Dormir con luz en la habitación, engorda

27 de agosto de 2014

dormir_con_luz_en_la_hagitacion_engorda-7425141

 dormir_con_luz_en_la_hagitacion_engorda-7425141
Es conocida la lucha contra la obesidad tanto por motivos estéticos como de salud, hay muchos consejos sobre cantidad y calidad de los alimentos, ejercicio o deporte, pero hay un factor importante y que no se nos advierte… pues no se sabía: el dormir con luz en la habitación engorda. El estudio se ha hecho con un colectivo de 113.000 mujeres mayores de 16 años y seguidas desde el año 2003 al 2012. (McFadden E et al (2014). The Relationship Between Obesity and Exposure to Light at Night. Am J Epidemiol. 2014; 180(3):245-250.)
Todas las participantes rellenaron un exhaustivo cuestionario sobre sus datos de peso, talla, centímetros de su cintura así como sus hábitos alimentarios, ejercicio, situación socio-económica y una larga lista de datos para el tratamiento estadístico del estudio. Se excluyeron las que tenían diversas patologías como hipotiroidismo, cáncer o un hijo cinco años antes del cuestionario, entre otras circunstancias. Se acotaron varios niveles de luz en la habitación a la hora de dormir (luz suficiente para leer, no para leer pero para ver bien la habitación, luz para ver tu mano pero no ver el conjunto de la habitación, y no ver nada como si llevaras una máscara). RESULTADO: según el estudio, las mujeres que dormían habitualmente con luz en la habitación eran más obesas que las que dormían en la oscuridad, y el dato más significativo fue el de la circunferencia de la cintura, estadísticamente muy superior en las que dormían con luz en relación a las que lo hacían con total oscuridad.
Ahora cabe preguntarse ¿por qué?. Pues la causa es debida a los ritmos biológicos luz-oscuridad, que son de gran importancia en nuestro metabolismo. Por ejemplo el ritmo de la “melatonina” que se segrega en la oscuridad, el del “cortisol” que está en niveles bajos de las 8-12 de la tarde, mientras su pico máximo, es a las 8 de la mañana, siempre que se haya respetado el día-noche, o por ejemplo el ritmo de secreción de otras hormonas como la “testosterona”, y así un largo etcétera de biorritmos que dependen de que se cumpla el ciclo habitual día-noche, es decir luz-oscuridad.
Resultados similares ya se habían encontrado experimentalmente con animales de laboratorio, y corroboran los muy recientes de un estudio más limitado y sólo en residencias de tercera edad realizado en Japón. (Obayashi K, Saeki K, Iwamoto J, et al. Exposure to light at night, nocturnal urinary melatonin excretion, and obesity/dyslipidemia in the elderly: a cross-sectional analysis of the HEIJO-KYO study. J Clin Endocrinol Metab 2013; 98(1):337–344).
Tampoco debe olvidarse que la obesidad depende en gran parte de los genes de cada persona y que una misma dieta no es igual de eficiente para todos. Personalizar la dieta teniendo en cuenta un estudio genético, ayuda a obtener mejores resultados, probablemente con menos fracasos y menos sacrificio.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)

Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de Eugenomic®


EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

telomeros-9023116

Una vida sana alarga los telómeros

18 de septiembre de 2013

El SINC (Servicio de Información y Noticias Científicas) en su apartado de Biomedicina y Salud, se hace eco de un trabajo, publicado previo a la forma impresa en Lancet Oncology, encabezado por D.Omish, que demuestra que una vida saludable con ejercicio y una dieta sana adecuada, estimula la actividad de la enzima telomerasa y su consecuencia es el alargamiento de los telómeros. Estos mismos autores ya habían presentado unos resultados en este sentido en el año 2008 (Lancet Oncol (2008); 9(11):1048-57).

Desprescripción

21 de septiembre de 2017

  Cuando se prescribe un medicamento, hay que pensar que ha de ser por un tiempo limitado y no un tratamiento de por vida. Todo medicamento consumido durante un largo plazo, puede producir efectos adversos. En Nueva Zelanda, recientemente han realizado una encuesta entre médicos de medicina de familia sobre la desprescripción. Señalan lo difícil que es la desprescripción, en especial en geriatría. Proponen diferentes sugerencias para tratar de forma más natural y con menos “polifarmacia” a los pacientes, entre ellas, tener acceso a aplicaciones que informen las interacciones entre medicamentos.

Gran parte de la población es intolerante a la lactosa

2 de julio de 2012

Aunque mucha gente lo desconoce, en España más de un 20% de la población padece una intolerancia a la lactosa más o menos grave. Sus principales efectos se caracterizan por un malestar general, náuseas, diarrea, flatulencias o espasmos. La lactasa es una enzima codificada por un gen del cromosoma 2 que tienen todos los mamíferos […]