Omega-3 DHA beneficioso para el Alzheimer

27 de octubre de 2016

omega3-dha-beneficioso-alzheimer-web-600x315-6712777

El Alzheimer es una enfermedad mental progresiva. Se caracteriza por una degeneración de las células nerviosas del cerebro y una disminución de la masa cerebral.
Es un hecho contrastado que en nuestro país, y en general en todos los países desarrollados, aumenta la longevidad. El promedio de vida en España en el año 1960 era de 69,11 años y en el año 2012 de 82,38. Esto es muy positivo, pero el lado negativo, es que a más longevidad más patologías crónicas, cáncer y enfermedades neurodegenerativas, entre las que destaca el Alzheimer. Por tanto, es cada día más importante establecer unas medidas preventivas –hábitos de vida y complementos nutricionales- que no necesariamente han de ser igual para todos.

La Genómica permite practicar una Medicina Preventiva de forma personalizada.

Las principales manifestaciones del Alzheimer, son la pérdida de memoria, desorientación temporal y espacial, y el deterioro intelectual y personal. El hecho anatomopatológico más destacado, es la formación en el cerebro de placas de amiloide, que son las que más contribuyen a la desestructuración de la arquitectura cerebral.
Cuando observamos la composición de ácidos grasos en el cerebro, el omega-3 DHA (Ac. Docosahexaenoico) está en una proporción del 13,5%. Pero en las sinapsis –puntos de conexión entre las neuronas- es del 22 %. Es decir, el déficit de DHA origina sinapsis con membranas menos flexibles, por tanto menos funcionales, y su consecuencia menos integración y menor coordinación mental.
En el cerebro tenemos unos 100.000 millones de neuronas y cada neurona puede tener entre 5.000 y 10.000 sinapsis. ¡Calculen el número de sinapsis!. El DHA es uno de los componentes que les da más funcionalidad.
Aplicando datos informáticos diríamos, que nuestro cerebro es un computador, con una capacidad de memoria de 500 petabytes y de procesamiento de 1 exaflops. Más información

DHA (Ac. Docosahexaenoico) y beneficios para el Alzheimer.

Acaba de publicarse un trabajo en JAMA Neurology, que demuestra que en el Alzheimer, pacientes con niveles normales de DHA (Ácido docosahexaenoico) en suero, es decir sin déficit nutricional, tienen 23% menos de placas de amiloide, más volumen cerebral y actividad mental más respetada, que los que tienen déficit de DHA. Se ha medido la estructura cerebral y las placas de amiloide por imágenes PET (Positron Emission Tomography).
Esto enlaza con un trabajo experimental del National Institute of Health realizado con ratas genéticamente mutadas, para que expresen el Alzheimer de forma dominante. Suplementadas con DHA desarrollaron muchas menos placas de amiloide, por unos complejos mecanismos biológicos que se detallan en la publicación.

Las personas que tienen el genotipo ApoE4/ApoE4 (5% de la población) del gen ApoE, tienen más riesgo de padecer el Alzheimer.

Es por tanto indicado en dichas personas, que ya desde jóvenes, se les adecuen unos hábitos de vida y complementos nutricionales preventivos. Pero resulta, que el DHA (Ácido docosahexaenoico), precisamente en las que tienen este genotipo, les eleva algo el c-LDL, es decir “el colesterol malo”, y a veces en ellas, por este efecto, se desaconseja su administración.
Esto es un concepto equivocado que se tiene, que “lo malo nos viene del colesterol elevado”. Es cierto que hay que tener el colesterol normal, pero en las personas ApoE4/ApoE4, lo prioritario es que tengan niveles adecuados de DHA, con el fin de prevenir la formación de placas de amiloide.
El colesterol puede controlarse mediante la dieta o administrando dosis bajas de estatinas. Los suplementos nutricionales se han de personalizar, y la Genómica nos ayuda a ello.
La pregunta es sencilla ¿qué es prioritario en una persona que tiene un alto riesgo de padecer un Alzheimer, su colesterol o que no desarrolle placas de amiloide?. Yo lo tengo claro y más si el colesterol lo podemos regular a través de la dieta o con un tratamiento con estatinas u otros hipolipemiantes.
Ante todo miras amplias, sentido común y prevenir lo que se pueda evitar.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network
Presidente de Eugenomic®
Artículos relacionados:

Eugenomic® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin

Artículos relacionados

cafe-y-riesgo-de-infarto-de-miocardio-web-600x315-7976663

Café y riesgo de infarto de miocardio

4 de noviembre de 2016

Para no perjudicar nuestra salud cardiovascular, deberíamos conocer la acción del café, en base a nuestra genética. Unas alteraciones genéticas básicas y sencillas, orientan sobre cómo adaptar nuestros hábitos de vida, con el fin de prevenir enfermedades y mantener nuestra salud, presente y futura.

estatinas_y_dolores_musculares-1610268

Estatinas y dolores musculares

23 de abril de 2015

La aparición de dolores musculares y miopatías graves son síntomas que suelen suceder a los seis-doce meses, o incluso al cabo de años, de haber iniciado el tratamiento con estatinas, por lo que no se relacionan con la medicación. Conviene, estudiar alteraciones en los genes de las personas que toman estatinas, para conocer y evitar sus posibles efectos adversos

novedades-alzheimer-600x315-2282918

Novedades sobre el Alzheimer

11 de octubre de 2018

En España más de 1,5 millones de personas sufren Alzheimer, por este motivo se están realizando muchos estudios acerca de la prevención de esta enfermedad. La Genómica va aportando datos sobre el riesgo de padecer Alzheimer. Principalmente se encuentran polimorfismos genéticos de riesgo, en particular en los casos de aparición temprana. Uno de los marcadores más significativos, es que en los portadores del genotipo Apoe4/Apoe4, su riesgo de Alzheimer disminuye mucho, si lo más precozmente posible hacen una dieta muy rica en proteínas y determinados nutrientes.

Cáncer de próstata y antiandrógenos

19 de octubre de 2017

Para el tratamiento del cáncer de próstata, se aplican principalmente terapias de privación de andrógenos (ADT). Un reciente e importante estudio avala que la privación de andrógenos no aumenta el riesgo de demencia, ni de enfermedad de Alzheimer. No obstante, aumenta el riesgo de trombosis. Es importante aplicar correctamente la Farmacogenética, y evitar al paciente consecuencias no deseadas. Se deben valorar los posibles efectos adversos de los medicamentos y evaluar el beneficio/riesgo, y en su caso adoptar acciones preventivas. No basta dar las dosis “según protocolo”, hay que tener en cuenta los genes del paciente y las interacciones de fármacos.