Diabetes, metformina y Vitamina B12

16 de diciembre de 2015

metformina_y_vitamina_b12-5169514

  metformina_y_vitamina_b12-5169514

La diabetes tipo 2 (DM2) es una de las patologías más frecuentes en los países desarrollados, es una enfermedad muy ligada a la obesidad y a una dieta de “fast food” muy rica en hidratos de carbono y grasas (muchos de estos productos contienen grasas “trans”, de las que ya hemos comentado en anteriores blog). Los últimos datos de la prevalencia de la diabetes en España del estudio “diabet.es” en el que colaboran el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el CIBERDEM y la Asociación Española de Diabetes, informa que en España un 8.1% de la población es diabética, pero además un 3.9% lo es, pero lo desconoce, y sigue con unos hábitos de vida no acordes con su enfermedad.

Entre las complicaciones clínicas de la diabetes, está la neuropatía periférica, retinopatía y lesión renal (un 75% de personas a las que se les debe hacer un trasplante de riñón, son diabéticas). Los niveles altos de glucosa, provocan que en los túbulos renales, la Vitamina B1 (tiamina) se elimine 25 veces más que en personas con glucemias normales. Este déficit de tiamina, es lo que agrava la neuropatía periférica. Recordemos que la deficiencia grave en vitamina B1 es lo que desde hace muchos años se conocía como el “beriberi”, enfermedad que hizo grandes estragos en el siglo XIX a los marinos, debido a su dieta desequilibrada e insuficiente, precisamente de esta vitamina.

Se sabe por tanto, que a los diabéticos hay que suplementarles con vitamina B1 y sus niveles en sangre deben controlarse periódicamente. Dentro de los protocolos de tratamiento de la diabetes DM2, el fármaco inicial de elección es la metformina y cuando resulta insuficiente, se suele asociar otro antidiabético. Hay que tener en cuenta que la metformina es el séptimo fármaco genérico más vendido en España, con 16.3 millones de envases al año (2013).
Recientemente han aparecido varios trabajos que demuestran que el uso continuado de metformina especialmente a dosis altas, interfiere en la absorción intestinal de la vitamina B12 y produce un déficit de la misma, lo que agrava todavía más la neuropatía periférica. Hay muchas publicaciones recientes al respecto y adjuntamos un link que resume tres de ellas. 
Nuestro mensaje es, que a las personas diabéticas que se les prescribe metformina, además de suplementarles con vitamina B1, hay que suplementarles también con vitamina B12, y a su vez está indicado controlar analíticamente sus niveles sanguíneos, para comprobar que las dosis sean las adecuadas. Recordemos que uno de los efectos más inmediatos del déficit de vitamina B12 es la anemia, con toda su patología asociada,  lo que también contribuye al agravamiento de la neuropatía periférica. Los síntomas neurológicos de la deficiencia de vitamina B12 incluyen entumecimiento y hormigueo en las manos, brazos y piernas, dificultad de andar, pérdida de memoria, desorientación y demencia.
Recordamos especialmente estos síntomas a los centros de geriatría, en los que suele haber un porcentaje alto de diabéticos, muchos de los cuales toman metformina, y la instauración de estos síntomas se atribuyen “a la progresión de la vejez” que quizás podrían evitarse o mejorarse, con una adecuada suplementación de estas vitaminas.

Afortunadamente la metformina desde un punto de vista farmacogenético tiene pocas complicaciones, su transporte va ligado al transportador de membrana OCT2 pero aún no hay muchas evidencias de polimorfismos-disfunciones, y es solamente un inhibidor débil del CYP3A4, por lo que su inclusión en un paciente polimedicado introduce pocos problemas.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®


Artículos relacionados:
Antidiabéticos y dolor en articulaciones
Glucómetro, paracetamol y valores más altos de glucosa
Grupo sanguíneo. Nuevo índice de riesgo de diabetes
• Alerta Diabetes
• Diabetes


EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

estatinas_eas_blog-3316244

Estatinas y Guía European Atherosclerosis Society

12 de mayo de 2016

Antes de prescribir estatinas, debe realizarse un estudio Farmacogenético, para elegir el fármaco más adecuado y adecuar la dosis de forma personalizada, sin dejar de considerar las posibles interacciones con el resto de la medicación y con los hábitos de vida o de consumo del paciente.

anticonceptivos-hormonales-fb-600x315-6351832

Anticonceptivos hormonales y depresión

16 de febrero de 2017

Un estudio publicado en  JAMA-Psychiatry concluye que las mujeres que toman anticonceptivos hormonales, tienen más problemas de depresión en relación a las que no los toman. Se hace una llamada de atención hacía las chicas más jóvenes, ya que es más significativo el aumento del consumo de fármacos antidepresivos entre las adolescentes de 15 a 19 años.

Función cardiovascular y disfunción eréctil

26 de julio de 2018

Se evidencia que la disfunción eréctil, tiene un valor predictivo muy importante a sufrir una patología cardiovascular, con un factor de riesgo importante de infarto de miocardio o ictus. Ante un paciente con disfunción eréctil, antes de prescribir un inhibidor de la fosfodiesterasa para mejorar los síntomas, se debiera descartar una diabetes posiblemente desconocida por el paciente, su función cardiovascular, sin olvidar evaluar su nivel de estrés o depresión. Prescribir inhibidores de la fosfodiesterasa, debiera ser una vez verificadas y tratadas otras patologías subyacentes. No hacerlo sería no hacer el diagnóstico de la patología primaria y no aplicar el tratamiento correcto.

fumar-y-hemorragias-cerebrales-mujer-fb-600x315-6210097

Fumar y hemorragias cerebrales

1 de septiembre de 2016

Según datos de un estudio realizado recientemente, las mujeres que fuman menos de 10 cigarrillos al día, tienen un riesgo de sufrir una hemorragia cerebral 3 veces mayor que las que no fuman, y las que consumen de 20 a 30 cigarrillos al día, aumenta su riesgo más de ocho veces en relación a las no fumadoras.