Predicción de riesgo del cáncer de mama

3 de octubre de 2018

prevencion-cancer-mama-600x315-7273298

prevencion-cancer-mama-600x315-7273298
El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en mujeres. A nivel poblacional, en nuestro país afecta a un 12.5%. En el año 2017 se diagnosticaron en España 26.370 nuevos casos de cáncer de mama.
Ante una enfermedad con este alto riesgo, es lógico que las organizaciones sanitarias establezcan unos programas de detección precoz. En general actualmente, se aconseja a todas las mujeres que, a partir de los 50 años, cada tres años se sometan a una mamografía.
Pero surgen varias preguntas:
¿A todas las mujeres?, y ¿a todas por igual?. Es decir ¿“talla única”, cuando todos somos genéticamente diferentes?
Otra pregunta que surge ¿es rentable hacer tantas mamografías a muchas mujeres que tendrán un escaso riesgo?

Las mamografías detectan de forma precoz la presencia de cáncer de mama, cuando ya se ha instaurado. Pero no advierten su riesgo antes de su aparición. Precisamente cuando todavía se está a tiempo de evitarlo.

Otra pregunta: ¿Qué se puede hacer para determinar grupos: bajo riesgo o de alto riesgo?. Y si se tienen estos datos, ¿cómo aplicar medidas preventivas eficaces, de acuerdo con su riesgo individual?.
Esto es lo que se han preguntado los sistemas de salud del Reino Unido, que han realizado un importante estudio con los datos del National Health Service (NHS) Breast Screening Programme (NHSBSP). Publicado en la revista JAMA Oncology.  
Con sus datos vieron, que a 10 años vista, el riesgo absoluto de padecer un cáncer de mama, a partir de los 50 años, es del 2.85%, pero si se estratifica por indicadores de riesgo, se obtiene un escalado que va del 0.53% al 9.96%.
Observaron que no tener en cuenta el riesgo y hacer a todas las mujeres lo mismo, además de ser muy costoso para el sistema de salud, a muchas de ellas se les harían exploraciones incensarias y a otras se les tendría que hacer muchas más.
Con los datos de los registros de salud antes mencionados, hicieron un estudio en base a tres grupos de mujeres, a partir de sus 50 años. Cada grupo tenía aproximadamente 350.000 mujeres. Controlaron sus registros de salud desde los 50 años hasta los 70 años.
A un grupo no se les hizo ningún screening.
Al segundo grupo, una mamografía cada tres años, a partir de los 50 años.

Y al tercer grupo, mamografías y otras exploraciones complementarias, dependiendo de su riesgo genético a padecer un cáncer de mama.

Según sus resultados verificaron, que hacer lo mismo a todas, obviamente se diagnostican precozmente cánceres, pero también habían muchos falsos positivos, cuyas consecuencias perjudican a las afectadas.
Su conclusión fue: el screening se debe hacer en base al riesgo individualizado. Es decir, solo a los grupos de alto riesgo y en función del mismo.
La pregunta siguiente: ¿cómo se calcula este riesgo?
Pues en base a contingencias individuales: Edad de la regla, edad de la menopausia, número de hijos, lactancia o no, entre otros. Es decir, establecer primero el cálculo de riesgo que determina el “Gail Test”.

Y de acuerdo con dicho estudio, seleccionar las mujeres a las que está indicado hacer un estudio genómico, para conocer con mayor precisión, su riesgo.

Con ello concluyen que, con este proceder, sería mucho más eficaz la prevención del cáncer de mama. Además, de ser mucho menos costoso para los sistemas de salud, y teniendo en cuenta a su vez, que actualmente, los estudios genómicos son cada día más asequibles.

Esto es, aplicar la llamada “Medicina de Precisión”. O sea, adaptar el tratamiento médico a las características individuales de cada paciente, teniendo en cuenta los estudios clínicos, su genética y sus hábitos de vida.

Conviene recordar que, de todos los tipos de cáncer de mama, un 85% son esporádicos, el 5% son hereditarios (genes BRCA1/2) y un 10% son familiares poligénicos.
Y precisamente de este principal grupo, de cáncer esporádico, es el que la Genómica puede informar del riesgo individual que tiene cada mujer.

Aplicar el “Gail Test” y según éste, realizar un estudio del perfil genómico, es la vía adecuada para una prevención personalizada del cáncer de mama en mujeres.

Dr. Juan Sabater-Tobella
Presidente de EUGENOMIC®
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4).
Member of the Pharmacogenomics Research Network.
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research
International Delegate of the World Society of Anti-Aging Medicine.

Vídeo relacionado:

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de:Facebook, TwitterYoutube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

sc3adndrome_de_burnout_en_la_clase_mc3a9dica-4146768

Síndrome de ”burnout” en la clase médica

6 de marzo de 2015

El síndrome de ”burnout”, también denominado síndrome del “quemado”, o síndrome de desgaste profesional, es un padecimiento que consiste en una respuesta patológica del organismo al estrés crónico, ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye entre otros síntomas, fatiga crónica, depresión e incluso intenciones suicidas en casos extremos no tratados.

aumentan-muertes-benzodiazepinas_blog-6767697

Aumentan las muertes por sobredosis de benzodiacepinas

17 de marzo de 2016

En el año 2013 en USA murieron por sobredosis de medicamentos 22.767 personas y el 31% lo fueron por benzodiacepinas. Las benzodiacepinas, en su mayoría se eliminan por enzimas del hígado, pero las personas que tienen alteraciones genéticas que confieren a las enzimas menos actividad, eliminarán las benzodiazepinas mucho más lentamente y por lo tanto se irán acumulando y podrán producir efectos de sobredosis, aún con dosis correctas o ligeramente aumentadas.

mas-sobre-la-vitamina-d-600x315-9210268

Más sobre la vitamina D

15 de noviembre de 2018

Es sabido que la vitamina D, es muy necesaria para la salud. Acaba de publicarse un amplio estudio que demuestra que, en la menopausia las mujeres deficitarias de vitamina D, tienen más riesgo de síndrome metabólico, (aumento del riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes). Pero no porque una vitamina o unos complementos sean “buenos”, “cuánto más mejor”, ya que niveles altos de Vitamina D, también son contraproducentes y no siempre presentan síntomas, aunque siguen siendo perjudiciales.  Los requerimientos de Vitamina D pueden depender no sólo de la ingesta, sino también de los genes de cada persona. La Genómica es una ayuda imprescindible, tanto para conocer el riesgo individual a sufrir determinadas enfermedades, como para personalizar el tratamiento.

plantilla_blog-6-600x315-3439828

El coronavirus y fármacos para hipertensión arterial

30 de marzo de 2020

Están saliendo noticias que asocian algunos fármacos antihipertensivos con más gravedad en caso de infección por COVID-19. He recibido diversas consultas sobre esta cuestión. Preguntan, si tienen que cambiar el medicamento hipertensivo que actualmente toman. Mi respuesta es no. Pero en todo caso lo ha de decidir su cardiólogo. Voy a sintetizar lo que se […]