__(

Apixabán

4 de septiembre de 2020

Monografía

Acción terapéutica

Los nuevos anticoagulantes orales, como el apixabán, han sido recientemente aprobados para la prevención de las patologías tromboembólicas. Estos nuevos anticoagulantes presentan dificultades en el seguimiento del efecto anticoagulante. Una de las ventajas que presentan respecto a la warfarina o acenocumarol es que no precisa este tipo de seguimiento, análisis periódicos, pero puede ser necesario en situaciones de emergencia y las determinaciones del INR no son útiles en el caso de estos fármacos. Es posible una evaluación del apixabán mediante el tiempo de protrombina, pero estas pruebas no proporcionan determinaciones suficientemente precisas. Las técnicas cuantitativas más fiables no están disponibles de forma rutinaria.

Farmacocinética

Los nuevos anticoagulantes orales sufren un metabolismo hepático relativamente reducido. El apixabán, el más dependiente del metabolismo hepático, se metaboliza a través del CYP3A4 en un 75%. El resto de la eliminación del fármaco se realiza por excreción renal. Esto significa que no hay polimorfismos genéticos que afecten al metabolismo de forma significativa. A pesar de ello, sus niveles se ven afectados por la glicoproteína-P, codificada por el genMDR1 (ABCB1), que se encuentra en la membrana luminal del enterocito y modifica la biodisponibilidad del anticoagulante. Aunque el genABCB1presenta polimorfismos funcionales, las consecuencias de estos polimorfismos sobre el transporte de fármacos varían enormemente de un sustrato a otro y por lo tanto no es posible hacer predicciones sin información específica del fármaco en cuestión. Por el momento no hay datos referentes a estos nuevos anticoagulantes orales, pero es probable que vayan apareciendo publicaciones conforme aumente la experiencia de uso de estos fármacos.Dado que la eliminación de estos fármacos se produce de forma considerable por vía renal, la dosis administrada debe adaptarse en pacientes con función renal reducida, y está contraindicado su uso en pacientes con nefropatías crónicas avanzadas.

Interacciones con otras sustancias

A pesar de la poca influencia de los marcadores genéticos, debe tenerse muy presente la posibilidad de interacción con otros fármacos.

APIXABÁN: el apixabán tiene un metabolismo hepático muy dependiente del CYP3A4. Igual que con el rivaroxabán, muchos de los fármacos que pueden provocar una interacción lo hacen de forma combinada sobre la absorción y eliminación mediadas por la glicoproteína-P y sobre el metabolismo a través del CYP3A4.

Conclusiones

Los nuevos anticoagulantes orales constituyen una nueva alternativa terapéutica a los anticoagulantes cumarínicos que se han usado durante décadas. Tienen a su favor que no requieren un seguimiento analítico para guiar la dosificación ni el intervalo de administración debido a una farmacocinética más estable, un inicio más rápido del efecto anticoagulante y menos susceptibilidad a las interacciones. Sin embargo, siguen existiendo interacciones importantes que pueden poner el paciente a riesgo de hemorragias. La dificultad para valorar los niveles y efecto así como la ausencia de antídoto para revertir la anticoagulación en caso de emergencia requiere información para conocer y gestionar las posibles interacciones.Aisladamente considerados son mejores que los anticoagulantes clásicos pues no debe mantenerse un control analítico periódico, pero su acción anticoagulante puede desequilibrarse –en más o en menos-  por interacciones con la medicación, sin que se tengan pruebas analíticas rutinarias para comprobarlo.Por lo tanto es importante introducir en el programa de simulación en la aplicación informática gNOMIC, toda la medicación del paciente para detectar las posibles interacciones de la comedicacion, ya que para éstos fármacos es el punto débil de la seguridad del tratamiento y menos riesgo de hemorragia o trombosis que con los fármacos clásicos de la anticoagulación (warfarina, acenocumarol).

Bibliografía

  • Heidbuchel H. et al. (2013). European Heart Rhythm Association Practical Guide on the use of new oral anticoagulants in patients with non-valvular atrial fibrillation. Europace; 15(5):625-51.
  • Turpie A.G. et al. (2012). Management consensus guidance for the use of rivaroxaban–an oral, direct factor Xa inhibitor. Thromb Haemost. 108(5):876-86.
  • Halbmayer W.M. et al. (2012). Interference of the new oral anticoagulant dabigatran with frequently used coagulation tests. Clin Chem Lab Med. 50(9):1601-5.
  • Gállego J. et al. (2012). Dabigatran: a new therapeutic alternative in the prevention of stroke. Neurología; 27 Suppl 1:39-45.
  • Twig G. et al. (2012). Dabigatran in recurrent deep vein thrombosis: when one-size does not fit all. Isr Med Assoc J. 14(7):454-5.
  • Vargas Ruiz A.G. (2012). New anticoagulants: dabigatran, rivaroxaban and apixaban. Gac Med Mex. 148(3):257-64.
  • Graf L., Tsakiris D.A. (2012). Anticoagulant treatment: the end of the old agents? Swiss Med Wkly. 142:w13684.

Marc Cendrós BertranLicenciado en BiologíaMáster en Asesoramiento Genético

Last modified: Sep 6, 2017 @ 09:59 am

¿Quieres ver el contenido completo? Adquiere un plan de pago de Eugenomic y accede a todas nuestras monografías

Consulta los planes