Riesgo de infarto en fumadores jóvenes

19 de enero de 2017

riesgo-infarto-fumadores-jovenes-fb-600x315-8321229

riesgo-infarto-fumadores-jovenes-fb-600x315-8321229 
No es ninguna novedad decir que el fumar aumenta el riesgo de infarto de miocardio. Pero desgraciadamente cuando se habla con fumadores y se les indica el aumento de sus riesgos, con frecuencia responden: “ya lo se”, “estoy cansada/o, del mismo rollo”, o a lo sumo, “total, por lo poco que fumo…”.
Acaba de publicarse un trabajo realizado en el The South Yorkshire Cardiothoracic Centre (UK),  que aporta un matiz nuevo. Dicen:

Fumar influye de forma evidente, en el riesgo de infarto de miocardio, especialmente en personas de menos de 50 años.

El trabajo se ha basado en revisar las historias clínicas de 1.727 personas que acudieron a urgencias por un infarto de miocardio. De ellos 72,9% fueron hombres. Del total de la población 48,5% eran fumadores, 27,2% ex-fumadores y 24,3 % nunca habían fumado.
Los fumadores de menos de 50 años presentaron un riesgo relativo (RR)  8.47 veces mayor de infarto, en relación a los no fumadores del mismo grupo de edad. Entre los de 50-65 años tuvieron un RR =  5,20 veces mayor, que los no fumadores del mismo grupo de edad. Los fumadores de más de 65 años, tuvieron un RR= 3,10 veces mayor que los no fumadores de la misma edad.  Es decir, en leguaje práctico, por grupos de edad:

Por cada persona ingresada por infarto de miocardio no fumadora menor de 50 años, ingresaron 8,47 fumadores.

Entre los 50-65 años, por cada persona no fumadora ingresada por infarto, lo hicieron 5,2 fumadores. Y por cada persona no fumadora ingresada por infarto mayor de 65 años lo hicieron 3,10 fumadores. Es decir el riesgo relativo de infarto entre fumadores y no fumadores afecta en mayor proporción a los más jóvenes.

Pero fumar poco, también es malo.

Los fumadores siempre se defienden y muchos dicen: “yo fumo poco”. Hay diversos trabajos científicos que rebaten este sofisma. En la Revista JAMA de enero 2017 , se ha publicado un estudio realizado por NIH-AARP Diet and Health Study, en el que se han participado 290.215 personas.
De ellos, el 57,9% eran hombres, y la edad media del grupo 71 años (rango 59-82 años). Los resultados fueron bastante similares para hombre y mujeres. Lo que queremos resaltar del trabajo, es: Los fumadores de un cigarrillo al día tuvieron un riesgo relativo (RR) de cáncer de pulmón o de mortalidad 1,64 veces mayor, que los que no habían fumado nunca. Y los fumadores de 1 a 10 cigarrillos al día tuvieron un riesgo relativo (RR= 1,87), es decir un 87% más de riesgo. La conclusión es que fumar es malo aunque se fume poco.
Las estadísticas son las que son, y lo que tenemos que hacer los profesionales sanitarios es ayudar a los fumadores a que dejen de fumar.
Un simple estudio de polimorfismos genéticos dirigido a personalizar la terapéutica de deshabituación tabáquica. Sea mediante parches de nicotina, fármacos o tratamiento psicológico, puede facilitar de forma eficaz, la deshabituación.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

Video relacionado: Genómica y Deshabituación Tabáquica


Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Tests genéticos de interés

  • Test genético para una deshabituación tabáquica eficaz: NICOTINAgenes
  • Test genético de farmacogenética cardiología: CARDIOpgx
  • Test genético para la detección del riesgo genético de trombosis: TROMBOgenes

Artículos relacionados

casos-clinicos-nuevos-anticoagulantes-600x315-2766713

Casos clínicos: Nuevos anticoagulantes

12 de abril de 2018

El acenocumarol (Sintrom®) es un fármaco que tiene numerosas interacciones con muchos medicamentos. Requiere, frecuentes controles analíticos para ir ajustando la dosis, y en general, cada vez que hay un cambio en la medicación o en un hábito de consumo, se debe reajustar la dosis. En los útimos años han aparecido cuatro nuevos anticoagulantes: dabigatran, rivaroxaban, apixaban, edoxaban, del grupo de los llamados “NOAC” (New Oral Anti-Coagulants) que aportan mejores prestaciones, pero su gran inconveniente, es que no hay pruebas analíticas para su control rutinario. Puesto que no hay análisis de control, es preciso aplicar correctamente criterios farmacogenéticos, sin olvidar las interacciones con otros medicamentos que cada paciente pueda tomar.

dolor-cronico-y-opioides-600x315-7353024

Dolor crónico y opioides

16 de marzo de 2018

Recientemente se ha vuelto a actualizar la Guía para la prescripción de opioides, dirigidas a los médicos de atención primaria que tratan pacientes con dolor crónico. Teniendo en cuenta que un 40% de todas las muertes por sobredosis de opioides, se deben a los prescritos con receta médica. Según las indicaciones de la Guía, son de elección los tratamientos no farmacológicos o fármacos no opioides, y también que se debiera informar al paciente que el dolor cero no siempre es posible. La prescripción de opioides es la última opción. Solo aplicable en casos extremos, cuando han fallado todas las demás opciones. No debieran prescribirse sin aplicar la Farmacogenética y sin revisar previamente las posibles interacciones del conjunto de la medicación.

benzodiazepinas_y_alzheimer-1678115

Benzodiazepinas y Alzheimer

3 de octubre de 2014

Acaba de publicarse un trabajo que confirma otros que ya sospechaban el problema. La administración continuada de benzodiacepinas en ancianos incrementa entre un 40% y un 50% el riesgo de que desarrollen la enfermedad de Alzheimer.

menopausia-alzheimer-600x315-1224624

Menopausia y Alzheimer

26 de octubre de 2017

Se ha evidenciado que por cada hombre que sufre la enfermedad de Alzheimer, 2-3 mujeres presentan la enfermedad, esto ha hecho pensar, que es debido a la caída de estrogénos en la menopausia. Una importante y reciente publicación ha confirmado que el uso de terapéutica hormonal en la menopausia, (THR) dentro de los primeros cinco años desde que se ha instaurado, comporta una reducción del 30% del riesgo de Alzheimer. Especialmente si dicho tratamiento se ha mantenido a lo largo de 10 años. Confirmando que la terapéutica hormonal en la menopausia, es muy beneficiosa para las mujeres, siempre que además venga respaldado por un estudio genético previo, para descartar un posible riesgo de trombosis o cáncer mama.