Obesidad juvenil y riesgo de Alzheimer y cáncer colorrectal

4 de junio de 2015

obesidad_juvenil_y_riesgo_cancer-3772397

obesidad_juvenil_y_riesgo_cancer-3772397
Es sabido que la obesidad es perjudicial para la salud, pero parece como si sólo lo fuese para las personas adultas, que a veces (sobre todo mujeres) se ven más motivadas para perder peso por motivos estéticos, que por ser conscientes que es perjudicial para su salud (más riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, así como un largo etcétera). Pero estas mismas mujeres, a veces, no se preocupan ni ocupan de sus hijos adolescentes, cuando tienen sobrepeso u obesidad.
En España en la población juvenil hay un 26% de sobrepeso y un 13% presenta ya obesidad. Se debe hacer un esfuerzo para que nuestros adolescentes tengan un peso normal en relación a su altura. Si se les deja comer y beber lo que les apetece, luego su organismo sufre las consecuencias, sencillamente se va predisponiendo a todas las patologías antes mencionadas.

Acaban de publicarse dos trabajos muy significativos, que deseamos dada su importancia, dar una mayor difusión.
Uno realizado en Italia, publicado el 11 de mayo de este año, en la revista Pediatrics: «Biomarkers of Alzheimer disease, insulin resistance, and obesity in childhood», han estudiado 176 adolescentes con peso normal, 135 con sobrepeso y 129 obesos, a los que se le han determinado en sangre los niveles de las proteínas Ab42 y PSEN1, que son algunos de los marcadores más utilizados en los perfiles bioquímicos de diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer. Para ambas proteínas, los resultados fueron superiores en los obesos, más que en los de sobrepeso, y a su vez éstos más que en los normales. La interpretación es que los adolescentes obesos o con sobrepeso, empiezan ya a manifestar aumento de marcadores de la enfermedad de Alzheimer, desde jóvenes. Agradezco a los autores el remitirme el trabajo completo.
En otro trabajo realizado en Suecia: «Adolescent body mass index and erythrocyte sedimentation rate in relation to colorectal cancer risk» han estudiado la aparición de cáncer de colon en las historias clínicas de sus registros nacionales de salud, con un seguimiento mínimo de 35 años, en 239.658 hombres. Encontraron 501 casos de cáncer de colon y 384 casos de cáncer de recto. Revisaron los pesos de los hombres incluidos en el estudio, según los registros que tenían cuando hicieron el servicio militar . Los que entonces de jóvenes, tenían sobrepeso, tuvieron el doble de riesgo, que los de peso normal, factor 2.08 y los entonces obesos, un factor de 2.38, es decir más del doble de probabilidades de tener un cáncer de colon o recto
La conclusión es que los adolescentes con sobrepeso y obesos, no solamente están perjudicando su salud actual, sino que están comprometiendo su salud futura, cuando sean adultos, y encima presentan mayor predisposición a la enfermedad de Alzheimer, como también, más riesgo de cáncer colorrectal.
La genómica puede ayudar a escoger la dieta más adecuada, en ocasiones, no se trata solamente de la cantidad de calorías que se ingieren, sino también es importante conocer el tipo de nutrientes y cantidades más adecuados a cada persona. Somos genéticamente diferentes, por lo tanto no a todos va a ser aconsejable la misma dieta.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®


Artículos relacionados:
• Cáncer y Obesidad.
Obesidad, cáncer de mama y estatinas.
Obesidad y riesgo de artritis reumatoide.
Sobrepeso y obesidad.
Dietas sanas pero mejor dietas personalizadas.
Vídeo: ¿Cómo evitar la obesidad y lograr un control del propio peso?

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

Desprescripción

21 de septiembre de 2017

  Cuando se prescribe un medicamento, hay que pensar que ha de ser por un tiempo limitado y no un tratamiento de por vida. Todo medicamento consumido durante un largo plazo, puede producir efectos adversos. En Nueva Zelanda, recientemente han realizado una encuesta entre médicos de medicina de familia sobre la desprescripción. Señalan lo difícil que es la desprescripción, en especial en geriatría. Proponen diferentes sugerencias para tratar de forma más natural y con menos “polifarmacia” a los pacientes, entre ellas, tener acceso a aplicaciones que informen las interacciones entre medicamentos.

tratamiento-hormonal-menopausia-novedades-fb-600x315-2718303

Tratamiento hormonal en la menopausia

16 de diciembre de 2016

El tratamiento de reemplazo en la menopausia es muy conveniente para la mujer por sus múltiples beneficios en su salud presente y futura. Sin embargo, dado que puede presentar ciertos efectos negativos, es imprescindible antes de iniciarlo analizar las posibles alteraciones genéticas de cada mujer. El "consenso global sobre los pros y contras del tratamiento hormonal en la menopausia", concluye que los beneficios superan a los riesgos.

antidepresivos_y_glaucoma-7076789

Antidepresivos y Glaucoma

31 de octubre de 2014

En un comunicado de alerta de la FDA (Safety MedWatch), del 10 de julio de 2014, advierte y obliga a poner en los folletos de una serie de medicamentos, que los antidepresivos que relacionan (la mayoría del mercado), tienen un alto riesgo de provocar glaucoma de ángulo cerrado.

Migraña y patologías asociadas

3 de enero de 2018

Hay diversas patologías asociadas a la migraña, así mientras a unas personas la migraña les produce depresión, a otras esta cuestión no les afecta, o es causa de un mayor riesgo cardiovascular. Los medicamentos más frecuentes prescritos para tratar las fases agudas de migraña actúan potenciando la acción serotoninérgica y basan su acción anti-migrañosa en producir una vasoconstricción cerebral, por tanto aumenta la tensión arterial, incrementando el riesgo cardiovascular. Antes de prescribir estos medicamentos es preciso evaluar los riesgos que puedan comportar mediante un estudio farmacogenético previo. No se puede seguir tratando a los pacientes, sin tener la evidencia de las posibles contraindicaciones que puedan ocasionar.