Vitamina D para prevenir declive cognitivo

20 de octubre de 2015

vitamina-d-para-prevenir-declive-cognitivo-5898476

vitamina-d-para-prevenir-declive-cognitivo-5898476
La vitamina D se asocia a la salud de los huesos. En los años de la postguerra se evidenció que el déficit de esta vitamina asociado a los de calcio era causa de raquitismo en los niños y alteraciones en la estructura de los huesos. También su déficit se asocia con la osteoporosis.
En nuestra alimentación habitual la vit-D se encuentra sólo en pescados grasos  (atún, salmón y caballa) y muy poco en el hígado de res y en las yemas de huevo. La mayor cantidad la fabricamos a través de los rayos solares en contacto con nuestra piel, por un complejo pero muy bien conocido proceso. En los países mediterráneos, tenemos la percepción de que estamos en un “país de sol”, sin embargo vamos vestidos y en la cara nos ponemos cremas con protección solar, por lo tanto nuestro cuerpo no puede fabricar la vitamina D que necesitamos, y a través de la dieta nos llega de forma insuficiente.
En nuestro blog del 24-12-2013, comentábamos este proceso, al tiempo que se resaltaba que una situación permanente de déficit de vitamina D nos predispone a muchas enfermedades además de la osteoporosis, a enfermedades cardiovasculares, procesos inflamatorios, trastornos en el metabolismo de la glucosa, enfermedades infecciosas, trastornos del carácter, pérdida de funciones cognitivas y de forma muy significativa, tiene un efecto protector en el cáncer colorrectal.
Niveles de 25-OH-Vitamina D por debajo de 12 ng/ml se consideran deficiencia, entre 12-y 19 ng/ml insuficiencia (niveles en que se sitúa la mayoría de personas), y de 20-50 ng/ml valores adecuados y valores superiores a 50 ng/ml se consideran excesivos. En la revista JAMA del 15 de setiembre de 2015 se ha publicado un estudio que relaciona deficiencia y insuficiencia de vitamina D con el estado cognitivo: Miller JW et al Vitamin D Status and Rates of Cognitive Decline in a Multiethnic Cohort of Older Adults
El estudio se realizó en California con 384 personas, blancos, negros e hispanos, con una media de 75,5 años a los que se siguió durante cuatro años, y de los que 62% eran mujeres y. A todos se les determinaron los niveles en sangre de Vit-D y a su vez, se valoró su estado cognitivo. Todos los pacientes tenían valores bastante bajos de vitamina D, y se constató, que precisamente en estos niveles bajos, es cuando tiene importancia “cuán bajos son”. Las personas con demencia tuvieron un valor medio de 16,2 ng/ml, mientras que los que presentaban un ligero declive cognitivo, su valor promedio fue de 20 ng/ml. En el trabajo hay muchas tablas y correlaciones que el interesado puede consultar, pero la conclusión y el mensaje que nos interesa transmitir es que los valores bajos de vitamina D no sólo afectan a la salud de nuestros huesos y al  riesgo cardiovascular, sino también afecta al declive cognitivo y por lo tanto es importante prevenirlo y evitar su progreso a demencia o incluso Alzheimer.
Analizar los niveles de vitamina D en sangre, y recomendar como mínimo una suplementación con 1.000 unidades al día (o incluso más en muchas personas) permite alcanzar valores de 20-30 ng/ml. Teniendo en cuenta que ningún exceso es bueno, por lo que deben evitarse las “mega dosis”.
Recordar también que el receptor de la vit-D (VDR) diana terapéutica, a la que se une la vitamina para ejercer su acción un muchos tejidos de nuestro cuerpo, es una proteína y en el gen que la codifica, se han detectado alteraciones genéticas que hacen que haya menos afinidad (menos unión vitamina –receptor) y por lo tanto a estas personas, se recomienda que tengan valores altos dentro de la normalidad, es decir se aconseja llegar a niveles entre 30-40 ng/ml, para conseguir un efecto adecuado.
Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

Artículos relacionados:
Vitamina D: ningún exceso es bueno
Déficit de vitamina D

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin
Última revisión: [last-modified]

Artículos relacionados

amortiguar_la_menopausia-9082297

Amortiguar la menopausia

20 de febrero de 2014

La terapéutica hormonal sustitutiva (THS) es muy beneficiosa en la prevención de la osteoporosis, calidad de la piel, del epitelio vaginal entre otros, además, que hay sólidos estudios que demuestran que la THS mantenida 10 años rebaja a la mitad el riesgo de padecer Alzheimer.

minimizar-errores-medicos-600x315-3377160

Minimizar errores médicos

7 de septiembre de 2017

Según un estudio realizado en USA, la tercera causa de muerte son los errores médicos. Por su parte la FDA reconoce que, casi la mitad de estos errores, están ligados a reacciones adversas a los medicamentos, principalmente debidos interacciones, o a la genética del paciente Mayoritariamente se prescribe según marca el “protocolo”, o lo que “parece más conveniente”, pero no se revisan ni los efectos adversos, ni las posibles interacciones, por la falta de tiempo o sobrecarga de trabajo. Puesto que es imposible retener en la memoria todas las posibles interacciones, y más si el paciente toma varios medicamentos, lo adecuado es revisar previamente el conjunto de la medicación en un software de Farmacogenética, concreto, sencillo y rápido, y evitar así, los muchos errores de la prescripción.

ingresos_de_urgencias_por_paracetamol-6307909

Ingresos de urgencias por paracetamol

13 de mayo de 2015

El paracetamol muy utilizado en el tratamiento del dolor leve de espalda, proporciona un mínimo beneficio a corto plazo para las personas con artrosis o artritis. Conviene alertar que es el primer causante de ingresos en urgencias por fallo hepático. Por este motivo, la Federal Drug Administration (USA) ha prohibido a los laboratorios la fabricación de dosis superiores a 325 mg de paracetamol por unidad, ya que se ha demostrado que más de dos dosis por día, si no hace efecto, no va a mejorar el dolor.