Interacciones graves en oncología por polimedicación

8 de abril de 2016

interacciones-graves-oncologia-polimedicacion-6059672

interacciones-graves-oncologia-polimedicacion-6059672

En la práctica médica de nuestro entorno, cuesta mucho que algunos médicos consulten de forma habitual aplicaciones informáticas sobre interacciones de medicamentos y más todavía, que adopten la Farmacogenética como método normalizado de prescripción. Se receta lo adaptado según protocolo, sin haber tomado conciencia, que cada persona es genéticamente diferente y que por tanto los medicamentos no sirven igual para todos. Hay múltiples publicaciones que lo avalan, además de organismos nacionales e internacionales que lo confirman.

Como término medio un 20% de la población no responde correctamente a la medicación según protocolos, y aún con una genética adecuada al fármaco, la polimedicación puede provocar efectos tóxicos o fallos terapéuticos.
Los oncólogos son los especialistas que comienzan a utilizar datos farmacogenéticos en la prescripción de determinados quimioterápicos, pues conocen que la agresividad de determinados medicamentos pueden producir efectos muy graves, en pacientes que debido a alguna alteración genética, los metabolicen más lentamente de lo habitual. Sin embargo no se suele tener en cuenta la comedicación, es decir todo lo que toma también el paciente oncológico prescrito por otros especialistas.
Comentamos un caso clínico publicado recientemente, y que es un reflejo de lo que ocurre con relativa frecuencia.  J.Clin Pharmacol Therapeut. (2016); 41(1):104-5.
Se trataba de un paciente con un linfoma de células del manto, enfermedad rara que representa un 6% de los linfomas no-Hodgkins. El oncólogo le prescribió ibrutinib como fármaco adecuado para este tipo de cáncer. El paciente presentó hipertensión y el cardiólogo la prescribió verapamilo. Al cabo de un tiempo tuvo que ingresar en urgencias debido a una severa diarrea que no se la pudieron cortar con los tratamientos habituales. En el hospital, el farmacéutico-clínico, revisó en una base de datos la medicación y encontró la interacción entre el ibrutinib y el verapamilo. Le pusieron una perfusión adecuada y sustituyeron el verapamilo por lercanidipino como antihipertensivo. Se solucionó el problema y a los tres días le dieron el alta.
¿El por qué de lo sucedido?. El ibrutinib se metaboliza por la enzima hepática CYP3A4 y el verapamilo es un inhibidor moderado-potente de esta enzima. Como consecuencia de la interacción, los niveles de Ibrutinib en sangre, al no eliminarse al ritmo habitual, fueron aumentando hasta que produjeron los efectos tóxicos, en forma de diarrea.
De haber consultado previamente, un software de Farmacogenética, se hubiese obtenido textualmente la información:Los niveles de ibrutinib pueden aumentarse entre 6 a 9 veces al coadministrase con inhibidores potentes del CYP3A4 como el verapamilo. Si la coadministración es necesaria, disminuir la dosis de ibrutinib hasta 140 mg/día.” Referencia de la recomendación de la FDA 2.4.

Una sencilla consulta de las posibles interacciones de los medicamentos, en menos de 30 segundos, hubiese evitado al paciente su ingreso en urgencias como consecuencia del grave efecto secundario presentado.
Recomendamos una vez más que se tenga presente al prescribir cualquier medicamento, que potencialmente todos pueden interaccionar entre sí, teniendo en cuenta además, que todas las personas somos genéticamente diferentes y cada persona es susceptible de que algún medicamento pueda producirle un efecto no deseado.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®


Trabajo citado:
Adverse event potentially due to an interaction between ibrutinib and verapamil: a case report

Artículos relacionados:
Caso práctico de interacción medicamentosa grave
La Farmacogenética en atención primaria
Urgencias en pediatría por efecto de medicamentos
Interacciones de medicamentos en hospitales pediátricos

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

Farmacogenética en un gran hospital español

28 de diciembre de 2017

En el hospital La Paz de Madrid, han iniciado la primera etapa en la implementación de la Farmacogenética. Su principal objetivo es ampliar su aplicación a los diferentes servicios del Hospital. Actualmente, son muchos los estudios y publicaciones que avalan científicamente que la Farmacogenética mejora la calidad de la asistencia, evita ingresos hospitalarios, previene efectos adversos, evita muertes, y ahorra muchos gastos al sistema de salud. Sin embargo, son conscientes que un objetivo de esta envergadura, requiere también el apoyo y convencimiento de la Dirección Médica y la Gerencia del Hospital. No es infrecuente, que se valore más la inmediatez en el coste de la aplicación, sin calcular el coste que supone no aplicarla.

Prevenir la oxidación del colesterol

12 de julio de 2012

Prevenir la oxidación del colesterol es clave para evitar enfermedades cardiovasculares Según un estudio de la ‘Revista Española de Cardiología’ (REC), la mitad de la población española tiene el colesterol elevado La mitad de la población española tiene el colesterol elevado, según un estudio que ha publicado el último número de la ‘Revista Española de […]

tratamiento-de-la-diabetes-y-riesgo-cardiaco-blog-600x278-8547688

Tratamiento de la diabetes y riesgo cardíaco

21 de julio de 2016

La FDA recomienda a los médicos con pacientes diabéticos y patología cardíaca, no les prescriban los nuevos fármacos para la diabetes del grupo gliptinas. Hay muchos fármacos, que además pueden provocar un alto riesgo de...

testosterona-y-riesgo-cardiovascular-fb-600x315-2423931

Testosterona y riesgo cardiovascular

9 de septiembre de 2016

Los hombres con andropenia debida a la edad, suplementados con aplicación dérmica de testosterona, tienen más longevidad, menos eventos cardiovasculares y menos cáncer de próstata.