Fumar y riesgo de cataratas

27 de febrero de 2014

fumar_y_riesgo_de_cataratas-1878732

fumar_y_riesgo_de_cataratas-1878732
Es sabido que fumar aumenta el riesgo de cáncer de pulmón y predispone a un aumento de enfermedades cardiovasculares entre ellas la trombosis, y es causa también de muchas otras enfermedades. Constituye además un riesgo añadido de trombosis en las mujeres que toman anticonceptivos orales. Por si esto no fuera suficiente, acaba de publicarse un trabajo que asocia el fumar y el número de cigarrillos al día con el riesgo de cataratas.
El trabajo ha sido realizado en Suecia por Lindblat BE y cols. (JAMA Ophtalmology; 2014. On line. Jan 2.) Se siguieron clínicamente los hábitos de vida y tabáquicos de 44.371 hombres de edad entre 45 y 79 años a lo largo de 12 años. Las conclusiones fueron las siguientes:
1.- Fumadores de más de 15 cigarrillos al día hasta el momento de la operación, tuvieron un 42% más de riesgo de ser operados de cataratas. (RR = 1.42; 95% CI, 1.28-1.58) comparados con los no fumadores.
2.- Pacientes que habían fumado más de 15 cigarrillos al día, pero que ya hacía 20 años que habían dejado el tabaco, tuvieron 21% más de riesgo de ser operados de cataratas (RR = 1.21; 95% CI,106-1.39) comparados con los no fumadores.
3.- Hombres que habían fumado menos de 15 cigarrillos al día y que hacía 20 años que ya no fumaban, tuvieron todavía un 13% más de riesgo que los no fumadores.
Recordamos que debido a la expresión de receptores de estrógenos en el pulmón, las mujeres fumadoras tienen más riesgo de cáncer pulmón que los hombres fumadores, por lo que el hecho de que el presente trabajo sobre fumar y riesgo de cataratas sólo se haya realizado con hombres, no descarte este riesgo para las mujeres.
Es por ello que aconsejamos a los fumadores y fumadoras que hagan un esfuerzo en dejar de fumar y recordar que hay polimorfismos genéticos que predisponen a tener más adicción y otros que permiten averiguar cuál es el mejor tratamiento para ayudar a la deshabituación tabáquica y que a través de la genómica pueden conocer individualmente su riesgo.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)

Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

Eugenomic® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin

Artículos relacionados

cancer-de-mama-hereditario-600x215-9643134

Cáncer de mama hereditario

29 de enero de 2015

Efectos del tratamiento preventivo con 20 mg. de tamoxifeno en mujeres con alto riesgo de cáncer de mama: en los casos de cáncer que expresan los receptores de estrógenos y los de carcinoma ductal in situ, el tratamiento preventivo con tamoxifeno, es altamente eficaz.

deshabituacion_tabaquica_con_apoyo_de_farmacos-3373475

Deshabituación tabáquica con apoyo de fármacos

10 de enero de 2014

Ya hemos mencionado en otras ocasiones, que la respuesta a la nicotina puede ser efectiva o no en función de alteraciones genéticas del gen que codifica el receptor  cerebral de la nicotina. Con esta prueba se pueden seleccionar los fumadores que no van a responder y por tanto es mejor iniciar el apoyo con tratamiento farmacológico.

uso_preventivo_de_aspirina-9004291

Uso preventivo de Aspirina®

7 de enero de 2016

Como casi todos los medicamentos, el Ácido Acetil Salicílico tiene efectos secundarios adversos, y el más destacado es el aumento del riesgo de sangrado intestinal. No es correcto recomendar que diariamente se tome una Aspirina® para prevenir un posible riesgo cardiovascular, sin tener una valoración científica de que el paciente presenta este riesgo.

tratamiento_con_testosterona_y_cc3a1ncer_de_prc3b3stata-8061594

Tratamiento con testosterona y cáncer de próstata

7 de enero de 2015

La deficiencia de testosterona se asocia a una disminución de la sensibilidad a insulina (riesgo de diabetes 2), obesidad central, dislipemia, hipertensión, osteoporosis, debilidad muscular, trastornos cognitivos, letargia, fatiga y disfunción sexual. Obviamente todo ello conduce a la conclusión, que el mantenimiento de unos niveles de testosterona dentro de los valores de normalidad (a los 40-50 años), evitando el hipogonadismo, es muy beneficioso para la salud de los hombres.