Combinar opioides con benzodiazepinas es un peligro

11 de noviembre de 2016

fda-no-combinar-oipiodes-con-benzodiazepinas-web-600x315-6241641

fda-no-combinar-oipiodes-con-benzodiazepinas-web-600x315-6241641
Al abuso de opioides (OP) para tratar el dolor, ya nos hemos referido en varios blogs. También sobre las  benzodiacepinas (BZP) para tratar la ansiedad, o simplemente para dormir o para estar “sedados”.

En los últimos años el consumo de opioides se ha incrementado de forma alarmante.

Son fármacos de segundo nivel que debieran prescribirse en casos crónicos y considerarlos tan sólo si se prevén beneficios mayores que los riesgos que pueden originar. Por tanto, antes de prescribirlos para tratar el dolor, debiera procurarse otros fármacos menos adictivos.
La realidad es que cada vez se prescriben en etapas más tempranas del tratamiento. El gran inconveniente es que producen adicción, y cuando se retiran ocasionan síndrome de abstinencia.
En USA se ha producido una alarma en los altos estamentos sanitarios y políticos. Según datos del CDC (Center or Disease Control and Prevention) indican, que año 2014 en USA murieron 28.000 personas por causa de estos fármacos. Consecuencia de ello, se creó una comisión en el Congreso para estudiar el problema del alto consumo de opioides: Comprehensive Addiction and Recovery Act of 2016.

Pero a la vez que el consumo de opiodes, está subiendo de forma alarmante el consumo de benzodiacepinas.

Los ansiolíticos o benzodiazepinas, son medicamentos para tratar la ansiedad. También los de acción corta se utilizan para facilitar el sueño. Pero la preocupación aún aumenta más, cuando se mezcla su consumo. Es decir, personas que mezclan OP para el dolor y BZP para dormir o para la ansiedad.
Esta mezcla,  puede tener efectos secundarios graves. Ante esta situación la FDA ha publicado una información de alarma sobre este hecho: “FDA Drug Safety Communication: FDA warns about serious risks and death when combining opioid pain or cough medicines with benzodiazepines; requires its strongest warning”.

Fuerte alarma de importante riesgo de muerte cuando se mezclan opioides con benzodiazepinas.

Concretamente la Agencia advierte a los familiares de personas que toman mezcla de estas dos familias de fármacos, que avisen inmediatamente al médico, o lleven a urgencias, si el paciente tiene síntomas de mareos inusuales, somnolencia extrema, respiración lenta o difícil, o falta de respuesta cuando se les habla, pues de agravarse puede haber riesgo de muerte.
Concretamente la FDA dice textualmente: “Los profesionales sanitarios deben limitar la prescripción de analgésicos opioides con benzodiacepinas u otros depresores del SNC, sólo indicado para pacientes en los que las opciones de tratamiento alternativo son inadecuados”.
Tener en cuenta que, tanto en un tratamiento individual como en comedicación, las benzodiazepinas  se metabolizan principalmente a través del CYP3A4 y los opioides a través del CYP2D6 y CYP2C19, principalmente.
Por lo tanto, pacientes con alteraciones genéticas que afecten a los genes CYP3A4, CYP2D6 y CYP2C19 condicionan menos actividad, a las dosis correctas según los protocolos estándar. Tendrán por tanto, niveles plasmáticos mucho más altos de los esperados y un alto riesgo de efectos secundarios por sobredosis. En ambos casos producen somnolencia, confusión y riesgo de muerte.
Recordar que aplicar la Farmacogenética evita muchos efectos adversos.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network
Presidente de Eugenomic®
Artículos relacionados:

Eugenomic® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

Interacciones medicamentosas en cardiología

29 de junio de 2017

Las interacciones entre los medicamentos que se prescriben en cardiología, pueden ocasionar efectos muy graves. Por tal motivo los cardiólogos debieran revisar previa a la prescripción, las interacciones entre los fármacos que recetan junto con toda la medicación que toma el paciente. Las posibles variantes genéticas del paciente, pueden ser la principal causa de efectos no esperados debidos a la medicación. Actualmente hay guías internacionales sobre la aplicación de la Farmacogenética, entre otras, para fármacos tan frecuentes como el clopidogrel, simvastatina o acenocumarol.

fda-no-combinar-oipiodes-con-benzodiazepinas-web-600x315-6241641

Combinar opioides con benzodiazepinas es un peligro

11 de noviembre de 2016

Importante riesgo de muerte cuando se mezclan opioides con benzodiazepinas. La FDA acaba de publicar una información de alarma sobre este hecho.La Agencia advierte a los familiares de personas que toman mezcla de estas dos familias de fármacos, que avisen inmediatamente al médico, si tiene síntomas de mareos inusuales, somnolencia extrema, respiración lenta o difícil, o falta de respuesta cuando se les habla.

plantilla_blog_02-600x315-4101113

Alcohol y demencia

26 de noviembre de 2019

Este blog me lo han sugerido los datos del Ministerio de Sanidad, sobre el consumo de alcohol en adolescentes. El 75,1% de los adolescentes de 14-18 años, ha consumido alcohol alguna vez en su vida. 6 de cada 10 adolescentes, se han emborrachado alguna vez en su vida. (más…)

clopidogrel-stent-600x315-3080004

Clopidogrel: puesta al día

2 de marzo de 2018

El clopidogrel (Plavix®), es uno de los antiagregantes más utilizados. Suele ser la primera opción para evitar trombosis en los pacientes a los que se les ha colocado un stent. Sin embargo, pacientes con diversas variantes genéticas pueden precisar doble dosis, o en otros casos, no les hará efecto el tratamiento, es decir tendrán a pesar del tratamiento, riesgo de trombosis. Hay también una larga lista de fármacos, productos de consumo o plantas medicinales, que pueden restar eficacia a la dosis estándar de clopidogrel, según protocolos y producir igualmente fracaso terapéutico, es decir ocasionar también una trombosis. Un sencillo estudio de sólo 4 polimorfismos, permite adecuar correctamente el tratamiento antiagregante según la genética de cada paciente.