Patología cardiovascular y obesidad

15 de marzo de 2018

patologia-cardiovascular-obesidad-600x315-4837819

patologia-cardiovascular-obesidad-600x315-4837819

La obesidad y también el sobrepeso deben tratarse seriamente, ya que son el origen de muchas enfermedades.

JAMA-Cardiology acaba de publicar un estudio, revisión de otros trabajos prospectivos realizados en USA, sobre patología cardiovascular, en relación con la obesidad.

Incluyen 3.2 millones de personas con datos desde 1964 a 2015. Se hicieron grupos de edad, comprendidas entre 20-39, 40-59 y 60-79 años. Seleccionaron 190.672 personas que cumplían los requisitos clínicos de obesidad y patología cardiovascular, en relación a un grupo control. De esta población el 73,9% eran mujeres.
Un índice de Masa Corporal (IMC entre 18,5 y 24) se considera un peso situado dentro del rango de la normalidad. Cuando el IMC está entre 25-30 se considera sobrepeso, y a partir de ahí se considera obesidad. Las personas con peso normal (IMC=18,5-24) su valor de referencia 1 (OR=1,0)

Los resultados para el grupo de media edad con sobrepeso (IMC=25,0-29,9) fueron los siguientes:

La incidencia de enfermedad cardiovascular en hombres, fue de (OR=1,21) y en mujeres (OR=1,32).

Para obesidad (IMC=30,0-39,9) en hombres fue (OR=1,67) y en mujeres (OR=1,85).

En los casos de obesidad mórbida u obesidad grave (IMC<40) los resultados fueron para hombres (OR=3,14) y (OR=2,53) para mujeres.
Cito los resultados para el grupo de personas de media edad (40-59 años), pero también se dan en el trabajo, para los grupos de edades 20-39 y 60-79, así como en casos de infarto de miocardio y muertes, por causa cardiovascular.
El mensaje que queremos transmitir, y que no es ni mucho menos la primera vez que lo hacemos, es: el sobrepeso y la obesidad, son el substrato de las enfermedades cardiovasculares. Pero también de la diabetes tipo 2, accidentes cerebrovasculares, embolia pulmonar, hipertensión, y enfermedades inflamatorias como la artritis, entre otras muchas.
Tratar la obesidad no es solo “hacer régimen” o “comer menos”, sino que se debe tratar diferenciando las circunstancias que originan esta obesidad, de forma personalizada. Establecer las calorías de la ingesta que requiere cada persona. Determinar el equilibrio entre calorías de carbohidratos, proteínas y grasas. Valorar la calidad de estos nutrientes y el aporte suficiente de elementos minerales, cofactores, vitaminas, calidad de los ácidos grasos y de los aminoácidos aportados.

Pero hay un “algo más” que de hecho debiera ser el punto de partida. Es la genética de cada persona.

Con una misma dieta, unas personas engordan y otras no. Por tanto, no es sólo la dieta, sino la adecuada proporción de hidratos de carbono-grasas-aminoácidos, así como los complementos que cada persona necesita, en función de sus variantes genéticas.
Un ejemplo sencillo y frecuente, que no se suele tener en cuenta, es la vitamina B12 (cobalamina) y el ácido fólico. Son cofactores muy importantes el metabolismo. Pero su acción biológica no la ejercen directamente, sino después de ser metilados a metil-cobalamina y a metil-fólico.
Muchas personas tienen variantes genéticas en el gen MTHFR que codifica la enzima Metil-Tetrahidro-Folato-Reductasa, que cataliza esta reacción, y por lo tanto fisiológicamente estarán en déficit, aunque su aporte alimentario sea según tablas nutricionales “normal”. A estas personas se les debe suministrar aportes nutricionales de metil-cobalamina y metil-fólico, que ya existen en el mercado.
Así podríamos hablar de otros requerimientos, por ejemplo, de vitamina D, o necesidades a nivel individual, de carbohidratos entre otros.

No se trata simplemente de “hacer régimen”, se puede comer variado, apetitoso y “normal”, pero teniendo en cuenta la genética de cada persona.

El primer paso para planificar una correcta dieta de adelgazamiento, ha de ser personalizado, según los genes de cada persona.

Estamos en el siglo XXI, el siglo de la Medicina personalizada, aplicando la Genómica.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4).
Member of the Pharmacogenomics Research Network.
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research
International Delegate of the World Society of Anti-Aging Medicine.
Presidente de EUGENOMIC®
Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
 Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

el_tratamiento_del_dolor-5474564

El tratamiento del dolor

22 de enero de 2015

El problema del dolor crónico, es el causado por una patología no transitoria y que no se soluciona. Un primer error que se suele cometer, es prescribir de entrada opioides, el paciente a corto plazo lo agradece, pero a largo plazo le puede resultar perjudicial.

diabetes-600x315-7587422

Diabetes e interacciones en la medicación

28 de marzo de 2018

Se ha comprobado, que diversas interacciones con los diferentes medicamentos que toman pacientes diabéticos, justifican en muchos casos una pérdida de efecto del tratamiento. Un estudio farmacogenético previo a la prescripción de antidiabéticos, y un control de las posibles interacciones entre los medicamentos que toma el paciente, puede evitar muchas visitas, análisis repetitivos y cambios de medicación innecesarios.

Congreso Internacional de Medicina Biológica

27 de octubre de 2012

Congreso Internacional de Medicina Biológica. Argentina  El Dr. J. Sabater-Tobella será una de las presencias más destacadas del Congreso. La medicina genómica, la genética y los perfiles predictivos centrarán las distintas ponencias y seminarios que impartirá Los días 8, 9 y 10 de noviembre, en la sede de la Asociación Médica Argentina, (avenida Santa Fe […]

bifosfonatos-desprescripcion-600x315-1435579

Bifosfonatos: prescribir por tiempo limitado

26 de septiembre de 2017

El 80% de personas con osteoporosis son mujeres. La menopausia es la causa principal de osteoporosis, debido a la disminución de los niveles de estrógenos. Es una enfermedad que no provoca síntomas, pero cuando aparece es discapacitante debido a las fracturas que ocasiona. Uno de los tratamientos más prescritos, para prevenir la osteoporosis, son los medicamentos del grupo de los bifosfonatos. Pero conviene tener en cuenta que a largo plazo, producen unas modificaciones en la estructura ósea, que la hacen más frágil. Dar bifosfonatos es útil y beneficioso, pero que no debiera rebasarse los cinco años de tratamiento, transcurridos los mismos, deberían buscarse terapéuticas alternativas.