Riesgo genómico de trombosis del tamoxifeno

21 de enero de 2016

cc3a1ncer_de_mama_tratado_con_tamoxifeno_riesgo_trombosis-9308771

cc3a1ncer_de_mama_tratado_con_tamoxifeno_riesgo_trombosis-9308771
El tamoxifeno o los inhibidores de la aromatasa, son el tratamiento de elección para el cáncer de mama que expresa receptores de estrógenos. Como el desarrollo del cáncer se estimula por los estrógenos, lo que se pretende con el tamoxifeno es bloquear sus receptores, con el fin de que los estrógenos no se unan a los mismos. El tamoxifeno es lo que llamamos un modulador selectivo de los receptores de estrógenos.  Su mecanismo de acción se basa en su efecto anti-estrogénico, es decir bloquea en la mama la acción de esta hormona que estimula el desarrollo de las células tumorales.
Ya nos hemos referido al mismo en varios blogs, al comentar que el tamoxifeno es un pro-fármaco y que las mujeres que tienen un polimorfismo genético en el gen CYP2D6 provoca que no haya actividad en la enzima hepática CYP2D6 y no lo transformarán en el fármaco activo, por lo que este medicamento no ejercerá el efecto terapéutico deseado y al cabo de un tiempo la paciente presentará una recidiva, reapareciendo de nuevo la enfermedad. En estas mujeres sería más adecuado tratarlas con inhibidores de la aromatasa.
Pero se da la paradoja que mientras el tamoxifeno tiene una acción anti-estrogénica en la mama, en otros tejidos tiene una acción pro-estrogénica, por ejemplo mejora la evolución de la osteoporosis por lo que es de elección, frente a los inhibidores de la aromatasa, que dejan las concentraciones de estrógenos a niveles casi no detectables y favorecen la osteoporosis. Sin embargo, esta acción pro-estrogénica puede influir a un mayor riesgo de trombosis, al igual que afecta este riesgo a las mujeres que toman anticonceptivos hormonales o hacen tratamiento hormonal sustitutivo en la menopausia.
Acaba de publicarse un trabajo (Kovac M et al.(2015) European Journal of Internal Medicine. 26: 63–67), que estudia varios factores de la coagulación en 150 mujeres con cáncer de mama tratadas con tamoxifeno, de las que 50 sufrieron una trombosis y 100 no. En ambos grupos se tuvieron en cuenta la talla, peso, hábitos de vida, edad etc.  El Factor V de Leiden, que es factor de riesgo determinante en las trombosis con anticonceptivos y tratamiento hormonal en la menopausia, aparece también como muy importante en las trombosis por tamoxifeno: 10 de las 50 mujeres que lo presentaban sufrieron una trombosis frente a 7 de 100 que no lo presentaban y en menor proporción estadística también las mujeres con valores altos del Factor VIII de la coagulación también tuvieron más riesgo de trombosis (24/50 versus 34/100). Sugerimos por tanto a los ginecólogos-oncólogos, que además solicitar el Factor V de Leiden y Factor VIII de la coagulación, soliciten el estudio del gen CYP2D6 antes de recetar tamoxifeno.
En el año 2010 Garber JE et al (J Natl Cancer Inst. 2010 Jul 7; 102(13):942-9) encontraron resultados similares respecto al Factor V de Leiden, único factor incluido en el estudio.
En resumen, todo tratamiento con estrógenos aumenta el riesgo de trombosis en pacientes con determinados polimorfismos genéticos. Por ello antes de instaurar el tratamiento, se debe recomendar el estudio genético para el Factor V de Leiden y el Factor II de la protrombina, importantes factores de riesgo de trombosis y se cuantifique a su vez el Factor VIII, y en el caso de prescribir tamoxifeno solicitar también el estudio del CYP2D6. Estas recomendaciones son extensibles a otros tratamientos con estrógenos, entre los que podemos citar la fertilización in vitro, además de los anticonceptivos hormonales y tratamiento hormonal en la menopausia.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®


 Artículos relacionados:
Cáncer de mama y tamoxifeno
Fallos terapéuticos en cáncer de mama
Riesgo de trombosis con anticonceptivos y THS

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin

Tests genéticos de interés

  • Test genético para la detección de riesgo del cáncer de mama y trombosis: ESTROgenes
  • Test genético de cáncer de mama esporádico: SPORADICgenes
  • Test genético de farmacogenética del tratamiento del cáncer de mama: ONCOMAMApgx

Artículos relacionados

cc3a1ncer_de_mama_y_riesgo_trombosis-1462457

Cáncer de mama y riesgo de trombosis

26 de febrero de 2015

Desde hace años se ha reportado que el tratamiento con tamoxifeno aumenta el riesgo de trombosis. También hay publicaciones que indican que el riesgo está más aumentado en mujeres que tiene la mutación del factor de la coagulación, “Factor V de Leiden”. 

prevencion_cancer_de_seno-6725696

Prevención cáncer de seno en mama no extirpada

29 de enero de 2014

En otras aportaciones hemos tratado de la importancia del Tamoxifeno en el tratamiento del cáncer de mama. En los casos de cáncer positivos para el BRCA1 y BRCA2 se tiende a la cirugía. Pero queda el problema de que se hace con la mama no afectada.

depresion-alopecia-600x315-7800888

Depresión y tratamiento de la alopecia

21 de diciembre de 2017

La alopecia androgénica, es una caída de cabello en la zona frontal-occipital. Uno de los tratamientos más utlizados es el finasteride. Sin embargo la ANSM (Agence Nationale de Sécurité du Medicament et des produits de santé) alerta de muchos casos de depresión e intentos de suicidio, en hombres tratados con finasteride para alopecia androgénica. Por tal motivo aconsejan a los médicos que hagan un seguimiento minucioso de los pacientes a los que se les ha prescrito, con el fin de detectar precozmente los síntomas de depresión y suspender en su caso el tratamiento.

aceite-de-palma-y-otras-grasas-600x315-9122334

Aceite de palma y otras grasas saturadas

20 de abril de 2017

Recientemente se habla mucho del efecto nocivo del “aceite” de palma, por su alto contenido en ácidos grasos saturados (un 50%).Pero no debemos olvidar el efecto perjudicial que ocasionan las grasas “trans”, etiquetadas en diversos alimentos como “grasas vegetales parcialmente hidrogenadas” y que a efectos de la salud se comportan como un 100% de grasas saturadas.El exceso de ingesta de grasas saturadas incrementa el riesgo cardiovascular. Conviene cuidar la dieta, evitar las grasas "trans" y los aúcares para mejorar la salud, como han evidenciado unos importantes trabajos recientemente publicados. Dieta equilibrada, comer de todo con sentido común, y cuando hace falta recomendada por un nutricionista.