Transfusiones y nuevos fármacos para tratamiento del cáncer

3 de noviembre de 2016

transfusiones-y-nuevos-farmacos-para-tratamiento-del-cancer
La industria farmacéutica, está aportando una gran ayuda con nuevos fármacos para el tratamiento del cáncer, sus beneficios se encuentran en las estadísticas.

Cada día hay más remisiones y más sobrevivencia en muchos tipos de cáncer.

También mayor supervivencia, gracias a los tratamientos inmunológicos en muchos tipos de cáncer muy resistentes a la quimioterapia, además con menos efectos adversos. Esto es posible por el  conocimiento de los procesos bioquímicos que tienen lugar en la replicación de las células cancerosas. Las denominaciones de estos medicamentos suelen tener una terminación o sufijo, que los agrupa según su función.
Cuando para una o determinadas moléculas del metabolismo de unas determinadas células cancerosas, -claves para la multiplicación de esta línea celular- se logran moléculas que pueden inhibirlas, mediante un inhibidor, a determinadas enzimas del proceso de su formación, constituyen la base de los nuevos medicamentos cuya denominación termina con el sufijo “inib”.
Cuando se crea un anticuerpo monoclonal que las bloquean, son los medicamentos cuya denominación termina en “umab”. La terminación ab, viene de la raíz antibody que en inglés que significa anticuerpo. Sin embargo, dichos medicamentos permiten detener el crecimiento de determinadas líneas de células cancerosas. Por tanto facilitan frenar, el desarrollo de determinados tipos de cáncer.
Estos medicamentos no sirven para todos los tipos de cáncer. Solamente para aquellos que el metabolismo de sus células, expresa estas moléculas, que permiten ser inhibidas o bloqueadas.
Por lo que antes de utilizarlos hay que aplicar la Farmacogenética. Pero en estos casos, no en los genes del paciente, sino en los genes del tumor.

Estamos de lleno en la medicina personalizada genómica.

Estos fármacos “umab”,  a base de anticuerpos monoclonales, bloquean una molécula clave del proceso de desarrollo de las células cancerosas. Son anticuerpos monoclonales que se inyectan en el paciente.
Actualmente se ha visto, que como anticuerpos que son, que de forma específica se unen a la molécula de la célula cancerosa contra la que se han sintetizado. Pero también, de forma menos específica, algunos se pueden unir a marcadores de membrana de leucocitos y glóbulos rojos del paciente.
Dichos fármacos, pueden producir artefactos que enmascaran o falsean las pruebas de compatibilidad para transfusiones sanguíneas, frecuentes y necesarias en pacientes con cáncer.
En The New England Journal of Medicine  se ha publicado este problema. Por ejemplo, con el fármaco daratumumab de reciente aprobación para el tratamiento del mieloma. Este medicamento tiene una gran afinidad para el antígeno celular normal de las células CD38 de los hematíes. Se ha visto que interfiere en las pruebas de compatibilidad clásicas, que se hacen con la sangre del paciente y del donante antes de una transfusión.

Los nuevos medicamentos traen grandes beneficios, pero también crean nuevos problemas.

Problemas que no se evidencian, hasta que de la fase experimental, pasan a la práctica clínica. Se están desarrollando métodos en los bancos de sangre para resolver estas situaciones. Pero aún están en fase experimental y todavía es poco conocido el problema en la práctica clínica.
Tal vez sería conveniente, que antes de tratar a los pacientes con fármacos “umab”, hacer una exhaustiva tipación de sus antígenos de histocomatibilidad, tanto sanguíneos como de glóbulos blancos.
Una sugerencia preventiva, con el fin de tener los máximos datos para el caso de precisar una trasfusión, sería verificar que  el fármaco “umab” no interfiere en las pruebas de compatibilidad.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network
Presidente de Eugenomic®
Artículos relacionados:

Eugenomic® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

drsabater1-7233380

La aplicación de la genómica en el cáncer

11 de junio de 2012

1. Médicos intentan dar sentido al entramado genético del cáncer: La lucha contra el cáncer se está sofisticando cada vez más. Antes, para llevar a cabo un tratamiento, bastaba con detectar el órgano en el que se había producido el cáncer. Ahora, se tienen en cuenta las mutaciones genéticas que dan lugar al tumor. Por […]

omega3-dha-beneficioso-alzheimer-web-600x315-6712777

Omega-3 DHA beneficioso para el Alzheimer

27 de octubre de 2016

Las personas que tienen el genotipo ApoE4/ApoE4 (5% de la población) del gen ApoE, tienen más riesgo de padecer el Alzheimer. Es por tanto indicado en dichas personas, que ya desde jóvenes, adopten unos hábitos de vida, y tomen complementos nutricionales preventivos, para mantener niveles adecuados de DHA, con el fin de prevenir la formación de placas de amiloide, que son las que más contribuyen a la desestructuración de la arquitectura cerebral.

Gran parte de la población es intolerante a la lactosa

2 de julio de 2012

Aunque mucha gente lo desconoce, en España más de un 20% de la población padece una intolerancia a la lactosa más o menos grave. Sus principales efectos se caracterizan por un malestar general, náuseas, diarrea, flatulencias o espasmos. La lactasa es una enzima codificada por un gen del cromosoma 2 que tienen todos los mamíferos […]

acenocumarol-genetica-600x315-5750328

Farmacogenética del acenocumarol

1 de febrero de 2018

Según estadísticas, en España toman acenocumarol (Sintrom®) unas 400.000 personas. El problema de este medicamento es, que en el primer trimestre de iniciar el tratamiento se pueden producir hemorragias, hecho que se debe a la genética del paciente. Sin embargo se pueden evitar, haciendo un sencillo estudio farmacogenético.Ajustar la dosis genéticamente, hace tiempo lo recomienda la FDA. Además, hay guías internacionales que lo avalan. Esta es la forma correcta de evitar efectos adversos, estableciendo debidamente la dosis del anticoagulante.