enfermedad.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)

Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.

Última revisión: [last-modified]

 

Artículos relacionados

caso_clc3adnico_provocado_por_un_antinflamatorio-3585810

Caso clínico antinflamatorio no esteroideo (AINE)

19 de noviembre de 2015

En este caso clínico, una mujer debido a su alteración genética, alcanzó niveles tóxicos debidos al tratamiento con un antinflamatorio no esteroideo (AINE), que es precisamente una de las acciones tóxicas más frecuentes, el producir una úlcera gástrica.

guias-para-prescripcion-opioides-600x315-5895746

Guías para prescripción de opioides

7 de septiembre de 2017

España duplica en siete años el consumo de fármacos opioides. Ha salido en la prensa, lo hemos repetido en diversos artículos. Es un hecho que constituye un grave problema ya que son origen de muchas muertes debidas a su consumo. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Farmacéuticos ha informado recientemente sobre esta alarma. Los médicos antes de prescribirlos debieran razonarlo muy cautelosamente. En el trabajo que adjuntamos, se da información sobre la reciente Guía publicada, relativa a la prescripción de opioides. Entre los diferentes puntos, señalan la importancia de controlar TODA la medicación que toma el paciente, para evitarle los posibles efectos adversos que pueden provocarle.

farmacogenetica-clinica-mayo-600x315-2711829

Farmacogenética en la Clínica Mayo

4 de mayo de 2017

En Clínica Mayo informan de los pasos seguidos para implementar en su práctica médica, el servicio de Farmacogenética. Describen, que el principal problema que se encontraron, fue la resistencia de algunos clínicos, que les parecía que se les restringía la libertad de prescribir lo que querían.Esta situación debe ser universal, pues también es lo que aquí en nuestro país nos encontramos. Ciertos clínicos interpretan como restricción, lo que debieran considerar como una colaboración de gran ayuda, para prescribir la medicación más adecuada a cada paciente.

antidoto-anticoagulantes-orales-noac-600x315-3603891

Antídoto de urgencia para nuevos anticoagulantes (NOAC)

6 de septiembre de 2018

Los nuevos anticoagulantes orales (NOAC) hasta hace pocos años no tenían antídotos en caso de sangrado. Recientemente han sido aprobados los fármacos que contrarrestan su acción, tanto para el dabigatrán como para los más recientes rivaroxabán, apixabán y edoxabán. Sin embargo, mientras los anticoagulantes clásicos acenocumarol y warfarina se pueden monitorizar para llevar el control del tratamiento, no ocurre con los NOAC, y aunque se diga comercialmente que no hace falta, no es que no haga falta, sino que no hay una prueba de laboratorio para su control. Por este motivo, es importantísimo extremar la revisión de interacciones de medicamentos y aplicar correctamente la Farmacogenética, ya que se registran hemorragias como efecto secundario.